Sobre el telón al fondo del escenario se proyecta el logo que es a la vez familiar y extraño. Familiar porque, nominalmente es The Drums, banda que nos ha acompañado toda esta década y que hemos visto ya dos veces en Lima. Extraño, porque la tipografía no calza con la banda que conocíamos. Esto es porque es el cantante Jonny Pierce, enfrentado con el abandono gradual de sus músicos, quien lleva la batuta total de la banda. El cambio ha sido positivo; Abysmal Thoughts muestra a Pierce volviendo a los sonidos anteriores de la banda con buenos resultados.

La pregunta es ¿cómo se mantiene a la fecha el sonido que formularon en el 2010? La verdad es que bastante bien. Las tendencias vienen y van, pero hay combinaciones inmortales, léase: letras melancólicas, música alegre y la voz de un cantante excepcional. Es el mismo cóctel al que fue sujeto el Barranco Arena el pasado lunes con Future Islands – quienes destruyeron el local – y The Drums no tuvo problema en dar la talla a la hora de llenar el local o de dominar el escenario.

La banda arrancó con una seguidilla de hits tomados de sus primeros discos – aunque cabe la pregunta ¿qué canción de sus primeros dos discos no es un hit? – “What you were” se anuncia con autoridad y tambores contundentes; “Me and The Moon” para cantar llorando; “Best Friend” para bailar llorando. Llegado este punto, deslizan un tema de su nuevo disco en el setlist: “Heart Basel”, que evoca una respuesta masiva en el público. The Drums retoma el asalto de clásicos con “Days”, “Let’s Go Surfing” y “Money” – durante esta última canción el público vocifera en respuesta a un punteo de guitarra, algo insólito para estas épocas, pero tal es el poder duradero de estos temas.

Con “I need a doctor” se interrumpe este obsequioso recuento. Después de todo, esta es la gira de promoción para su álbum más reciente. “Blood under my belt” es un corte de alto calibre emocional con un coro increíble – Yes it’s true that I hurt you, but I still love you, I love you – donde Jonny saca a relucir su voz, una voz que parece la mezcla de los mejores timbres de los Beach Boys. “Head of the Horse” es un tema más lento y reposado cuyas melodías y capas me recuerdan al Disintegration de The Cure. El contraste de velocidades favorece el broche del set: “Mirror”, canción con la que Doble 9 nos viene bombardeando y que hace sentir tan dulce el ser miserable. Este es el sello único de The Drums: I look in the mirror when the sun goes down. I ask myself: who are you now? – no hay otra voz que que pueda conjurar esta mezcla de emociones.

Por cierto, la presentación de The Drums fue precedida de por un excelente set de Salt Cathedral. La mezcla de sonidos señala al pop electrónico de CHVRCHES y el formato contemporáneo (establecido por Crystal Castles) de chica que canta – chico que toca. Los detalles de guitarra latinoide y los laberintos vocales únicos de Juli son suficiente para darle al grupo su propia voz. El tema que resalta aquí es “Move Along“, que alcanza su pico con un beat drum’n’bass y a la que Juli dio un final a capella. De los mejores momentos de la noche.

The Drums regresa al escenario para el encore: “Meet me in Mexico”, un single lanzado este año, y “Rich Kids”. Quizá – solo quizá – esta no fue la mejor idea. Por lo menos no para un público que estaba esperando unos cuantos temas más de los discos más celebrados. La última canción de la noche fue “Down by the wáter”, un emblema de la banda que despierta cantos en todo el mundo, pero también el es final inequívoco que suele utilizar la banda para cerrar todos sus conciertos. La música del local comienza tan pronto la banda se baja del escenario y, a descreencia del público que sigue vitoreando, el concierto ya terminó. Comparado con el leviatánico set de Future Islands (19 canciones), este se quedó un poco en el diente.

No hay mucho más que reclamar, sin embargo. Pierce se mostró genuinamente feliz de estar en Lima y agradecido con su público (decía “thank you, thank you so much” casi compulsivamente luego de cada tema). Cuando necesitaba restringir su voz, en su lugar nos obsequió aquel baile característico, más agraciado que el del mismo Morrissey.

Crónica por Nicolás del Castillo. Fotos por Miraya Molero Denegri.

Mira más fotos del concierto de The Drums en Lima 2018 desde nuestro Instagram:

Setlist de The Drums en Lima (jueves 10 de mayo):

1. What You Were
2. Me and the Moon
3. Best Friend
4. Heart Basel
5. Days
6. Let’s Go Surfing
7. Money
8. I Need a Doctor
9. Blood Under My Belt
10. Head of the Horse
11. Mirror
Encore:
12. Meet Me In Mexico
13. Rich Kids
14. Down by the Water

242 Compartir