La llegada del buen tiempo a Barcelona nos avisa que está por empezar la temporada de festivales. Es este el momento del año donde los punks, frikis, goths, intelectuales, metaleros, ravers y demás fauna urbana invaden las calles y terrazas de la ciudad condal, y como todos los años la temporada no se da por iniciada hasta que empieza el primer gran festival del año: el Primavera Sound.

Björk, Arctic Monkeys, Tyler the Creator, Fever Ray, Nick Cave, The Breeders, Deerhunter, Beach House, Lorde, son solo algunos de los muchos que han revuelto las redes sociales generando envidias y las obvias comparaciones con carteles pasados. Pero este festival no son sólo cabezas de cartel; son más de 250 artistas los que se presentan en alrededor de 15 escenarios diferentes. El Parc del Fòrum es el recinto principal del Primavera Sound y llega a albergar a más de 200.000 asistentes, aunque fuera de este espacio, sigue siendo difícil escapar de los tentáculos de este macro festival.

La semana inicia con las tocadas en el Apolo, uno de los clubes y teatros más importantes de Barcelona. Lunes y martes se presentaron bandas como Ganges, The Men y The Sea and Cake, con estos últimos emocionando a los nostálgicos de la escena americana de los noventas. El renovado teatro (pasó gran parte del año pasado en remodelaciones) ha mejorado mucho la segunda sala de conciertos por lo que la calidad sonora ya no solo se reserva para la sala principal y se pueden apreciar conciertos paralelos. De estos días, lo que destaco por excelencia es al dúo barcelonés Za!: math rock, extravagancia, arpegios y baterías arrítmicas los confirman como uno de los mejores directos de España.

El miércoles comienza en paralelo al festival el Primavera PRO. El CCCB –Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona– se convierte en el punto neurálgico del festival, importantes nombres de la industria musical se reúnen a dar charlas, ruedas de prensa y conferencias, Father John Misty, Stuart Murdoch, entre otros. Durante el PRO, teatros, parques y plazas se llenan de escenarios donde se pueden encontrar bandas emergentes dándose a conocer a un público que está en busca de la novedad. Este año las bandas peruanas brillaron por su ausencia (estuvieron presentes en el 2016 y 2017), pero representándonos estuvo la productora Headsouth que llegó a dar a conocer su emprendimiento “INSIDES” en el marco del Primavera PRO.

Es en esta noche que se dan los primeros conciertos en el Parc del Fòrum. Estos son gratis, lo que convierte el viaje al Fòrum en una odisea para los espectadores. Una vez pasados los controles de seguridad, siento que por fin he vuelto al Primavera Sound. Por ahora sólo están habilitados 3 escenarios, pero ya se puede ver a la gente emocionada en busca de buena música. Spiritualized se presentó en el Auditori –un centro moderno de conciertos cerrado con butacas al estilo teatro– y Javiera Mena bailó con su propuesta electro pop. A las 19:45, la presentación de YUNG BEEF fue mi primera decepción del festival. Después de haber dado una excelente rueda de prensa con C.Tangana y Bad Gyal, tenía ganas de ver su directo pero el abuso de playback –que parece ya marca registrada del trap– y su incapacidad para cantar hicieron que su presentación sólo fuera interesante para sus fans en Instagram. Casi una hora después, Wolf Parade hicieron un repaso de sus excelentes temas de los primeros discos, y ya para las 22:15 los escoceses de Belle and Sebastian, en un set donde mezclaron twee pop con un toque moderno, hicieron corear a su público. Con estos últimos se podían ver tres generaciones juntas cantando los clásicos de la banda. Es un acierto hacer estos conciertos gratuitos para los muchos que no pueden pagar los altos precios del abono al festival.

Primer día de festival propiamente como tal, y se nota que este año el cartel ha tenido más presencia femenina (que el “Primavera Award 2018” se lo haya llevado la asociación Mujeres de la Industria en la Música y que el festival se preocupara de adherirse a “No Callem” –protocolo de actuación contra agresiones sexuales promovido por el Ayuntamiento de Barcelona – es prueba de ello).

Este ha sido un año de gran exposición para los colectivos feministas, y para no quedarse atrás, el jueves fue el día en el que podríamos decir que las headliners fueron mujeres. Las californianas de Warpaint y su dúo de voces pasaron por muchos estilos desde el disco al rock pasando por el art rock que las caracteriza. Kelela flirteo entre el RnB y el pop mientras empezaba a oscurecer y el dia pasaba a la noche.


El plato fuerte de la noche era Björk: la islandesa acompañada de 7 flautistas, una batería electrónica y un DJ, presentó su último disco Utopía en una mística presentación en la que los visuales florales al ritmo de la música y las vestimentas futuristas de los artistas fueron lo más llamativo. Musicalmente estuvo bien, pero fue quizás un poco monótono para un festival tan ecléctico, pero Björk no vino a presentar un greatest hits (aunque nos soltó su clásico “Human Behavior” entremedio).

