Algún día nos tenía que tocar. Desde mediados del 2016, ya se venía voceando el retorno de Radiohead por Sudamérica y muchos cruzábamos los dedos de no ser dejados de lado como aquel 2009 en el que tuvieron a Kraftwerk como acto de apertura. Todo esto se hizo realidad cuando fue anunciado el Soundhearts Festival a finales de noviembre del año pasado. El cartel prometía: Por Perú, Mundaka, los reyes absolutos teloneando a los mejores actos que llegan a Lima. Completaban Junun, Flying Lotus y claro, Thom Yorke y Cia.

Por cuestiones de logística, no alcancé a ver a Mundaka pero por suerte podemos verlos girando en el circuito local. Buena elección de la banda nacional que pasa por un excelente momento.

Junun

La performance de Junun, proyecto de Jonny Greenwood en colaboración con el músico israelí Shye Ben Tsur, fue un deleite para los sentidos resaltando la combinación de instrumentos de viento y percusión. Y el público lo supo agradecer ovacionando y respondiendo en muchas partes en un idioma al que quizás jamás pensaron que llegarían a corear. Y ya no era importante si lo habían pronunciado bien o no. Ahí residía lo maravilloso de este diálogo mientras el buen Jonny detrás de su característico flequillo permanecía abstraído en lo suyo solo interrumpido por un algún esporádico gesto de agradecimiento al público.

Luego llegó el turno de otro de los más esperados de la noche: Flying Lotus. Mezclando el paisajismo con el grime y unos visuales pensados para dilatar pupilas, calentó la noche y ofreció motivos para bailar. Utilizó todos los trucos de su amplia paleta electrónica para confirmar lo estimulante de su propuesta y sirvió de carta de presentación para quienes solo fueron a ver a los ingleses.

Radiohead Estadio Nacional 2018 Lima Peru

Dieron las 9pm y puntual salió Radiohead. A diferencia de muchas bandas que vienen con una lista de canciones ya establecida y de la que se ciñen durante toda la gira, los liderados por Thom Yorke ofrecen sorpresas y las van soltando de acuerdo al ánimo de la banda, así que mientras sonaba la relajada “Daydreaming” de su último álbum que venían a presentar (A Moon Shaped Pool), pensaba en ese reiterado “todo puede pasar” que escuchaba a la entrada del Estadio Nacional. Me percaté durante “Ful Stop” (también de su último álbum) que, desde donde me encontraba, el sonido no se perdía como en otras ocasiones en este recinto y no decayó durante toda la velada. Las pantallas laterales a estas alturas ya reflejaban su intenso aparato lumínico que con el correr de las canciones alcanzaría mayor protagonismo.

El álbum del que tocaron más canciones fue el In Rainbows que recuerdo acompañó, en la soledad de mi cuarto, aquella Navidad y Año Nuevo del 2007 con un dvd que puse una y otra vez de una presentación en el que la banda se tocaba íntegro el disco (si, I’m a weirdo). Así que me mantuvo en trance cuando tocó el turno de escuchar las rítmicas “15 Step” y “Bodysnatchers” o la bellísima “All I Need”, irreal estar escuchando “Reckoner” que me haría olvidar que nunca tocarían mi favorita “Jigsaw Falling Into Place” y “Nude” que enmudeció el estadio (de las tantas veces que lo logró Thom Yorke con una voz como si estuviera grabando en el estudio) y una de las joyas de la noche “Weird Fishes/Arpeggi” donde aguardé los coros de Ed O’Brien en varias partes de la canción y cuando me disponía a cantarlos, todo el estadio acompañó al guitarrista. Esos coros no solo los esperaba yo. La emoción no pudo contenerse más y las lágrimas cayeron. We were weirdos.

