The Kooks fue una de las primeras bandas en marcar mi adolescencia. Aunque con el tiempo se fue perdiendo entre mares de más y más música independiente y disqueras nacionales, jamás podría negar el impacto que sus cuatro placas han marcado, ya sea acompañando mis recuerdos de aquella etapa y el inicio de mi vida adulta.

La banda de Brighten llegó a Lima para tocar en los Domos de San Miguel a sala llena este domingo 6 de mayo. Luego de disfrutar del sunset, cervezas y la excelente presentación de Teniente Cooper (quienes tocaron para un 50% de los asistentes, una buena marca para una banda telonera) estuvimos listos para recibirlos. Mientras la banda se preparaba para salir a escena y el recinto se iba llenando a niveles que un agorafóbico sería incapaz de sobrevivir, la expectativa crecía en todos y cada uno. De hecho, cada vez que un técnico de sonido subía al escenario con un instrumento, la multitud era incapaz de contener gritos de emoción.

A las 9:03 pm salen a escena Hugh Harris, Peter Denton, y Alexis Nuñez, liderados por un carismático y seductor Luke Pritchard. Todo comenzó con “Eddie’s Gun”, “Sofa song” y su nuevo single “Be who you are”. De hecho, no se guardaron nada y quemaron varios himnos al principio del show, como “Ooh La” y la canción basada en looping “Bad Habit”.

The Kooks Lima Peru 2018

Durante el show, Luke se tomó el tiempo para agradecernos por el recibimiento y las buenas. Comentaba que siempre quiso venir al Perú y que por fin se había dado la oportunidad. El baterista, llevaba muy alegre la camiseta oficial de la selección de fútbol peruana. Cabe resaltar que presentaron por primera vez sus nuevas canciones “All the time” y “No pressure” ante un público capaz de entender el acento inglés y corear después de la primera estrofa, sin necesidad de que los ingleses lo pidieran.

Luego de más de una hora de viaje por su discografía, de recordarnos a todos nuestras adolescencias y un par de pogos, bajaron del escenario. Todos sabíamos que iban a volver a subir (porque de hecho faltaba que tocaran “Naïve”) y nos unimos en un coro de “olé, olé olé olé, The Kooks!”.

Luke Pritchard fue quien cedió primero ante el pedido de la hinchada y nos regaló “Seaside”, seguida de “Always Where” y “Naive” para cerrar un excelente setlist que no dejó a un solo fan decepcionado. Más bien una huella inmensa en todos quienes saltamos para acercarnos a la banda en cada momento que se aproximaron al pitt y que esperamos que vuelvan pronto. Estoy totalmente seguro de que así será, y de que seremos más cuando vuelvan.

Crónica por Andrea Altamirano. Fotos por Brayan Flores.

Mira más fotos del concierto de The Kooks en Lima desde nuestro Instagram:

650 Compartir