Crónica: Bruno Mars en Lima 2017

Hermoso ver el Estadio Nacional abarrotado y lleno de expectativa como si asistiéramos a una final de futbol. No era para menos: Bruno Mars, uno de los artistas más esperados y radiados, estaba a punto de salir a escena. Como telonero se iba a presentar DNCE, la nueva encarnación musical de uno de los Jonas Brothers, Joe, al mando de una banda de pop rock. Como yo no he sido seguidor de los hermanos pensé ver algo de mero trámite a la espera del número principal pero me equivoqué.

Desde el arranque, me llamó la atención el punche de la banda en el que claramente se distinguía el bajista Cole Whittle, una suerte de Flea tocando con los Blink 182: divertido, conectado con el público (en un momento opacando al mismo Joe) y claro, excelente en lo suyo, el bajo. También destacaba la estupenda guitarrista JinJoo Lee, irreverente y a veces olvidándose que el show lo estaban viendo padres acompañados de sus hijos (lo que hizo cuando la presentaron me arrancó una risa). Y sería mezquino no decir que el chico Jonas estuvo excelente también, con un registro vocal que llegaba a todos los falsettos de cuanta canción hubiera querido tocar. Por supuesto que no faltó ponerse el polo de la selección de futbol y tocar algunos covers (desde Rod Stewart hasta las Spice Girls) para animar mucho más la previa, pero fue algo más que eso. Con una banda asi, me hice la promesa de escuchar lo que lancen en adelante.

Dieron casi las 10 pm, cayó el telón y salió Bruno Mars a escena. El estruendo fue tal que tuve que taparme los oídos (algo que no he hecho ni viendo en vivo a una banda como Swans) y la emoción no era para menos. Minutos antes veía en el campo 3 como retiraban a muchos chicos desmayados luego de días de no descansar y alimentarse adecuadamente sólo por estar ahí.

El hawaiano inició con “Finesse”, canción de su último álbum 24K Magic y motivo de su presencia en el Coloso de José Diaz. Yo, un iniciado en todo este culto a Mars, miraba absorto sus pasos de baile, esos que brotan con una naturalidad tal y como a nosotros los mortales nos salen los gallos en la ducha. Ni los fuegos artificiales, que estallaban con cada paso, con cada giro, me hacía salir de mi estupor. Obviamente el primero que se me vino a la mente fue Michael Jackson, alguien a quien nunca pude ver en vivo pero al que Mars le rinde homenaje en cada segundo en el que pisa el escenario. Y también a James Brown cuando lo imita en algunos pasos y como no, cuando el funk se pone más denso y pegajoso a la vez. O a Prince cuando aporrea su guitarra como un virtuoso.

Llama la atención el ánimo relajado del artista con un outfit deportivo que no abandonó durante todo el show y la interacción con sus músicos-bailarines. “Te quiero mucho, flaquita” se le escucho decir en un intermedio teatral esperando la respuesta por teléfono de la chica a la que le dedica la canción, que resultó bastante divertido y aún más cuando se hizo acompañar en coro con sus músicos.

El tipo tenía en el bolsillo a todo el Nacional ya para ese momento. Cuando cantó la balada “When I Was Your Man” detuvo el tiempo y la palabra “prodigio” les aseguro no solo rondó mi cabeza. Tuvo que seguir un solo de piano para hacer la pausa, artista y público, luego de ese derroche de talento. Terminó la primera parte con “Just The Way You Are”, uno de sus más celebrados temas.

Regresó para despedirse con la esperadísima “Uptown Funk”, con todo ese sonido urbano que sustrajo el DJ y productor inglés Mark Ronson para que en su versión, Mars la llenara de funk y en vivo, de espectacularidad pop (si se me permite el término). Alegra que se haga más común ver este tipo de megaconciertos en nuestra ciudad y más aún con artistas que no abusan del despliegue de una puesta en escena tan espectacular para ocultar algún vacío artístico del que Bruno Mars está lejos de tener.

De regreso a casa, me quedo con los abrazos, llantos e historias que se contaban una y otra vez sobre lo que habían vivido los más chicos y fans que quizás en algunos años les escucharemos decir: “Todo lo cambió la vez que vi a Bruno Mars en vivo”.

Crónica por Álvaro Torres. Fotos por Florent Dechard

Setlist:

1. Finesse
2. 24K Magic
3. Treasure
4. Perm
5. Calling All My Lovelies
6. Chunky
7. That’s What I Like
8. Versace on the Floor
9. Marry You
10. Runaway Baby
11. When I Was Your Man
12. Locked Out of Heaven
13. Just the Way You Are
Encore:
14. Uptown Funk

Compartir 592
  • Alonso Betetta

    caray, más parece la visión de una adolescente histérica