Crónica: Maroon 5 y Incubus en Lima 2017

En épocas en las que varios millones de corazones peruanos viven latiendo a mil por hora ante la posible clasificación al próximo mundial de fútbol, es destacable ver el Estadio Nacional con las gradas llenas si no se trata de ver jugar a la selección nacional. Ayer, martes 19 de setiembre, Maroon 5 junto a Incubus (como acto internacional de soporte) y Gaia (como acto nacional) lo hicieron.

Los californianos liderados por Adam Levine no solo repitieron el exquisito plato que sirvieron hace 5 años en el Estadio Monumental, el coloso de Ate que se convirtió también en plaza de los más importantes conciertos de la capital, sino que ofrecieron mucho más. En los últimos años, Maroon 5 lejos de alejarse del éxito, viene sonando más que nunca en las radios: cada nuevo single, cada nueva colaboración, todo automáticamente pasa a convertirse en un hit de aquellos que no puedes escapar.

Si estabas presente en este concierto, habían dos opciones: 1) estabas ahí como fan acérrimo de todo lo hecho por Maroon 5, dispuesto a saltar toda la noche como si fuera la última vez de tu vida o 2) eras parte de los nostálgicos, que poniendo al Songs About Jane (su disco debut) por sobre todas las cosas, buscabas revivir aquellos himnos de la década pasada bajo el riesgo de terminar inyectado de la energía y frescura que expresa la siguiente y actual etapa de la banda.

Incubus, los otros californianos de la noche, merecen una mención aparte. Los liderados por Brandon Boyd traían bajo el brazo un nuevo disco titulado “8” (2017), su octavo álbum de estudio producido por un amigo de la banda: Skrillex. Si bien las críticas internacionales hacia el disco no han sido las mejores, la banda se aventuró en dedicarle un tercio del set a promocionarlo, demostrando una gran ejecución y haciéndolo más amigable ante las miradas incógnitas. También sonarían éxitos como “Circle“, “Anna Molly“, “Wish You Were Here“, “Pardon Me“, “Nice To Know You“, “Drive“, entre otras.

Personalmente, quedaría el sinsabor de que no interpretaran la bella balada “Dig“, pero al mismo tiempo quisiera confesar la impresión que me causó ver a Brandon por primera vez en vivo. Si bien la banda en sus momentos más pesados termina más ligada al rock alternativo y el nü metal, podía ver en cada movimiento y en su vestimenta (camisa y pantalón cargo) un alma de los 90 con sabor a grunge. A cuatro meses de su partida, vino a mi mente aquella dedicatoria puesta en Twitter: “No te conocía tanto, pero gracias por tu bondad y por la basta influencia en mí. Buenas noches, Chris Cornell“. Estoy seguro que alguien más lo pudo haber sentido.

Luego de ellos, sería el turno de Maroon 5 para remecer todo el estadio. El sexteto salía a matar con todos sus éxitos desde el arranque dejando sonar “Moves Like Jagger” y “This Love” sin si quiera saludar. Sería luego que Adam saludaría a todas las almas que venían a bailar a su decente fiesta, pero él sabía que hacía frío y que la llovizna no iba a parar, por lo que no había otra que elevar la intensidad y el ritmo para hacer de la presentación un verdadero tonazo. Vendrían temas como “One More Night“, “Misery“, “Love Somebody“, “Animals” y “Sunday Morning“, así como la reconocida interpretación de “Locked Away” de Rock City y una pequeña intermisión de “Let’s Dance” de David Bowie.

Luego de quince temas, llegaría el momento de salir repentinamente del escenario y dejar todo en suspenso. El estadio entero sabía que había que hacerse sentir, había que demostrar que el frío no nos había consumido y que estábamos listos para más. Saldrían Adam y el guitarrista principal James Valentine con una guitarra acústica colgada para interpretar en formato dúo “Lost Stars” (tema solista de Levine) y uno de los temas que los llevó a lo más alto de innumerables rankings a nivel mundial: “She Will Be Loved“. No obstante, la fiesta debía morir en su propia ley, por lo que a continuación interpretarían “Don’t Wanna Know” y “Sugar“. No había más que ofrecer, los muchachos abrazados se despedían nuevamente de sus fans peruanos y ellos los dejaban ir.

De una u otra forma, fue inevitable disfrutar de todo el concierto: coreando canción por canción, dejándote sorprender por el imponente estrado, las luces y audiovisuales propuestos, permitiendo que el potente sonido de los bajos retumbara en tu corazón y acostumbrándote a todas esas cámaras en el aire, ya que al fin y al cabo era un evento para registrar. Estábamos frente a un concierto de talla mundial, era una gran noche aún contemplando la idea de morir feliz atrapado entre toda esa multitud, algo poco descabellado de pensar en estos días caracterizados también por una suma de desastres naturales y movimientos sísmicos cada vez más cerca a nuestro punto. Gol de Perú en el Estadio Nacional.

Crónica por Paulo Contreras. Fotos por Diego García Cadenillas

Setlist Incubus:

1. Glitterbomb
2. Circles
3. Nimble Bastard
4. Anna Molly
5. Wish You Were Here
6. State of the Art
7. Pardon Me
8. Nice to Know You
9. Stellar
10. Drive
11. Megalomaniac
12. No Fun
13. Warning

Setlist Maroon 5:

1. Moves Like Jagger
2. This Love
3. Harder to Breathe
4. Locked Away
5. One More Night
6. Misery
7. What Lovers Do
8. Love Somebody
9. Animals
10. Maps
11. Lucky Strike
12. Sunday Morning
13. Makes Me Wonder
14. Payphone
15. Daylight
Encore:
16. Lost Stars
17. She Will Be Loved
18. Don’t Wanna Know
19. Sugar