Crónica: Sonata Arctica, Edu Falaschi y Fabio Lione en Lima 2017

Luego de 2 años de su última visita y un nuevo material lanzado a finales del 2016, los fineses liderados por Tony Kakko regresaron a la capital para un pequeño festival junto a dos íconos del género: el italiano Fabio Lione y el brasilero Edu Falaschi. Una cita obligatoria para todos los amantes del heavy metal.

La velada se tornó intensa y empezó con Fabio Lione junto los nacionales de Flor de Loto, quienes se apoderaron del escenario e hicieron retumbar la casa con algunos covers de Iron Maiden, Europe, Deep Purple, etc, que hicieron que el público se preparara poco a poco para lo que se venía en un par de horas, el clímax de una noche llena de magnificas voces y asombrosos músicos.

Finalizado el set de Fabio, salió a escena Edu Falaschi junto a los talentosísimos chicos de Power Kings, a dar una descarga de más de 30 minutos de los mejores temas de la obra maestra de Angra: su disco del 2001, Rebirth. A pesar del impresionante set de Falaschi y su buen humor escenico, el público se mostró algo quieto, se notaba la ansiedad por ver el acto principal de la noche.

Siendo ya las 10:15 pm con casi todo el recinto lleno se presentan los más esperados. Sonata Arctica inició el show con una batería destructora que hizo retumbar los cerebros de más de uno.
El set empezó con “Closer To An Animal”, para de esta forma despertar un poco más al público que se mostraba estaba presente con sus gritos y cantos. Siguieron con varios temas como “In Black and White”, la conocidísima “Tallulah”, “Missplaced” “We Are What We Are” entre otros.

El show duró algo hora y media y fue una dosis de puro headbanging, magia y power metal, un deleite total para la escena. Finalmente, cerraron el show con “Don’t Say A Word” y vestidos de rojo y blanco se despidieron de todos los asistentes, que seguramente esperan verlos por quinta vez en nuestro país. Sin duda, siempre hay un espacio en nuestra vida para un buen show de Sonata Arctica.

Crónica por Jimena Parra. Fotos por Víctor Tsuchida Kiyan

Compartir 109