Crónica: Human Tetris y The Kvb en Lima 2017

Era emocionante de por sí saber que The KVB y Human Tetris, dos actos contemporáneos del viejo continente (Inglaterra y Rusia, respectivamente), incluían dentro de su presente gira latinoamericana solo a dos países de la región y que el primero de ellos era precisamente Perú. Es también la palabra “emocionante” la que podría describir mejor este concierto, ya que si bien la cantidad de público no estuvo cerca de colmar el aforo del local, aquellos que se dieron cita anoche en Mango’s demostraron que fueron con única intención de disfrutar y bailar al ritmo de sonidos fieles a las raíces del post-punk y shoegaze. Con un público dispuesto a vivirla, el show pudo cumplir con la promesa de ser memorable.

Los encargados de abrir el concierto –con cerca de una hora de retraso- fueron los locales de Subway Elephant, quienes también abrieron para Motorama (otra banda rusa que nos ha visitado ya más de una vez). A modo personal, debo decir que no soy partidario de que en conciertos con bandas estelares los teloneros tengan que estar necesariamente relacionados por su género musical para hacer atractiva su participación; sin embargo, el trío de post-punk nacional fue una precisa manera de calentar motores, quienes aprovecharon en repasar su disco debut Flags of Delusion en un setlist corto con canciones como “Running in Circles” y “I’ll Dream of You”.

Luego fue el turno de la primera banda estelar de la noche, The KVB, proyecto audiovisual londinense de shoegaze y electrónica, quienes deleitaron al público con un repertorio de 12 temas a lo largo de su carrera, rescatando temas antiguos como “Into The Night” y “Always Then”. La banda la conforman dos personas: Nicholas Wood, responsable de brindar el ruido y la reverberancia del shoegaze a través de la guitarra y voz, y Kat Day, encargada de crear el ambiente que caracteriza a The KVB a través de sonidos fuertes de bajo y electrónica.

Entre las primeras canciones, el dúo experimentó problemas técnicos, primero con el contenido visual y luego con el micrófono de Nicholas; no obstante, dejaron entrever la buena onda con la que se desenvuelven y no dejaron que el performance se vea afectado. Una cuota extra de carisma la traía justamente Nicholas, mostrando capacidades con el idioma español cada vez que agradecía entre canciones.

Finalmente llegó el momento de ver a la banda más esperada de la noche, los moscovitas de Human Tetris, quienes desataron la fiesta y el desenfreno en los asistentes con un setlist extendido de 17 temas, incluyendo un encore. Con una imagen relacionada a su último material River, Pt. 1 proyectada durante todo su show, el cuarteto de indie/post-punk se mostró como el acto más efusivo de la noche.

Aunque fueron la única banda con una formación básica rockera, dio la impresión de no ser precisamente la banda mejor ecualizada, ya que sonoramente la guitarra del cantante Arvid Kriger no tomaba el liderazgo que demandaban un protagonista sintetizador y una base bien ejecutada y micrada de batería y bajo. Esto podría relacionarse al hecho de que anteriormente la banda era un cuarteto donde protagonismo estaba depositado en dos guitarras.

Fuera de eso, Human Tetris supo dar cátedra de la nueva ola de new wave y post-punk que nos viene llegando desde Rusia con reconocidos temas como “Runaway”, “Random Connections”, “Last Forever”, “Shadows” así como un tema nuevo aún no publicado y un cover de uno de los exponentes del new wave británico, el dúo Eurythmics con su tema “Here Comes The Rain Again”.

Crónica por Paulo Contreras. Fotos por Víctor Tsuchida Kiyan.