Lima la indie vivió ayer una de las noches más esperadas desde hace más de 10 años, cuando la banda chilena Teleradio Donoso -liderada por Alex Anwandter Donoso– se encontraba saltando a la fama entre la promoción de su primer álbum Gran Santiago (2007) y la producción de lo que sería su segundo y último disco Bailar y Llorar (2008). Con el fin de esa etapa y contrario a gran parte de los casos, Alex comenzaría una carrera solista que lo llevaría a saltar un sinnúmero de escalones y encontrar el camino hacia su zona de confort.

Al día de hoy, para la industria musical, se habla tal vez de una discografía que incluye tres discos solistas (uno bajo el nombre de Odisea), un álbum colaborativo con Gepe y un nuevo disco a puertas de salir bajo el nombre de Latinoamericana. No obstante, desde mi perspectiva de fan, se tiene que hablar de que lo que hace resonar tanto el nombre de Alex Anwandter en distintos lugares del mundo no solo es su talento musical, sino también el discurso y la posición que el chileno de 35 años decidió tomar y transmitir a todo el que tuviera la mínima pizca de sensibilidad ante los problemas que aquejan las sociedades de este lado del mundo.

Como diría el recordado Juan Gabriel, “lo que se ve no se pregunta”. Intelectual y más allá de la heteronormatividad, Alex posee una de las fórmulas más finas para hacer entrar mensajes tan subliminales como necesarios por el oído de millones de personas que tal vez solo deseaban bailar en un principio: “Cada vez que me despierto, dos mensajes en el velador. La Iglesia me mandó al infierno y el Congreso piensa que estoy enfermo”, nos dice en la pegadiza “Siempre es viernes en mi corazón”.

Alex Anwandter

Y es que son artistas como este en los que queda claro que el músico no es apolítico (hola, PSV) y que no todo es fiesta, aunque el beat nunca deje de sonar: “Siempre es viernes en mi corazón, siempre quiero la total destrucción de este mundo que he conocido. (…) De a poco creo que estoy entendiendo, no quiero estar en llamas porque sí. Si quiero prenderle fuego a algo, que sea a la Iglesia y el Congreso”, remata en la misma canción.

Es de esta manera que toda persona reunida ayer en el Sargento Pimienta -más de 400 entradas vendidas escuché por ahí- no podía escaparse de un baile que se llevaba tanto tiempo esperando y de tener un serio problema tanto contra la discriminación, el conservadurismo que mata y el gobierno de turno cada vez más corrupto y cada vez menos humano que nos toca.

Canciones como “Cómo puede vivir contigo mismo?” fueron una invitación irrechazable a soltar tus pasos de baile mejores guardados y principalmente una declaración abierta a que a este mundo se le está acabando el espacio para personas que ponen las diferencias por encima del derecho primario a la vida. No es gratuito que este tema fuera elegido entre las mejores 50 canciones del pop latino desde 1950 por la distinguida revista Rolling Stone.

Alex Anwandter

El artista ya había adelantado que, por ser su primera presentación en nuestro país, incluiría canciones de todas sus etapas y es por ello que además de tocar sus temas más conocidos, nos regalaría la oportunidad de retroceder en el tiempo y poder vivir temas tanto de Odisea (“Casa Latina” y “Cabros”) y de Teleradio Donoso (“Bailar y Llorar”, “Éramos Todos Felices”, “Eras Mi Persona Favorita” y “Amar En El Campo”).

Y no solo eso, sino que trajo como integrante de su banda a Juan Pablo Wassaf, quien era baterista de Teleradio. El resto de la banda también estaba lleno de personalidades musicales: en el bajo estaba Nacho Aedo (ex-Adrianigual), Felicia Morales (quien ha tocado para artistas como Gepe, Javiera Mena, Mon Laferte, Dënver, entre otros) y Francisco Victoria (quien recientemente se lanzó como artista solista y se presentó en Lima hace tan solo unas semanas).

Todos estos artistas aprovecharon que el local había facilitado su escenario mayor para empezar la leyenda de Alex Anwandter en Lima, quien vestido todo de negro y una chaqueta de cuero, nos otorgaba reminiscencias de un Freddie Mercury o un Michael Jackson latino y de nuestros tiempos. Algo que llamó la atención de su propuesta en vivo, es que esta contemplaba un carácter bastante guitarrero la mayor parte del set con Francisco y su guitarra colgada en todos los temas, acompañados en contados pero notables momentos por el Anwandter.

Alex Anwandter

No sería hasta los últimos temas en que ambos y también Nacho, se liberarían de toda cuerda y darían paso al baile. Sería en esta parte del show que sonaría “Locura” -el primer y único single publicado hasta ahora como adelanto del nuevo disco que saldrá en octubre y que ha prometido mostrar un lado más pesimista del artista- justamente, como dice, para bailar mientras “el mundo se va a la mierda”.

Sería tras 15 canciones vividas al 100% que llegaría la sorpresa más grande y probablemente la única parte mala de la noche: Alex Anwandter se retiraría del escenario para no volver. Solo queda esperar, como conversaba ayer con los amigos, que esta increíble-pero-corta noche sea solo el adelanto de algo más grande que esté por llegar pronto. Después de todo, un nuevo disco debería ser suficiente razón para tenerlo de vuelta (y que venga con mercadería).

Crónica por Paulo Contreras. Fotos por Jimena Parra.

Setlist de Alex Anwandter en Lima.

1. Amiga
2. Casa latina
3. Bailar y llorar
4. Cabros
5. Tatuaje
6. Eramos todos felices
7. Cordillera
8. Que se acabe el mundo
9. Rebeldes
10. Tormenta
11. Eras mi persona favorita
12. Locura
13. Siempre es viernes en mi corazón
14. Cómo puedes vivir contigo mismo?
15. Amar en el campo

Mira más fotos del concierto de Alex Anwandter en Lima desde nuestro Instagram:

42 Compartir