Después de la presentación de Björk lo mejor fue ir a ver a Fever Ray en el escenario Primavera. La ex The Knife se presentó con su diversa banda de mujeres (una de ellas peruana) lo más destacado de la noche. Dos percusionistas, que además lanzaban las líneas de sintetizador, acompañadas por las bailarinas/coristas con sus perturbadores trajes exuberantes de feminismo y sexualidad, lograban que la música de Fever Ray exorcizara a todos los ahí presentes y los llenara de adrenalina para el resto de la noche. Tocaron varias canciones del nuevo disco Plunge, como los sencillos “IDK About You” y “To the Moon and Back”, sin dejar de lado grandes éxitos de su primer disco como “When I Grow Up” o “If I Had a Heart”, y terminando con una potente “I’m Not Done”.

El viernes se dieron las presentaciones de Panda Bear, Daphni, Thundercat, entre otras propuestas electrónicas y pop, pero también fue el día dónde se pudo apreciar el corte más áspero del Primavera Sound. La sólida presentación de John Maus, golpeándose la cabeza con el micrófono durante la misma fue sólo el comienzo. Shellac, banda liderada por Steve Albini (una eminencia de la historia del rock) que tiene casi como regla no tocar en festivales, logró que sus fans entren en trance con su sucio y repetitivo post-punk. “No puedo creer lo bello que es todo esto, no entiendo cómo no están agarrando furiosamente entre todos ustedes” dijo Albini en su clásico monólogo, con una buena dosis de buen humor.

Por si fuera poco, después de una excelente performance, los 3 integrantes de Shellac recogen todos sus instrumentos y los guardan en un camión como si fueran una banda adolescente (o una banda de verdad). Lección de humildad.

Un suceso imprevisto del festival fue cuando Migos, los referentes del trap, perdieron su vuelo y fueron Los Planetas quienes aparecieron para presentarse en el escenario más grande de todo el festival. Escuchamos al público cantar en castellano, corear canciones como “Segundo Premio” y “No sé cómo te atreves” con La Bien Querida. Después de tocar su hit “Un buen día”, J, líder de la banda, se confiesa con el público: “Hoy es un buen día para el pueblo español y el pueblo catalán, porque el gobierno fascista de España acaba de dejar el poder” esto en referencia a la vacancia del presidente de gobierno Mariano Rajoy ese mismo día en la mañana y al inicio del gobierno socialista.

De las revelaciones del Primavera Sound, la primera fue Idles, banda de post-punk de Bristol que vino a presentar su LP Brutalism. Los ingleses tuvieron uno de los directos más energéticos que he visto recientemente, pocas bandas logran tener un buen pogo en este festival, y vaya que lo lograron crear con su épico single “Mother”. La segunda fue Arca, un artista en todo el sentido de la palabra. El venezolano, conocido por ser productor de Björk y Kanye West, entra al escenario con un vestido de diva que podría parecer el sueño BDSM de David Lynch, y al empezar su dj/live set, no suenan los subgraves. Mientras lo solucionan, empieza a contar un sueño que tuvo esa noche: una locura. Solucionado y con los subs prendidos, revienta al público con una mezcla de electrónica industrial, bachata y poesía sonora. Impresionante. Fue un día en el que también destacaron Ty Segall o Tyler the Creator, que con su disco “Flower Boy” ha logrado posicionarse frente a un público más amplio y tuvo uno de los conciertos más sólidos de la jornada.


El sábado Ariel Pink dio la primera de las dos presentaciones que tuvo este año en el que presenta su album Dedicated to Bobby Jameson. Slowdive dio un hermoso recital de delays y reverb. Double Dream of Spring fue el album que vino a presentar Deerhunter y a banda de Bradford Cox comandó una vez más a su legión de fans al anfiteatro de Ray Ban, que siempre tiene un sonido impecable. Arctic Monkeys hizo su debut en el Primavera Sound, pero se notó cómo sus temas más antiguos son lo que más se recuerda de ellos, el último de sus constantes cambios de estilo no termina de cuajar.

Oneohtrix Point Never presentó su nuevo disco “Age of” en los escenarios y el dream pop de Beach House nos llevó en un viaje en el que disfrutamos de la voz de Victoria Legrand que tanto los caracteriza. Esta vez con toques electrónicos, o hasta momentos shoegaze. Se ve que han llegado al punto de su carrera donde ningún escenario les queda grande y pueden jugar tanto con las sutilezas de sus canciones como con la potencia de sus equipos.

El gran descubrimiento del lado más electrónico del Primavera fue Evian Christ. Su dj set fue en un espacio cerrado, un parking convertido en club, y poco se podía ver por el humo y las luces estroboscópicas que creaban un ambiente surreal y lograban la sensación de haberse teletransportado de un festival masivo a un pequeño club under. La música que varió del industrial y el gabber más oscuro al hiphop experimental y al pop fueron de una intensidad que definitivamente inducía a la psicodelia. Evian cerró el showcase de WARP, mítico sello que también trajo a ADR, Nikisi, Yves Tumor, Lyzza, etc.

Como ya es una tradición, con Dj Coco y todo el equipo del Primavera bailando desde el escenario, acaba una edicion más del Primavera Sound.

Escrito por Alberto CW. Fotos por Lina Frank.

Te dejamos con el after movie del Priamvera Sound 2018:

90 Compartir