¿Se han dado cuenta que la avenida Arequipa es cómplice de la movida new wave, post-punk e incluso gótica en el país? A través de ella podemos llegar a casas de estos géneros ubicados desde Santa Beatriz -como The Blood- hasta Miraflores -como Nébula Club- o incluso en el mismo corazón de Lince, donde se ubica Coco’s (ex Mango’s), local que aunque sea una discoteca urbana, numerosas veces se ha disfrazado de albergue para artistas internacionales como Human Tetris, The KVB y repetidas veces Motorama. Para mí es una avenida que aún con todo su comercio, tráfico y contaminación audiovisual, evoca una emoción especial al saber que entre tanto pueden ocurrir conciertos y noches inolvidables para un corazón que siempre prefirió el rock.

Motorama, aquella banda rusa que se ganó el corazón de varios peruanos desde que comenzara a sonar en la radio a inicios de la década, volvía a nuestras tierras para sorpresa de muchos. Y es que no pasa siempre que una banda vuelva tan seguido, pero argumentando bajo esa misma línea, no es gratuito que una banda no masiva regrese por cuarta vez a estas tierras: se lo han ganado. Siempre al frente con Vladislav Parshin (guitarra y voz), hemos podido ver a la banda mutando de formación y saliendo a flote siempre: quintento, después cuarteto, luego el cambio de la muy querida Irene Parshina como bajista a manager tras el nacimiento de su hijo con Vladislav, hasta finalmente aparecer en esta ocasión como un trío valiéndose de los recursos a su alcance para transmitir en vivo la atmósfera que crea escuchar a la banda con los audífonos de tu confianza en donde te agarre la vida.

motora concierto lima 2018

El concierto iniciaría con la presentación del proyecto local Lluvia Trip, banda indie que con sus sonidos shoegaze y dream pop alcanzados tras cinco años de carrera supo arrancar los primeros gritos y aplausos de la noche. Fue la primera vez que los escuché en vivo y debo decir que me sorprendió la propuesta, reafirmando su buena elección como acto de apertura. Aunque algo que también me sorprendió -a nivel secundario- fue la estética y actitud medio irreverente que mostraban, que más la esperaría de una banda de punk melódico tal vez.

Luego de esto seguiría el trabajo técnico sobre el escenario para que la banda estelar pudiera presentarse. Sería un momento de pifia por parte del entusiasmado público para el programador de música que se le ocurriría repetir una misma canción de fondo por tres veces. Para este momento, podíamos ver cómo la zona general ya estaba repleta, mientras que el segundo piso lucía rodeada de personas. Y así fue como tendríamos nuevamente ante nosotros a los rusos de Motorama. A partir de aquí, cualquier movimiento sería excusa para que el público estallara en ovaciones: la banda ni había empezado a tocar la primera canción y ya habían recibido como cinco ovaciones mientras terminaban de afinar sus instrumentos. Finalmente empezaba la fiesta con “Wind in Her Hair” al ritmo de batería, guitarra y sintetizador.

motora concierto lima 2018

A lo largo de su presentación, Vladislav y Maxim Polivanov ya no solo rotarían guitarra y bajo como en su anterior presentación, sino también el teclado. Algo que no cambiaría en ellos sería el poco uso de palabras en su interacción con el público. Serían tres o cuatro veces que Vladislav se acercaría al micrófono entre canciones para decirle “gracias” a un público sumamente entregado y extasiado, lo cual incluso creaba una imagen desproporcionada para un espectador desde el segundo piso. Pogos, saltos, coros, gritos, aplausos y oh-oh-ohs fueron cosa de todo el show.

Motorama cumplió en entregarle lo que quería a su público con un setlist en el que incluyeron temas que recorrían su discografía como “Normandy“, “Deep“, “To The South“, “Hard Times“, “Ghost“, “Heavy Wave“, “Alps“, “Tell Me” y varios más. Sin necesidad de un encore, los de Rusia se despedirían una vez más de un gran grupo de fans enamorados ubicados al otro lado del planeta que sabían que no podían pedir más. Ciertamente no sería raro verlos una quinta vez en el Perú.

Crónica por Paulo Contreras. Fotos por Leandro Padilla.

Mira más fotos del concierto de Motorama en Lima 2018 desde nuestro Instagram:

319 Compartir