Crónica: Monsieur Periné en Lima 2017

Mucho dice la convocatoria (un sold out a pocas horas de iniciar el concierto) de estos nuevos sonidos que están emergiendo dentro del pop en español. El público de Lima apuesta por música que no suena en las radios (auditorios llenos con Gepe, Ximena Sariñana, Natalia Lafourcade, Love of Lesbian, entre otros) y consolida un infalible pacto con el promotor que apuesta por propuestas más arriesgadas. Y este es el caso de Monsieur Periné que exploran una suerte de fusión en clave jazz gitano, regresaban a Lima luego de 3 años y un nuevo disco lanzado el 2015, Caja de Música, con el que ganaron un Grammy Latino al mejor nuevo artista.

La cita se inició a las 9:30 pm luego de unos Ves Tal Vez contundentes en su propuesta y los teloneros perfectos para la fiesta que traían los colombianos. Salieron a escena con “Nuestra Canción” con una Catalina García desbordando carisma a raudales y el público ahogado en un estruendo de aplausos y gritos que hicieron esbozar sonrisas a muchos miembros de la banda. Terminada la canción, bien hizo Catalina en pedirle al público que se pusieran de pie para bailar antes que se preocuparan en grabar cada incidencia del concierto.

Uno de los momentos más esperados para los asistentes llegó pronto: su versión en clave swing del bolero “Sabor a Mi” que hizo estallar al auditorio coreándola de principio a fin. Pero aún muchas sorpresas deparaba la noche como en “Huracán”, canción donde la banda bebe de ritmos afroperuanos y en la que algunos asistentes subieron al escenario para bailar con la banda. Divertido momento y un acierto a todas luces. Santiago Prieto, que alterna la voz protagonista con Catalina, interpretó estupendamente la bachata “Déjame Vivir”. Luego siguieron “Suin Romanticón“, “La playa“, “Mi libertad“, “La muerte” e “Incendio“.

Se acercaba el final con “No hay nada puro” pero el público del Santa Úrsula, que querían seguir bailando, no los iba a dejar ir. Y Monsieur Periné regresarían pero sorprendiendo a todos tocando y cantando “Año Bisiesto” con el público en las plateas e incluso en el segundo piso del auditorio cerrando una fiesta bienintencionada que el respetable supo agradecer con largos aplausos. Noche redonda.

Crónica por Alvaro Torres. Fotos por Fabio D. Miranda