¿Cómo explicar lo sucedido? En algún momento de ayer salió un flyer, producido por fiel artista de la escena Qenqo, con la amenaza impromptu “Metamorphosis, Perra Vida, DJ RNR Dezcontrol. 9:00pm GRATIS/Unico Show. Hensley”. Por el resto del día el chat era una constante de amistades preguntando ¿oe caes al Hensley? Y por las personas que fueron te enterabas que hubo quienes se dieron viajes de 2 horas en micro para poder llegar a tiempo. Normalmente esperas a que en un concierto la gente se dé el lujo de caer a hora peruana, pero esta vez todos los asistentes fueron más que puntuales. Desde las 8 de la noche el Hensley ya tenía suficientes personas para una tocada decente. Para las 9:15 el lugar estaba reventando.

Pasando la puerta y cruzando el set de DJ de Lucho en el pasadizo; que reventaba LPs de Morbo, Fun People, Jay Reatard, Leuzemia, Los Crudos, entre otras bandas; llegabas a la barra de chelas pidiendo permiso para poder alcanzar a la zona principal donde todos los asientos estaban tomados y la gente ya estaba guardando sitio. A las 9:30 arranco Perra Vida, que hicieron buen uso de los equipos de sonido, proveído por Joel y que posiblemente ha sido de los mejores que el Hensley ha tenido en todos sus días. Algo que se podía apreciar era la emoción de las compañeras al tener a Diana en escenario cantando letras que reflejan la realidad que comparten como mujeres, y que pocas veces podemos apreciar en el familiar sonido de nuestro punk limeño. Tras un set que mostró la misma calidad y furia que en su EP debut, Perra Vida bajó mientras el público se movilizaba estratégicamente para respirar, ir al baño, o mantener su sitio.

Metamorphosis

A este punto se corrió la voz de que las puertas habían cerrado debido a la llegada de operativos de la Municipalidad de Barranco dejando un grupo de alrededor de 50 personas esperando afuera. Al cabo de unos 30 minutos de espera, como reviviendo las épocas del Keko, la energía en el ambiente cambió por completo. El público empezó a aplaudir desde atrás mientras los Metamorphosis subían al escenario y las ganas de todos estaban desbordando. Ni habían comenzado a tocar y parte del público ya estaba siendo empujado al borde del escenario.

De pronto explotó, el pogo fue inmediato, los gritos constantes, tanto de Garzo como del público. La batería de Alex retumbaba mientras más personas terminaban empujadas al escenario dejando cada vez menos espacio, pero sin interrumpir una nota de Gonzalo y Paul. “No One”, “Ave Fenix”, “No estás sola”, “Inolvidable (Imperdonable)”, cada canción forzaba más gente al escenario. Podías ver hasta tres personas siendo cargadas al mismo tiempo en el reducido espacio del Hensley. Desde atrás el pogo estaba cubierto de una neblina de sudor que literalmente solo te dejaba ver siluetas de los Metamorphosis o de alguna persona siendo cargada.

Metamorphosis

La energía del “Kamehameha” final era totalmente real. Del local salía vapor cuando abrieron las puertas al fin. Ahí te dabas cuenta que no era el pogo lo que te agotaba sino que no había aire en el local. Varias de las 50 personas seguían fielmente esperando afuera de la puerta siquiera para ver a la banda un rato después del concierto. Y a pesar que la mayoría de gente se fue, el Hensley se quedó lleno, el ambiente tenía una vibra demasiado buena como para estar en cualquier otra parte. Es un crimen que sea el único concierto de Metamorphosis del año.

Crónica por Alonso Saer. Fotos por Samuel Girón

Mira más fotos del concierto sorpresa que ofreció Metamorphosis en Lima el pasado 7 de agosto en nuestra cuenta de Instagram:

571 Compartir