Uno de los días más fríos de este invierno obligaba a quedarse en casa y no salir. Pero decidí, en una actitud kamikaze, cruzar toda la Javier Prado en hora punta y apostar por ir al show de Maluma y Marc Anthony, más por el segundo que nunca había visto en vivo y para confirmar o refutar ese caballito de batalla del fanático promedio del portorriqueño que reza que tiene la mejor voz de salsa de ya hace varios lustros.

Con Maluma ya sabía a qué atenerme pero siempre queda toda puerta abierta para que cualquier artista pueda sorprenderme, sobre todo en un show en vivo. En el papel, lo único que llamaba mi atención del reggaetonero era que la canción que justamente comparte en versión salsa con Marc Anthony (“Felices los 4”), había sido elegida como una de las mejores canciones del año pasado por una influyente revista española que me dejó con la pregunta dando vueltas: ¿fue una provocación o un signo de los tiempos?

El estadio Monumental se iba llenando mientras los hermanos Turizo iban calentando el ambiente. De más está decir lo bien que se lo estaba pasando la gente con los colombianos mientras calentaban motores para Maluma. Para que se den una idea de la expectativa por verlo, algunos ya tarareaban sus canciones sin tenerlo aún al frente mientras los teloneros continuaban en pleno show. Viendo esto, opté por tomar asiento y así no perderme un segundo del momento de su entrada al escenario de Ate.

Maluma

Ni bien inicia, sorprende la calidad de los músicos que lo acompañan y entiendo después que su único objetivo es cubrir las limitaciones de su voz. Obviamente no podía faltar el cuerpo de baile conformado por un grupo de chicas con poca ropa para que quede clara la misoginia de sus letras.

Con Maluma, nada se improvisa. Los movimientos y gestos del colombiano en el escenario están calculados al milímetro: las gafas, la interacción con el público, incluso la casaca y bandera de Perú. Todo menos las cerca de 20 mil almas entregadas coreando y bailando sus canciones. El único momento cuando se les vio contrariados fue cuando no se unió Marc Anthony al mentado hit “Felices los 4” y es que el ex de Jennifer Lopez se guardaba para su propia fiesta que estaba por iniciar en breve.

Marc Anthony

Hay que ser mezquino para no reconocerle al flaco de potente voz, carisma y entrega. Podría cantar a capella y el público lo disfrutaría igual. Una suerte de iglesia marcanthoniana se erige cuando el tipo canta, es impresionante. No sé cuántas veces habrá venido a Lima pero estoy seguro que como toda religión, siempre van los mismos y otros nuevos acólitos se unen a ser testigos de ese repertorio invariable del salsero.

Para mí que soy un iniciado, no le pongo reparos a nada, me dejo llevar. Ni qué decir de los miles que me rodean que son el verdadero show de todo lo que está aconteciendo. “Mi gente” del maestro Lavoe suena en plan homenaje acompañado brevemente por Maluma. Y no, no tocaron juntos “Felices los 4” como fin de fiesta convirtiéndose en la nota negra para el respetable y lo más comentado durante la salida del Monumental.

Crónica por Alvaro Torres. Fotos por Diego G. Cadenillas.

Mira más fotos del concierto de Marc Anthony y Maluma en Lima 2018, realizado el pasado 2 de agosto del 2018 en el Estadio Monumental, desde nuestro Instagram:

360 Compartir