Ayer, miércoles 21 de marzo, Katy Perry se presentó en el Jockey Club del Perú, tal como lo hizo hace tres años. Esta vez, vino a promocionar su quinto álbum, Witness (2017), en el marco de su gira mundial denominada Witness The Tour.

Antes de hablar del concierto, el cual por cierto fue tan o más extraordinario que el de la vez pasada, es importante dar un poco de contexto a la situación actual en la carrera de Katy Perry. Durante la campaña de promoción de este último disco, hemos podido ver cómo Katy luce ahora un nuevo look, el cual definitivamente impactó bastante en el público y comenzó a generar rumores en torno a la artista. Basta con mirar la portada del Witness, para ver a nuestra querida californiana lucir rubia y con el cabello corto, algo que se aleja de la imagen que por tantos años cautivó cientos de millones de corazones en todo el planeta.

No sería hasta una transmisión en vivo de 96 horas en su día a día, que la propia artista organizó, para que los rumores pasaran a ser certezas: Katheryn Elizabeth Hudson venía pasando un momento bastante fuerte, incluso crítico, al rebelarse que había mantenido ideas suicidas como consecuencia de una adicción al alcohol. El corte de pelo había sido una reacción a modo de escape, a modo de respuesta a lo que era realmente una mujer de 32 años con baja autoestima bajo el disfraz de una mujer poderosa, rica e influyente a nivel mundial llamada Katy Perry.

Lo cierto es que esta confesión entre lágrimas no era una carta de despedida o una acta de rendición, sino todo lo contrario, el mensaje estaba claro: Katy estaba lista para seguir en la cima de la industria musical y, principalmente, estaba lista para vivir en honestidad y amor consigo misma. El mundo del pop es duro, pero nunca nada será más dura que una identidad forjada bajo la autovalía y la convicción. Si esta que venía a cantarnos un sinfín de éxitos musicales era la versión verdadera y natural de Katy Perry, entonces solo quedaba seguir siendo el fan de siempre o simplemente mirar a otro lado.

Ahora sí, podemos pasar a hablar del que promete ser el concierto pop más emocional del año. Ante una sensación térmica cada vez más fría, el público ya estaba listo para vivir el concierto desde cerca de las 7 pm. Para esta visita, no se presentaría ningún artista local, sino que la fogosa neoyorquina Bebe Rexha estaba encargada de iniciar todos los shows en Sudamérica. Sería exactamente a las 7:45 pm que una guitarra comenzaría a sonar acompañado de una batería y un teclado sintetizador.

Segundos después aparecería Bebe Rexha con un traje rojo intenso para sacudir por primera vez Lima. La artista estadounidense, con origen albanés, ha sido el foco de atención de los medios por haber ganado bastante peso y en un acto de valentía, como el de Katy, confesó que se sentía mal al respecto y que estaba trabajando en llegar a una imagen que ella pudiera considerar natural. Al respecto, creo que ha todos nos dejó claro, tras el buen show y los sensuales movimientos mostrados, que actualmente goza de sentirse bien y de sentirse sexy consigo misma.

Suele decirse que los actos de apertura sirven para calentar la noche, pero no siempre esto termina siendo literal. Con temas como “Me, Myself & I“, Bad Bitch“, “No Broken Hearts“, In the Name of Love” y “Take Me Home” supo conectar y poner las manos del público arriba. No se despediría sin antes dedicarle unas palabras a la artista principal de la noche: “He podido conocer a Katy, hemos pasado tiempo juntas, y déjenme decirle que ella es real. Es de una las personas más reales y buenas que he conocido en este mundo de la música. Apóyenla siempre.” Se despediría con “Meant to Be” y “I Got You“.

Acabado el show de apertura, tendría que pasar cerca de una hora para finalmente volver a tener frente nuestro a Katy Perry, quien aparecería con un traje dorado digno de alguno de los Caballeros del Zodiaco. La ovación no se haría esperar con la increíble presencia que solo la pequeña Katy puede tener en un escenario tan grande, mientras que los recientes éxitos “Witness” y “Roulette” sonaban de su increíble voz.

