Hace unas semanas, la noticia de que Lima será sede del reconocidísimo festival Rock in Rio 2014 remeció a todos generando alegría en una mayoría, pero también escepticismo y varias preguntas a otros. De arranque la primera pregunta que surgió fue ¿en dónde sería tremendo festival?; sin embargo, la web Sonidos.pe fue más a fondo y, en un reciente artículo escrito por el antropólogo y bajista Camilo Riveros, nos abrió los ojos explicando, en una nota bastante acertada, por qué NO hacer un Rock en Rio en Lima.

Manteniendo nuestro positivismo, consideramos que no hay que ser tan drásticos y aún hay tiempo (dos años) para solucionar la larga lista de problemas que presenta Lima para la realización adecuada de un festival de esta envergadura. De no ser así este sueño llamado “Rock In Rio 2014 en Lima” no será lo que todos imaginamos. Los puntos resaltados y profundizados en el artículo de Sonidos.pe  son los siguientes:

  • La escaza difusión de una cultura conciertera en el Perú. Esto se manifiesta por ejemplo en que:
  1. Muchos vigilan, reprimen y castigan expresiones festivas, lúdicas o catárticas propias de un concierto
  2. El público actúa como si se estuviera haciendo cola para llegar al escenario, impidiendo el tránsito de las personas.
  • La importancia del desarrollo de los circuitos musicales nacionales, antes que los globales, para entender y aprender los hábitos de convivencia en un concierto.
  1. “El público solo puede aprender a convivir en mega conciertos internacionales, asistiendo a conciertos locales”.
  2. “Para realizar mega festivales internacionales, es indispensable que los circuitos locales se fortalezcan”.
  • Se necesitan locales nacionales aptos para una mayor capacidad de público (entre 30mil y 100mil asistentes) y escenarios (la edición 2011 en Brasil tuvo 4 escenarios)
  • El ineficiente transporte público que como está actualmente colapsaría generando desorden e inseguridad con tantas personas demandando sus servicios. Agregando que muchos ni lo utilizan y prefieren usar carros generando más tráfico (además de la casi nula costumbre de usar bicicletas).
  • La mala calidad de las empresas de seguridad que antes de contratar personal que cuida al público, contrata personal que lo agrede y hasta roba (hay incontables casos).
  • Los nefastos hábitos de respeto a los espacios públicos que existe por parte del público peruano pondrían en peligro el espacio que se utilizaría.
  • La necesidad de entender la música, más allá de un mero espectáculo para el entretenimiento, junto a sus funciones sociales como medio de comunicación, educación y formación humana.

Realmente recomendamos leer el artículo completo haciendo clic aquí, para que empecemos a actuar todos juntos ya que este problema no solo compete a las autoridades públicas sino a nosotros mismos. Por cierto, Eduardo Zegarra, el teniente alcalde de Lima que confirmó el festival, no ha vuelto a hablar del tema tal como declaró el 23 de marzo diciendo que daría más detalles “en los próximos días”. Estaremos informando de este megaevento que de hacerse de la manera correcta podría marcar un gran punto en la historia de nuestro país.

Puedes leer el artículo completo aquí: ¿Por qué NO hacer un Rock en Rio en Lima?

Te dejamos con un video para que veas la magnitud que representa el Rock in Rio: