Crónica: Solaris Festival 2017

El pasado sábado 25 de febrero sucedió algo nunca antes imaginado en Lima: dos festivales de rock nacional sucediendo al mismo momento y ambos rompiendo records de asistencia. Uno ofreciendo lo más popular de la escena rock, pop y punk en un Estadio Nacional con más de 21 mil personas. El otro, una propuesta arriesgada y que respondía a lo que muchos pedíamos: un festival con lo nuevo de la escena independiente nacional.

Este último festival se llama Solaris y confirmó con éxito lo que Internet pedía a gritos: un festival con lo mejor de las escenas independientes locales. Acá contamos lo sucedido con la crónica de la segunda edición de un festival que arriesgó y encontró una nueva fórmula.

Tono y pogo en un solo evento. Eso ha sido el alma de este festival que nos hizo bailar con Barrio Calavera, Dengue, Dengue, Dengue, La Nueva Invasión, Los Filipz, Laguna Pai, Los Mirlos, Tourista, como también poguear y corear a todo pulmón como Turbopotamos, Plug Plug, Catervas, Francois Peglau; y descubrir bandas novedosas y emergentes como Achkrik, Mundaka, Adictos al Bidet y Cecimonster vs Donka.

Algo que hay que recalcar es que el cartel ha sido muy bien seleccionado y ordenado en un horario que causaba al público la expectativa de saber lo que iba a pasar. Conforme cada banda terminaba de tocar, la gente estaba constantemente pasando de un ambiente a otro entusiasmados para ver qué seguía. A esto súmenle que las bandas en general han dado lo mejor de sí aprovechando esta importante oportunidad, cada una a su estilo, eso sí.

Realmente este festival se ha destacado por el profesionalismo tanto de la organización como el de las bandas, puntuales todos, sonido increíble y sobre todo, a un precio que de verdad vale mucho la pena.

Lo que nos lleva a reflexionar, un festival como este demuestra que existe un sector musical que está creciendo cada vez más, no solo a nivel de público si no a nivel musical y profesional. Y que de cierta manera se puede apostar y apuntar a que esto crezca como se ha estado pidiendo desde hace ya mucho tiempo.

Nos lleva a pensar también que este tipo de eventos puede llegar a ser algo mucho más grande, con espacios mayores en donde se pueda apreciar más la experiencia del concierto.

El festival Solaris ha sido una gran respuesta al Día de rock peruano, dejando en claro que existe una escena emergente con un nuevo sonido y una nueva actitud que va más allá del pop de Libido, Amén y Mar de Copas y el chiki punk de 6 Voltios, Diazepunk y Chabelos.

Crónica por Valeria Valencia. Fotos por Romina San Martín.

Compartir 362
  • Erick Flores Caballero

    Y por qué disasociarlos??? Por qué no puede ser una sóla escena?? :/

  • carlos quintanilla

    achkirik emergente? tiene una trayectoria de muchos años. no es bacano ni underground estar mal informados. falta de respeto es.