Un buen fanático, o mejor dicho un buen katycat, sabía de antemano qué canciones son las que conforman el setlist para este tour, el cual se encuentra fácilmente en Internet. Así que la magia del show no estuvo tanto en lo que se escuchó, sino en toda la escenografía exclusiva del tour y que constantemente cambiada conforme el paso de las canciones. El show estuvo dividido en cinco actos, con vestuario y ambientación particulares, y cada uno era introducido por un video proyectado dentro del ojo gigante -presente en la portada de Witness- colocado tras los músicos.

Otro factor importante que garantizó la calidad del show era tantos los bailarines como los músicos dentro del equipo de Katy Perry, explotando todos los detalles futuristas y glamorosos que ofrecía la escenografía. Tenías que estar ahí, este concierto internacional de primer nivel ofreció una experiencia más allá de lo que es escuchar con tus audífonos cualquiera de las increíbles producciones de Katy en estudio. Mención aparte al equipo de sonido dispuesto para este concierto.

¿Y por qué este show promete ser el concierto pop más emocional del año? Porque Katy Perry nos regaló humildad y vibrantes momentos que no estaban planeados en el tour. Lo que empezaría con las lindas palabras al público peruano y los clásicos halagos al pisco y nuestra milenaria cultura (que pudo conocer de cerca gracias a su visita a Ica y Paracas), terminaría recibiendo una respuesta concreta por parte del corazón peruano.

Esto llegó gracias a las palabras que un katycat con micrófono en mano que pudo decirle frente a todos los cerca de 12 mil asistentes en un intento desesperado de mostrarle a su máxima ídola que ella no está sola: “Katheryne Elizabeth, yo y todas las personas aquí presentes te queremos. Nosotros te amamos como eres y no queremos verte triste“, fueron las palabras del joven de nombre Marco tras protagonizar un juego de palabras en espanglish con ella sobre el escenario. “¿Triste? ¡Yo no estoy triste!” fue la respuesta de Katy.

Luego, vendría uno de los últimos actos del show en el que saldría luciendo una camiseta de la selección peruana de fútbol con el número 33 en espalda que le habían regalado a su llegada. Ahí podías ver a Katy Perry con la blanquirroja, haciéndola ver más bella que nunca, haciéndonos sentir que ella efectivamente es como cualquiera de nosotros. Luego la terminaría regalando a alguien del público.

Llegaría el momento de la emocionante interpretación de otro de sus singles exitosos, “Unconditionally“, una canción que adquiría especial significado al ser dedicada a un fan peruano que falleció años atrás en concierto. No desaprovecharía la siguiente canción para darle también unas palabras al evidentemente tema principal del día, vinculado directamente a la política. “Sé que hoy ha sido un día interesante para ustedes. ¿Es correcto? Interesante, ¿cierto? Pero recuerden que ustedes tienen el poder. ¡Ustedes tienen el poder!“, palabras que precederían a “Power“, uno de los últimos temas.

Y era así que ya todo estaba listo para llegar al final del último concierto de su gira sudamericana. Podían notarse pequeños indicios de agotamiento físico y un respaldo constante en las voces de las coristas, pero el corazón lo tuvo siempre en la mano, pese a que los aplausos por momentos sí dejaron de sonar. Probablemente no muchos padres de familia disfruten tanto de llevar a sus hijos al concierto, pero, ¿no es acaso el mejor regalo ver una sonrisa tan grande en esos pequeños rostros llenos de vida? Gracias, Katy Perry, por un buen regalo a este pueblo que te quiere.

Crónica por Paulo Contreras. Fotos por Fabio D. Miranda.

Mira más fotos y videos desde nuestro Intagram:

Setlist Katy Perry en Lima 2018:

Acto 1 (Video “In The Space”)
1. Witness
2. Roulette
3. Dark Horse
4. Chained to the Rhythm

Acto 2 (Video “Act My Age”)
5. Teenage Dream
6. Hot N Cold
7. Last Friday Night (T.G.I.F.)
8. California Gurls
9. I Kissed a Girl

Acto 3 (Video “Celestial Body”)
10. Déjà Vu
11. Tsunami
12. E.T.
13. Bon Appétit / What Have You Done For Me Lately

Acto 4 (Video “Mind Maze”)
14. Wide Awake
15. Unconditionally
16. Power

Acto 5 (Video “Video Game”)
17. Part of Me
18. Swish Swish
19. Roar

Encore:
20. Firework

450 Compartir