Crónica: Gx3 reunión 2017

Ahora espero que busques seguridad, siendo seguro de ti mismo y no en los demás. Y es que confías en tu fuerza material, algún día se te acabará y gordo, viejo y sin pelo estarás”. Eso es lo que grita Gonzalo Farfán en la canción “Pasan Los Días”, título que también lleva el álbum que le dio motivo a la reunión 2017 de una de las leyendas aún vivas no solo de la escena subterránea peruana, sino del hardcore sudamericano en sí.

Si hay algo que puede empujar a cerca de mil personas a dedicar uno de los sábados más fríos de este año para ver reunirse a una banda una vez más es justamente lo que dista de la fuerza material. Es ese fuego que quema en el alma y nada aún logra apagarlo; esa energía que te hace saltar y desfogar ese rebelde inconsciente; ese mensaje que perdura tras cada grito, tras cada acorde, tras cada coro, tras cada solo.

Celebrando no solo 20 años de uno de sus álbumes, sino también 30 años de existencia como banda (31 para ser exactos), no importaba mucho si un cuarteto de viejos, gordos y sin pelo podía aparecer sobre el escenario: Gx3 subía a recordarnos que el poder y la verdad está en nuestras manos. Además teníamos la gran cantidad de prendas oficiales de la banda que lanzaron y re-lanzaron para esta ocasión, así como la re-edición en CD de Pasan Los Días editado por Mundano Records (¡en octubre la re-edición en vinilo co-editado por Trilce Discos!)

Los invitados de la noche fueron cuatro bandas que fueron elegidos tomando en cuenta las distintas épocas de la banda. Aparecieron en orden cronológico y cumpliendo las horas al pie de la letra: Radio Criminal y Ni Voz Ni Voto calentando los motores y desatando el ruido en pleno corazón de Lima; y posteriormente Voz Propia y D’mente Común, quienes con lo más destacado de su repertorio terminaron de despertar y sacar del frío a los asistentes que ya comenzaba a llenar el patio del Centro de Convenciones Festiva.

Hasta este momento ya podía notarse la diversidad poca veces vista en un público asistente a un concierto subterráneo, a un concierto de hardcore punk hecho en el 2017: un rango de edad de 16 a quién sabe cuántos años, ¿50?, ¿60? Todos disfrutando del show, sin entrar en enfrentamientos por diferencias de grupo, algo que los mismos Gx3 vivieron en carne propia allá a finales de los 80 y que cada vez parece más parte del pasado.

Siendo un poco más de las 10:30 pm, Gx3 aparecía sobre un -hay que decirlo- hermoso y gigante estrado, bien iluminado y con el sonido que merecía la ocasión (mención aparte al Fender a tubos de Pipe Villarán), lo único que quedaba eran las ganas de proyectar el logo de la banda ante el fondo oscuro y vacío del escenario. Luego de un breve saludo, Gonzalo, Pipe, Gabriel Bellido y Guillermo Figueroa empezaban con todo: “Pasan Los Días” y “Piloto 43” resonaban e inyectaban la euforia a la vena.

A ver, gente, levanten la mano todos los que han ido a nuestras reuniones. ¿Quiénes estuvieron en los 90? ¿En los 80?” Las manos se levantaban cada menos, pero estaba claro que distintas generaciones estábamos reunidas y transpirando del mismo aire. Así continuaban con “Violencia Fabricada” y el bonus track exclusivo de la re-edición CD en cuestión, “Morir Día A Día” (versión 2017).

Continuarían con los clásicos “Viviré”, “El Veneno”, “No Es Solo Tu Culpa” y “En Tus Ojos”, para llegar al momento de invitar a alguien que formó parte de la banda durante una época clave en la banda: Alejandra Pérez-Prieto en los coros, reviviendo aquella época del álbum Psicotropia (1994) con temas como “Revolución”, “Ecos” (tema que solo había sido tocado una vez en vivo, según Gabriel), “Identidad”, “Ahora O Nunca”, entre otros.

Saldría del escenario Alejandra, aprovechando en saludar a quien fue su manager en los 90, así como ya lo habían hecho a personas cercanas que estaban siendo parte del pogo: Ricardo Noriega (guitarrista de Inyectoras) y Ricardo Barandiarán (más conocido como “Galleta Gráfico”, diseñador encargado de las últimas re-ediciones de la banda, así como de la merch).

Gx3 continuaría repasando parte del álbum protagonista, sin dejar de lado el resto de su discografía, con temas como “Mi Otro Yo”, “Utilizado”, “Traicionado”, “Los Niños De La Guerra” y “Gris”. Ya era imposible no estar dentro del pogo, o haber estado ahí, el mensaje estaba vivo, de pronto todos éramos jóvenes rebeldes persiguiendo nuestros sueños, buscando vivir en un mundo justo e ideal en medio de tanta mierda.

Este concierto underground no necesitaba el típico encore de las bandas de rock, pero sí ameritaba una gran despedida y esta llegó con “De Vuelta Al Rebaño”, “Mayoría Equivocada”, “En Casa” y “Antisocial”. Mientras el trabajo de los guardias debajo del estrado se ponía más intenso con tantas almas desenfrenadas, podías ver a Daniel Willis aprovechar el último tema para salir del backstage, pisar la parte delantera del escenario y meterse un stagediving de aquellos que dices “¿cuándo será la próxima reunión de Gx3?”. “Para los 50 tal vez”, dijo Gonzalo, no dejando claro si se refería a la edad cronológica de los integrantes o a la de la banda, pero demostrando que los días no pasaron en vano. Hardcore, carajo.

Crónica por Paulo Contreras. Fotos por Manuel Vela