Lo de ayer parecía un sueño para cualquiera de los asistentes. La frase “Ozzy ya está en Lima” era difícil de creer a pesar de que la Explanada del Monumental ya estaba lista para su religiosa aparición. Sí, “el padrino del heavy metal”, creador del género macabro, “el príncipe de las tinieblas” (o para las generaciones más recientes, el papá de la familia Osbourne) estaba pisando suelo peruano. Sí, ese hombre demente que enmarca tantos mitos del rock estaba en Lima.

Este fue uno de esos conciertos que nunca serán olvidados y quedarán clavados en la memoria por siempre. Ozzy Osbourne hizo de la Explanada del Monumental un centro en donde las emociones iban desde las más salvajes hasta las más tiernas.

Apareció puntual a las 9pm, luego de que la banda Arsenal diera cátedra de metal peruano y se retirara con una corta pero desgarradora presentación. El “Ozzy, ozzy, ozzy…!” no paró de sonar durante la media hora que separó la presentación de los nacionales de la del Maestro.

Sorprendiendo a todos con la puntualidad se apagaron las luces, se enscendió el intro con Carmina Burana y se escuchó aquella voz que solo habíamos podido oír a través del televisor, computadora, iPod, o lo que sea. Let’s get locoooo!” gritaba el hombre más importante del rock pesado para arremeter con todo. “Bark at the Moon” y “Let Me Hear You Scream” eran las elegidas para abrir tremenda noche. Las canciones entraban directo al nervio, “are you ok? Let me hear you scream!!” gritaba este personaje mientras algunos aún no entraban en razón de lo que tenían al frente, era difícil creerlo.

A Ozzy solo le bastaba tirarse baldazos de agua entre cada canción para despertar aquella vitalidad que viene desatando durante sus más de 40 años de carrera. Batía las piernas a toda velocidad, corría, gritaba, hacía muecas y sacaba esa singular y contagiante sonrisa que solo él puede hacer. “I can’t fucking hear youuuu!!!” gritaba, tal como lo habíamos visto en dvds, desatando los gritos de todos.

Así siguió con los temas que caracterizaron su etapa solista como “Mr. Crowlye”, y “I don’t know”, hasta que llegó el momento de que suelte algo de la emblemática Black Sabbath: “Fairies Wear Boots”. Seguía con “Suicide Solution”, “Road to Nowhere” y otra más de Sabbath, con nada más y nada menos que “War Pigs” (la gente entraba en frenesí).

El público iba desde las sensaciones más salvajes hasta las más tiernas cuando Ozzy invitaba a mover los brazos al ritmo de las lentas. Era un concierto que daba un viaje por toda la historia que tiene tremendo personaje. Luego de presentar a su exquisita banda, siguió con “Shot in the Dark” para dejar el escenario con sus músicos haciendo de las suyas con “Rat Salad”. Primero fue el turno del guitarrista que se metió tremendo solo con todo y “El Cóndor Pasa” incluido, siguió el turno del batero que fue directo al corazón con una metralleta imparable y luego toda la banda fue calentando para la espectacular tanda final que se venía. Ozzy volvería sin piedad.

Sí, volvió para dejar al más insaciable fan completamente satisfecho. El incansable Ozzy no paraba de tirarse baldasos de agua a él y al público acompañado de su pistola de espuma con la que bañó a todos los de adelante. Su felicidad y la del público eran incontenibles y así instó a que si nos volvíamos “megalocos” tocaría más canciones. Y arremetió con “Iron Man”, “I Dont Want to Change the World”, y su “All aboard!!!!!” para dar inicio a “Crazy Train”. Las tres canciones de un porrazo, ¿qué más se podía pedir?

Ya iba llegando el final, Ozzy había dejado el escenario pero volvía para la magna promesa: “I promise you, I will retuurn!” gritaba generando más locura pero suspicacia entre la mayoría. Quedaban dos canciones: “Mama, I’m coming home” y la desquiciante “Paranoid”. El público no podía más, tanta emoción ya no entraba en un cuerpo humano, los delirantes gritos se hacían escuchar pero el sueño había terminado.

Quizá no hubo tiempo para entrar en razón de lo que teníamos al frente y era de entender. Personajes de esta talla no se ven todos los días y sin duda este concierto quedará marcado para toda la vida. Y como para que este no sea un final triste, Ozzy dejó el escenario recordando su promesa: “Remember, I will return”.

Escrito por Santiago Silva (@santiagosv90)

Los dejamos con el set list y algunos videos:

  1. Bark at the Moon
  2. Let Me Hear You Scream
  3. Mr. Crowley
  4. I Don’t Know
  5. Fairies Wear Boots
  6. Suicide Solution
  7. Road to Nowhere
  8. War Pigs
  9. Shot in the Dark
  10. Rat Salad
  11. Iron Man
  12. I Dont Want to Change the World
  13. Crazy Train

——————————————

  1. Mama, I’m Coming Home
  2. Paranoid



Finalmente, los dejamos con un video oficial del concierto subido en OzTV:

* Fotos tomadas por Diego Toledo para Peru.com

998 Compartir