Cómprate el último de Radiohead, es el disco más triste que vas a escuchar en tu vida” sentenciaba un amigo al otro lado de la línea un día del 97. Y si pues, no sé si será el más triste pero que desolado quedaba uno luego de su escucha a pesar que estaba lejos de ser un yuppie networking. Asi que el Ok Computer era otra parada obligada en este viaje en el tiempo que era este concierto. Aguardaba “Let Down” que me parece una de sus más bellas canciones pero al final fue canjeada por “No Surprises” y me pareció justo. Sonó hermosa, emotiva y con toda la gente conectada y coreándola de principio a fin. También se pudo escuchar “Exit Music (For a Film)”, desgarradora balada en la que te pasa la idea de solo sobrevivir a ella con ese brutal cierre (“We hope that you choke, that you choke”). Hermoso ver el Estadio Nacional con todo el público entregado -es inevitable las fotos y las odiosas filmaciones- pero en su gran mayoría hinchando por la banda que siempre quisieron ver en Lima.

Hubieron visitas al Kid A, el álbum en el que aplicaron todas las enseñanzas de Autechre o Aphex Twin y las convirtieron en esa suerte de esbozos de canciones. Con Thom Yorke en el piano, hicieron realidad el sueño de muchos con “Everything in It’s Right Place” y tocaron juntas “The National Anthem” e “Idioteque”, tal y como las hicieron debutar en el Saturday Night Live de la época.

Radiohead Estadio Nacional 2018 Lima Peru

Dos momentos para enmarcar antes del último encore. “Street Spirit (Fade Out)” ejecutada con soberbia y donde toda la humanidad del concierto, si cabe el término, recayó en las miles de gargantas que entonaron este y todos los himnos de la banda. Nunca me gustó “Fake Plastic Trees” y hasta la odié en esos años (creo que sobre todo por ese video donde lo veía lamentarse subido en un coche de supermercado) pero es innegable que Thom Yorke caminó sobre las aguas cuando la interpretó ayer.

Cuando regresaron, el cantante saludó al público e hizo mención de que era su primera vez en Lima. Ya te podías dar una idea de qué iba a venir. Si, la tan odiada por todos, “Creep”, pero que también fue coreada por todos de la misma forma. Y es que no se pude discutir el poder de esta canción que si bien ha sido radiada hasta el hartazgo, no le quita un ápice de su contundencia a la hora de escucharla en vivo. Yorke la cantó maravillosamente, y junto a los aporreos de guitarra de Jonny arrancaron gritos, aplausos, espasmos y convulsiones. Luego, la inmortal “Paranoid Android”, que a la manera de una montaña rusa, te sumerge una y otra vez, a diferentes velocidades, en esa oscura descripción del futuro desde aquellos 90’s. Los coros con el “Rain down, rain down, come on rain down on me” con las 30,000 almas que abarrotaron el coloso de José Díaz fueron apoteósicos.

Y para cerrar “Karma Police” con el estadio entregando su último aliento y despidiendo a la banda que coronó una noche gloriosa en su primera visita a nuestra ciudad. Una noche para recordar y un gol para Move Concerts en su esfuerzo por traerla. Sin lugar a dudas, un concierto como este se coloca de todas maneras en un top favorito personal de conciertos junto a los ya históricos The Cure, Sonic Youth y Bjork. God loves his children, yeah.

Crónica por Álvaro Torres. Fotos por Francisco Medina

Setlist de Radiohead en Lima 2018:

1. Daydreaming
2. Ful Stop
3. 15 Step
4. Myxomatosis
5. All I Need
6. Pyramid Song
7. No Surprises
8. Everything in Its Right Place
9. Bloom
10. Reckoner
11. Nude
12. The Numbers
13. Where I End and You Begin
14. Street Spirit (Fade Out)
15. Weird Fishes/Arpeggi
16. 2 + 2 = 5
17. Bodysnatchers
Encore:
18. Fake Plastic Trees
19. You and Whose Army?
20. There There
21. Exit Music (for a Film)
22. The National Anthem
23. Idioteque
Encore 2:
24. Creep
25. Paranoid Android
26. Karma Police

Mira más fotos del concierto que dio Radiohead en Lima el pasado 17 de abril desde nuestro Instagram:

2K Compartir