Crónica: Ases Falsos en Lima 2017

La vez pasada leí un artículo que señalaba que la edad saludable de una banda dura hasta los cinco o seis años de existencia y, en ese sentido, no muchas veces se da que una banda con ese tiempo y con cuatro álbumes de estudio, tres EPs y un sinnúmero de videoclips en su haber decida, en vez de abandonar las cosas ahí y buscar nuevos horizontes, más bien renacer, empezar un capítulo nuevo y madurar en su estilo musical. Sí, nos referimos a los antiguos Fother Muckers, hoy por hoy conocidos como el quinteto Ases Falsos (y mañana quién sabe).

Desde el 2011 hasta la actualidad, los naturales de Santiago de Chile en su nueva versión no pararon el ritmo y editaron tres discos de estudio (los dos últimos bajo la firma del sello Quemasucabeza), junto a varios videoclips publicados. Su líder, Cristóbal Briceño, ya se había presentado un par de años atrás en la primera edición del Lima Popfest acompañado de músicos locales, pero sin duda alguna la reciente programación de tres fechas de la banda completa en nuestro país era algo que prometía. Eso quedaría demostrado ayer en la primera parada del tour con alrededor de 75 personas que se motivaron en asistir al debut de Ases Falsos en Lima y abarrotaron el Bazar de Miraflores.

Los actos locales POOOW! y MOBIVSTRIP, quienes entre otras cosas comparten el hecho de haber representado al Perú recientemente en el festival norteamericano SXSW, fueron los encargados de abrir la noche. La primera banda buscaría prender los motores con su energética propuesta de dance pop a cargo de una potente batería, sintetizadores y FXs. La presencia de su bailarín protagonista conocido artísticamente como “Pooow Man” se llevaría toda la atención con sus participaciones. Por su lado, Mobivstrip presentaría temas mucho más rockeros gracias a la presencia de dos guitarristas con los que equilibraban el ambiente y el público quedaba en el mood perfecto para finalmente dar paso a un exponente reconocido del pop rock chileno contemporáneo.

Para sus dos primeras fechas, Ases Falsos había comentado que dividiría en dos su repertorio, así todo se hacía más entretenido, y efectivamente cumplieron con ello. Para su debut, los santiaguinos decidieron tocar en su mayoría temas de sus primeras placas: Juventud Americana (2012) y Conducción (2014). Canciones como “La gran curva“, “Salto alto” y “Nada” despertarían ovaciones desde el arranque por parte del público, quienes decidieron ponerse de pie y dirigirse hacia el frente del escenario para poder apreciar de cerca una gran presentación.

Los cantos y las palmas no pararían con temas a continuación como “Séptimo cielo“, “Venir es fácil“, “Fuerza espacial” y “Manantial“. Es en ese momento que ya era totalmente notorio que estábamos en una noche especial, un momento realmente esperado por personas fanáticas de la banda definitivamente desde sus inicios, pero que inclusos eran fieles tanto a los temas nuevos y a la época pasada, lo cual se haría evidente con los temas a seguir: los últimos singles “Subyugado” y Gehena“, así como el recordado hit “2022” de Fother Muckers.

Cristóbal Briceño es un personaje tan mediático como polémico, con una manera muy peculiar de atender a las entrevistas y los cumplidos de los fans, pero al mismo tiempo con la ejecución tan óptima de un instrumento tan importante como la voz y el dominio escénico justo para ganarse a todos los que lo rodean. Siendo Cristóbal Briceño, a fin de cuentas, un personaje digno de estar al frente de una banda de pop rock que, acompañado de cuatro excelentes músicos, vienen cosechando suficientes éxitos en su país como para pensar en salir a dominar el continente y, por qué no, del mundo. “Ya no voy a seguir buscando mi alimento entre cadáveres de perros y de criminales. Si voy a comer mierda, que sea a mi manera” canta Briceño en su último disco El Hombre Puede (2016).

La noche terminaría con un tema de cada una de sus placas: el más nuevo “Mucho más mío“, el añejo “Pacífico” y, como parte de un encore no planificado aparentemente, el celebrado “Cae la cortina“, con lo que quedaría extendida la invitación a escuchar todo lo que no se escuchó en esta noche. Hoy la banda pisa el escenario del Koca Kinto y estamos seguros que esto recién empieza. Ases Falsos debutó en Lima, la gris y encantó, pero Cristobal Briceño aún está despertando y quedan dos oportunidades para verlo despegar.

Crónica Paulo Contreras. Fotos Victor Tsuchida

Shares 82