Crónica: Prehistöricos en Lima 2017

El pasado jueves 10 de agosto tuvimos la presencia de una de las bandas más queridas de la nueva camada del indie pop chileno. Me refiero a Prehistöricos, un proyecto tan lindo como nostálgico que tras la disolución de su formación dúo original, pasó a ser una banda liderada por la mitad de Tomás Preuss que actualmente se encuentra bajo la placa del sello bandera Quemasucabeza, casa también de artistas que anteriormente nos visitaron como Gepe, Ases Falsos e inicialmente Javiera Mena.

Con una discografía compuesta por tres álbumes titulados Orquesta Oculta (2010), Nuestro Día Vendrá (2014) y La Velocidad de las Plantas (2016) junto a un EP grabado en el 2014 y un reciente single publicado el mes pasado bajo el nombre de Los Salvajes, Prehistöricos llegaba a nuestra ciudad para hacer su debut en tierras peruanas. Anteriormente la banda ya había visitado México y España, así como tuvo el honor de ser la banda soporte para la presentación de los legendarios The Cure en el Estadio Nacional de Chile frente a 60 mil personas.

Musicalmente hablando, Tomás Preuss mismo ha admitido que su propuesta puede ser encasillada entre el pop, indie, folk o como algunos prefieren traducirlo, “pop de autor”. La principal característica que trae Prehistöricos la encontramos mayormente en las líricas, que suelen tener un alto contenido emocional, tomando como principal protagonista al lado depresivo del amor y las relaciones interpersonales. La juventud pop de Lima estaba, entonces, preparada con tissues o un hombro amigo al lado para vivir en persona cerca de una hora de guitarras cada vez más introspectivas que estridentes, precisos golpes de tarola y gritos desaforados disfrazados de cantos melodiosos.

El concierto estaba indicado en un primer momento a empezar a las 9:00 pm, lo que luego pasaría a ser anunciado oficialmente para las 10:00, no obstante sería pasado las 11:30 que finalmente subiría primero la banda elegida para calentar la noche: Cementerio Inocentes, quienes se encuentran en la promoción de Ultrapop!, su recientemente publicado EP y predecesor de su disco debut del año pasado. Con el apoyo de unos visuales bastante en la línea de su propuesta, la banda gozó de la celebración de cierta parte del público que demostraba estar ahí por ellos también. Tomando en cuenta la experiencia de haber tenido presentaciones en el extranjero también, pareciera ser que este cuarteto se perfila como uno de los actos más activos del indie local.

Pasarían varios minutos de instalación e intermedio para que finalmente Prehistöricos estuviera sobre el escenario para deleitar varias decenas de corazones rotos. Grande fue la sorpresa de algunos seguidores al notar que se estaban presentando en formación trío y sin la presencia femenina, destacando sobre todo a la recientemente incorporada Yaney Salgado (Emisario Greda, ex Patio Solar, ex El Cómodo Silencio De Los Que Hablan Poco, entre otros), una de las últimas mentes brillantes del indie rock chileno. Además que últimamente en sus presentaciones en vivo, la banda ha venido desarrollando una imagen muy particular con trajes de estética muy fantasiosa, rostros pintados y bailarines que se encargan de complementar y enaltecer el performance de la banda.

Fuera de ello, todas las personas presentes fuimos testigos de un acto musical de un gran nivel. “¿Están listos para llorar?”, la invitación estaba formalmente hecha y fue así como Tomás Preuss y compañía se encargaron de elevar todos los sentidos con un setlist muy amable en el que recorrían toda su discografía especialmente por ser su primera vez aquí. Con éxitos como “Invéntame un final“, “Dos planetas”, “Distintos”, “2 luces” y “Ya no te espero” distintos corazones cantaron al unísono temas que muy probablemente conocieron por el importante impacto de las redes sociales e Internet.

Superando lo vivido detrás de cada lírica enunciada y haciéndose frente a algunos problemas técnicos, acabarían su presentación perfectamente con “Que suba el momento”, una canción con la que saltas, no importa si por fuera o por dentro. Fue así que Prehistöricos nos regaló un show de calidad y una buena manera de adelantarse al fin de semana. Puede ser que aún no estemos preparados para verlos en toda su dimensión completa, lo que acrecienta las ganas de volverlos a tener de nuevo en nuestras tierras en un futuro no muy lejano, pero todos nos fuimos conmovidos, con la honra de haber ganado en la guerra con nuestro mundo interior una noche más.

Crónica por Paulo Contreras. Fotos por Manuel José Vela 

Compartir 278