Crónica: Cuarteto de Nos en Lima 2017

Son casi las diez de la noche y al llegar al C.C. Barranco, me encuentro con el ya comenzado show de la banda invitada Achkirik, que si bien sabia de ellos y quizás había logrado oír una canción en otro bar barranquino, fue recién ayer que pude disfrutar casi completo su show de funk de increíble calidad musical y social. Una de las ideas que me quedó claro luego de ver la reacción del público con la banda telonera – y quizás comparando el festival del año pasado organizado por la misma productora con el show de ayer – fue que los organizadores volvieron a unir con muy buen criterio a la banda invitada con la banda principal. Los saltos, gritos de palabras como “amor” o “fiesta”, junto con el baile con puño alzado que provocaron la banda local, fue una previa estupenda para entregarse por completo a lo que vendría luego con los uruguayos.

Así, casi alrededor de las once y con un público gritando “¿hay alguien ahí?”, jugando con la frase de lo que sería la primera canción de la noche “La Bestia”; la banda liderada por Roberto Musso, saltó al escenario con mascaras de distintos animales, haciendo que el publico explotara de euforia. Dejando las mascaras a un lado, siguió la canción que dio título al álbum Apocalipsis Zombie, donde vimos a Musso corretear de un lado a otro, mordiendo a los integrantes de la banda. Detalles como ese, que para otros podría ser de poca importancia, son los que hacen al Cuarteto de Nos una banda que piensa (o mejor dicho, pareciera que les sale como jugando) el punto exacto de teatralización que te garantizara un espectáculo hipnotizante.

Luego del inicio que no defraudo al presentarse como un show renovado, le siguieron temas que todos esperamos oír alternados con las canciones/personajes bestiales de su nueva producción. Así sonaron “El hijo de Hernández”, “Ya no sé qué hacer conmigo”, “Enamorado tuyo”, “Invisible”, “Lo malo de ser bueno”, “Mi lista negra”, “El Innombrable” y “No llora”. En todo momento el publico mantuvo el canto y baile con cada una de las letras que estuvieron estupendamente acompañadas de visuales, que quizás una de las graficas más imponentes fue la que acompaño a “Gaucho Power”, y las más surreales fueron las distorsiones de imágenes del mismo concierto que estábamos viendo.

Otro de los momentos a nombrar fue que luego que Santiago cantara “Pobre papá”, vino la pregunta cargada de humor del “¿por qué ir a ver al Cuarteto de Nos?”. La respuesta nos la dieron ellos mismos con sus originales personalidades desenvueltas en cada uno de sus instrumentos. Ya casi llegando al final de la velada, la banda hizo la clásica retirada para volver con “Miguel gritar”, donde el público se recargó de energía porque sabía que vendría la canción para finalizar la noche “Yendo a la casa de Damián”, de nuevo con visuales de palabras gigantes de la canción.

No cabe duda que los recientemente nominados a los Grammy Latino (Mejor Álbum de Música Alternativa y Mejor Canción Alternativa), nos demostraron que no solo fueron capaces de reinventarse con la dosis exacta de su estilo con este nuevo disco – producido por Gerardo “Cachorro” Lopez (ex integrante de Los Abuelos de la Nada) – sino también que una banda como ellos, siempre nos van a mostrar las distintas caras de la sociedad de una manera crítica e irónica. Y a la vez regalar diversos ritmos que nuestros cuerpos esperan al menos por una noche, recibir ese equilibrio de música y letra.

Crónica por Mireya Molero. Fotos por Alonso La Hoz

Compartir 210