No es la primera vez que se cruzan dos conciertos en Lima, pero quizás si la primera en que los públicos eran muy similares. El pasado martes 27 de marzo, en el Jockey Club teníamos a los Royal Blood y a The Killers, mientras en el Centro de Lima, la explanada del Parque de la Exposición se preparaba para recibir a Liam Gallagher que regresaba después de la mítica presentación con Oasis del año 2009 en el Estadio Nacional.

Liam venía con una clara intención: presentarnos As You Were, su primer disco en solitario lanzado en octubre del 2017, el cual recibió críticas positivas y debutó en primer lugar en el Reino Unido. La noche no incluyó su trabajo con Beady Eye pero sí lo que quizás muchos esperábamos, los grandes éxitos de su etapa con Oasis. De hecho antes de arrancar la gira anunció que serían parte de su repertorio porque: “ellos trabajan duro para tener el dinero y venir a verme, estaría estafándolos si no toco canciones de Oasis”. En el papel todo se veía bien pero la verdad es que encerrábamos cierta incertidumbre pues días antes Gallagher había abandonado en la cuarta canción el escenario principal de Lollapalooza Chile. En su cuenta de Twitter, donde se describe como “Rock N Roll Star” y tiene casi 3 millones de seguidores pero no sigue a nadie, dejó una escueta disculpa aduciendo problemas de salud. ¿Pasaría lo mismo en Lima?

Liam Gallagher

A las 07.50 pm los nacionales de Tourista tomaron el escenario por media hora y el público respondió positivamente mientras se iba llenando la explanada de polos negros con el nombre de la banda de los Gallagher y muchos también con las camisetas de Perú, que en ese momento le ganaba a Islandia (sorry, Bjork) en un partido amistoso preparatorio para el mundial. Mejor ambiente no teníamos. Por los parlantes sonaba Hendrix, The Beatles, The Sex Pistols y ya se sentía la presencia de uno de los personajes más polémicos de la movida britpop noventera. Sólo era cuestión de minutos. Bajo el teclado hammond y en fondo blanco podíamos leer “Rock n Roll”.

Las 9 pm en punto y comenzó a sonar “Fuckin’ in the bushes”. La gente se acercó lo más que pudo al escenario y la emoción se traducía en risas. Ese sonido estridente que caracterizó el intro de cada concierto de Oasis estaba sonando de nuevo en Lima. Con un short que bien se lo pudo regalar su abuela y una casaca anaranjada, salió al escenario William John Paul Gallagher para arrancan los primeros acordes de “Rock n Roll Star”, su canción favorita. Recoge la pandereta y comienza la fiesta. Después de esa demoledora presentación, nos pega con la nostalgia tocando “Morning Glory”, que sin hablar mucho empalmó con la primera de su disco solista, “Greedy Soul”, una canción con presencia guitarrera muy al estilo de Oasis, al igual que “Wall of Glass” que por ratos deja escapar una obvia mística Beatle.

La noche continuaba y ya nos habíamos olvidado de alguna posible rebeldía del hijo de Manchester. “Bold” y la balada del disco “For what it’s worth” fueron cantadas muy fuerte por el público como ayudando a Liam, quien tuvo (y tiene) claros problemas para llegar a algunos agudos. El segundo golpe de nostalgia vino con “Some Might Say”, una de las más cantadas de la noche. Liam ya se había comido al público. Apenas nos recuperábamos y “Slide Away” terminaba por remontarnos a los hermosos años 90. Con “I Get By” y “You Better Run” terminaba de presentarnos As You Were, disco que lo está llevando de nuevo a rodar por el mundo, siendo Lima su última parada sudamericana.

La noche llegaba a su fin y como buen frontman, dejó para el final algunas joyas. “Be Here Now”, identificada al instante por la gente por ser parte de un disco básico en la discografía de Oasis, y “Wonderwall” en una versión acústica acompañada por celulares. Luego Liam se retira del escenario pero sabíamos que faltaba algo más. Regresa al ritmo de la batería de “Supersonic” y termina la canción regalando sus maracas al público, previa aclaración a un “seguridad” que se las quiso apropiar. Con un gesto que vino acompañando de un golpe en el pecho que seguro quiso decir “hey, yo se las regalé”, pudo llegar finalmente a su dueña. El último esfuerzo de su garganta lo daría con “Cigarrettes & Alcohol”. Se retiró del escenario a las 10:05 pm y las luces que nos apuntaban nos decían que el concierto había terminado, pero la gente no se movió por un buen tiempo como guardando esperanzas de que regrese.

No sé si Liam Gallagher sigue siendo el mismo joven malcriado con polera Umbro azul que se peleaba con la prensa. De hecho la eterna discusión con su hermano ahora se ve más cómica que crítica. Su actitud en Chile pudo hacernos pensar en todo eso, pues si pasaba, advertidos estebábamos. Pero creo que ahora la pelea es interna. Esa majadería ya no lleva el título de Oasis. Ahora en las entradas está su nombre y en mayúsculas. Liam es una estrella de rock en problemas (de salud) pero quiere recuperarse y este disco es una forma de salvarse. Un simple mortal al que le cuesta cantar pero para eso tiene el corazón. Liam, nos quedaste debiendo “Live Forever”. Pague su deuda pronto, por favor.

Crónica por Diego García. Fotos por Lukas Isaac

Mira más imágenes y videos del concierto de Liam Gallagher en Lima 2018 desde nuestra cuenta de Instagram.

Setlist de Liam Gallagher en Lima 2018:

1. Rock ‘n’ Roll Star
2. Morning Glory
3. Greedy Soul
4. Wall of Glass
5. Bold
6. For What It’s Worth
7. Some Might Say
8. Slide Away
9. I Get By
10. You Better Run
11. Be Here Now
12. Wonderwall

Encore:
13. Supersonic
14. Cigarettes & Alcohol

877 Compartir