Crónica: Wolf Down en Lima 2017

Cuando se trata del hardcore punk en nuestra escena local, resulta esperanzador el esfuerzo que productoras o simplemente un conjunto de personas amantes de la música (en este caso, del hardcore) realizan para poder traer a reconocidos exponentes extranjeros de talla internacional para que toquen en nuestra ciudad, aun sabiendo que es difícil que estos eventos sean rentables la mayoría de las veces.

Esperen, ¿invertir dinero en traer a una banda desde lejos para que finalmente no recuperar o ganar algo de dinero? Sí, el hardcore es algo más allá de gente gritando y tocando rápido: es amor a lo que haces, es la pasión con la que vives. Es por ello que organizar un concierto hardcore de ese calibre es probablemente uno de los actos más románticos en la movida conciertera de nuestro país, y pareciera ser que el público seguidor es cada vez más consciente de ello.

En esta ocasión, 511 Underground (productora local ya posicionada con muchos conciertos internacionales en su haber) y Deadfear Records (una de los pocos sellos independientes de hardcore aún vigentes en nuestra ciudad) unieron fuerzas para traer desde Alemania a Wolf Down, banda vegan/straight edge de hardcore, que no solo resalta por su sonido bastante pesado y “metalizado” (en alusión al metal), sino por un discurso antifascista bastante marcado.

La locación elegida fue el Vichama Bar, uno de los últimos bares del Centro de Lima en contar con las condiciones mínimos y con los permisos debidos para ofrecer un buen show incluso un día de semana. No es un secreto que en nuestra ciudad cada vez hay menos lugares donde poder hacer conciertos, una situación alarmante que afecta a todos los organizadores.

Los actos locales convocados para esta noche fueron cuatro. El primero en aparecer fue SxFxC (en remplazo de Rise In Hard Days), banda de grindcore con varios conciertos fuera del país en su haber y quienes con su formación de cuarteto definida vienen sonando mejor nunca, sin dejar de sorprender cada vez que tocan en vivo.

Segundo estuvo No Bullshit, quienes a pesar de no lograr despertar aún a todo el público que se hizo presente desde temprano, subieron en representación del metalcore local, demostrando tener mucha fuerza y entrega en vivo. Y tercero estuvo Sin Rostro, cuarteto de hardcore pesado que el mes pasado cumplió 4 años de actividad y que desde la implementación de Joel (el mismo baterista de SxFxC) han podido encontrar mayor actividad y solidez en sus presentaciones, sin ser esta fecha una excepción.

La última banda local en presentarse sería Conflicto Urbano, la máquina del hardcore peruano, quienes a pesar de no poder contar con sus dos guitarristas, se valieron de la fuerza que los caracteriza y de su talentoso nuevo baterista para dar un gran show que logró remecer a todo el salón. La conexión que logran crear a través de sus temas con el público es algo que hoy por hoy no todas las bandas de hardcore gozan en nuestra ciudad. Y no es gratuito, pues como ellos lo señalan cada vez que pueden, para ellos el hardcore es una carrera y lo que ellos buscan es hacerlo bien.

Finalmente sería el turno de la banda de la noche: Wolf Down. No terminó de quedar claro si la razón de que tocaran solamente algo de 7 u 8 temas haya venido por temas de logística o si la banda ya lo había planeado así. Pero algo con lo que todos se fueron a sus casas es la certeza de que vieron a probablemente uno de los mejores representantes actuales del hardcore pesado europeo, quienes se valieron de instrumentos prestados por las bandas locales (aparentemente no habrían traído los suyos) para sacarle el jugo al equipo del sonido dispuesto para repasar temas de su discografía y desatar toda la furia en el salón, incluyendo mosh pits y walls of death.

Antes de terminar, sería bueno resaltar el hecho de que hasta hace unos años, Wolf Down estaba liderado por Larissa, una vocalista mujer que le dio un reconocimiento especial a la banda en sus inicios. Sabiendo esto, al incluir temas tanto de los nuevos (entre ellos “Flames of Discontent” y “Torch of Reason” de su más reciente álbum Incite & Conspire) como de los antiguos en los que cantaba Larissa, los poco más de 100 fans que asistieron al concierto deben haber quedado bastante satisfechos. Esperemos más conciertos y más público fiel así como el de esta noche.

Crónica por Paulo Contreras. Fotos por Víctor Tsuchida Kiyan

Shares 80