Crónica: Mute y No Trigger en Lima 2018

Este último viernes 9 de febrero, Mute volvió por tercera vez a visitar Perú en el marco de una nueva gira sudamericana para promocionar su último álbum Remember Death (2016). Para esta ocasión, llegaron acompañados de No Trigger -sus hermanos del sello Bird Attack Records- para remecer todas las paredes del Vichama Bar, un local que comienza a convertirse en casa de este tipo de conciertos donde el pogo y la cerveza fueron elementos claves.

Como es característico en los shows de 511 Underground, una de las pocas productoras que siguen apostando por el hardcore punk en nuestro país, la noche entraría en calor con la participación de un gran número de bandas locales tanto emergentes como un poco ya más posicionadas: Blackspeed, No Te Detengas, No Fate, 4 Lukas, Angry Youth y Ching Dinasty.

Pasadas las 10 pm, sería el turno de ver en acción a No Trigger, directamente desde Massachusetts, Estados Unidos. La banda de hardcore punk haría su debut en Lima incluyendo temas desde los más antiguos con canciones del disco debut Canyoneer (2006) y del aclamado álbum Tycoon (2012) hasta el recientemente publicado EP Adult Braces (2017). Si bien parecían estar frente a un público que no reconocía del todo sus temas, logran armar el pogo, dejando el ambiente listo para que siguiera la banda principal de la noche.

Mute, uno de los abanderados del skatepunk canadiense contemporáneo, hacían acto de humildad al aparecer sobre el escenario para instalar ellos mismos sus equipos e instrumentos. Lo que podría ser un momento aburrido o cargado de ansiedad para el público ante la espera, terminó siendo un momento de emoción al sonar de fondo distintos temas de uno de los padres del hardcore melódico: Bad Religion.

Una vez instalado todo, desaparecían detrás de una enorme banderola de la banda colgada en la pared del escenario. Minutos después aparecerían para demostrar esa combinación de energía y buena onda que les ha permitido venir tres veces en los últimos años y encontrar cada vez más una mejor respuesta por parte del joven público peruano gustoso del punk técnico y veloz, quienes sin duda ya los llevan en el corazón.

El circle pit vendría gracias a temas como “Resistance” y “Fill The Void” del último disco, así como con temas de los discos The Raven (2008) y Thunderblast (2011) que fueron los que llevaron a ser uno de los exponentes del skatepunk de esta década. Pero no sería hasta la parte del encore que nos regalarían una grata sorpresa al tocar “Don’t Call Me White”, un cover de otro de los padres del punk melódico: NOFX. Grata noche para los amantes del “tutupá”, estamos seguros que vendrán más de estas.

Crónica por Paulo Contreras. Fotos por Samuel Girón

63 Compartir