Crónica: Obituary en Lima 2017

La primera vez q este tremendo pionero del death metal pisó suelo peruano hubo algunas complicaciones con respecto al visado por lo que el concierto se tuvo que cambiar la fecha del 11 de diciembre del 2009 al 5 de febrero del siguiente año, causando incomodidad para algunos de los asistentes que obviamente habían fijado la fecha entre sus planes.

Esta oportunidad, de la mano de PMC Shows y la discoteca Cocos como recinto elegido, la banda de Florida (de donde también surgen nombres como Death y Morbid Angel) llega por segunda vez con un nuevo lanzamiento bajo el brazo llamado simplemente Obituary que recupera un poco de su sonido clásico de álbumes como Slowly we rot aumentado por una mejor producción.

La gente llega puntual pero debido a que siguen en prueba de sonido, la calle se llena de una multitud enfundada en negro y melena larga, los ambulantes con merchandising de la banda no faltan y comienza la calma previa a la tormenta. Un chico va pasando de grupo en grupo dejando afiches a manera de flyers para promocionar otro concierto de metal extremo. Todos piden uno y por lo visto ha sido una buena forma de promocionarlo.

Alrededor de las 8 y media pm el público comenzó a entrar ordenadamente y la discoteca se llenó rápido. Tiempo después escucharíamos las guitarras de los chilenos Criminal comenzando con el ataque.

Prácticamente se lucieron en el escenario, como los pesos pesados del metal latinoamericano que son con un sonido que hace recordar a unos jóvenes Sepultura, dando la talla y demostrando que no tienen nada que envidiar a grupos como Exodus y otros monstruos del género. Soltando tema tras tema como si de un recital de ametralladoras se tratara. Claro que, siendo del país del sur, no faltó alguno que sacaba en cara su eliminación del mundial. Aquí estamos para escuchar buena música y pasarla bien, dejemos el futbol y los prejuicios afuera.

Criminal finaliza con fuerza y llega un merecido descanso para los fanáticos antes del plato fuerte. Finalmente, a las 10 pm Obituary sale al escenario y el público los recibe con la energía que nos caracteriza, con la gente gritando el nombre de la banda y mostrando su apoyo a esta movida que cada vez se hace más grande.

Suena “Redneck Stomp” y la gente se va preparando para uno de los mejores pogos de sus vidas. Pasamos a ritmos más rápidos con temas como “Sentence to Die” y “Chopped in Half” en los que la multitud se convierte en un remolino de energía y brazos extendidos hacia arriba, comandados por la furiosa vos de John Tardy y el afilado sonido de las guitarras de Kenny y Trevor con Terry y Donald Tardy marcando el paso.

La agitada noche sigue por un paseo por la discografía de la banda sacando temas del Slowly we rot, Cause of death hasta el último Obituary, variando entre temas rápidos y lentos ya que como Trevor lo dijo en una entrevista, no reparan en tocar un death metal más lento, con tintes de doom.

A los pocos minutos para las once, la banda se despide con un “Gracias Lima” en medio de la ovación que recibían, para volver más tarde y seguir con un par de temas antes de partir definitivamente del escenario peruano, habiendo dejando a la gente satisfecha con una noche para el recuerdo.

Crónica por Bruno Díaz. Fotos por Samuel Girón