Crónica: Daughter en Lima 2017

Nos sentimos muy afortunados y muy agradecidos de estar aquí”. Honestamente, cualquier persona que estuvo presente la noche de ayer, miércoles 08 de noviembre, en el Teatro Pirandello debería decir lo mismo a Igor Haefeli y compañía por regalarnos tal impecable espectáculo sonoro. Si estás leyendo para saber cómo fue el debut de Daughter en nuestro país, no necesitas saber más ni recibir una alerta de spoiler: pocas veces una banda del corte indie folk/dream pop/shoegaze ha llegado a nuestro país y pocas veces una banda extranjera suena en Lima como los ingleses sonaron ayer, un sonido propio del reconocido sello 4AD al que pertenecen.

Daughter es una banda que envuelve un ambiente sumamente cargado y cuya amalgama de estímulos hace que no sea una música para los días de sol y playa, sino que demandan una escucha responsable, casi un ritual catártico. Las fieles composiciones acompañadas de las letras tan profundas y emocionales de Elena Tonra, los arreglos y la suprema producción de Igor y una batería de Remi Aguilella estratégicamente compuesta por elementos acústicos y electrónicos hacen pensar que Daughter puede ser una obra de arte digna de apreciar solo dentro del estudio, reproduciéndola en un CD o un vinilo; sin embargo, ayer con una gran cantidad de pedales tanto de guitarras como de voz, un equipo de sonido que estuviera a la altura y un cuarto integrante de tour, lograron traer a la vida el espíritu de sus discos y remecer cada rincón del teatro con una exquisita reverberancia poca veces gozada (felicidades a Veltrac por el cambio de local, que por motivos de audiencia o no, fue muy acertado en cuanto a sonoridad se refiere).

Algo que también se recibió como acierto fue la apertura del show con Danitse, cantautora local con la experiencia de haber teloneado anteriormente para actos como Carla Morrison y Tom Chaplin. Con guitarra acústica colgada y acompañada de una guitarra eléctrica, le fue suficiente para hacerse oír ante una gran cantidad de público ya en el local, comenzando así a crear el ambiente propicio para la noche con temas clásicos en su repertorio como “Viaje”, “Ya no quiere salir”, “Siempre es después” y “No te das cuenta” y algunas nuevas piezas como “Tiempo al tiempo” y “Niño bien”.

Más allá de regalarnos una propuesta sonora acorde a lo que vendría luego, algo que aumenta aún más el aprecio por el show, es que tanto Danitse como Daughter mostraron tiernos errores producto del nerviosismo y la emoción. Una vez llegado el momento, los ingleses subirían al escenario y la ovación no se haría esperar para que empezaran con el tema “New ways” tal como arrancase su aclamado último disco Not To Dissapear (2016). Sí, técnicamente acaban de publicar un álbum casi instrumental en su totalidad como soundtrack a un videojuego, pero, ¿nadie más siente la necesidad de verlo como un mero experimento? Creo que ellos también, porque ayer no tocaron ni una de esa.

La mística y esbelta figura de Elena estaba increíblemente ante nosotros, expresándonos sin ninguna vergüenza lo increíble que resultaba para ella que estemos frente suyo también. Igor, su antiguo amante y su actual amigo, también hacía expresa la emoción de tocar por primera vez en Sudamérica. Esa mezcla de emoción, nervios y miedo a que lo que estaba pasando fuera solo un simple sueño, llevaría a confusiones tan inesperadas como sinceras que era difícil tomarlas a mal: eran cuatro personas de la otra parte del mundo que venían a enterarse el gran amor que cientos de peruanos le tenían.

Sería así que llegando a la mitad del set, antes de interpretar uno de sus más reconocidos singles, “No Care”, Igor invitaría a todos a levantarse de sus butacas y acercarse al escenario. ¿Qué más se podía ya pedir? No había duda que estábamos ante una banda que realmente quería estar aquí, que encontraba el mejor regalo en la ovación del público hacia cada una de sus canciones. Tras 14 canciones notablemente ejecutadas y una bandera peruana colgando sobre uno de los parantes del micrófono, abandonarían brevemente el escenario para regalarnos un encore de tres temas: “The woods” del EP debut His Young Heart (2011), “Medicine” del segundo EP The Wild Youth (2011) y el tema con el que generalmente acaban sus conciertos: “Fossa”. Los fans pedían más temas, pero una vez encendidas las luces, debías aceptar que la banda ya había dado lo mejor de toda su discografía e irte con la cabeza en alto porque después de esta noche, definitivamente van a tener que volver.

Crónica por Paulo Contreras. Fotos por Fabio D. Miranda

Setlist:
1.New Ways
2.How
3.Tomorrow
4.Numbers
5.Alone/With you
6.Doing the Right Thing
7.Winter
8. No Care
9. To Belong
10.Human
11.Youth
12.Smother
13.Candles
14.Shallows
ENCORE
15.The Woods
16.Medicine
17.Fossa

Compartir 329
  • Ruben

    OOOHHH… Dios miooo!!…