La verdad es que hay demasiado para contar de este concierto, ya que este era el tipo de evento que varios fans nunca pensaron que iba a poder darse en Lima. Se debe apreciar que lo que logró Kandavu como productora era un gran riesgo al traer a The Offspring y Bad Religion, y que no fallaron en la entregar lo prometido. El evento fue inolvidable; sin embargo, desde que se comenzó a promocionar el concierto hubo varias cosas que no fueron bien recibidas por el público.

Para comenzar los precios elevados y la división de zonas fue algo universalmente rechazado por los fans. El otro problema fue que bastante de la promoción del evento parecía alienar a su público objetivo, se tenía entre los asistentes un sentimiento compartido que la productora no se dio el tiempo suficiente de comprender (o siquiera consultar con personas que estuvieran al tanto de) el trasfondo de las bandas a las que traían, más allá de una idea cliché de punk, el enfoque por motivar el interés de asistir al evento se mantenía más que nada en recordar el peso de estas dos bandas icónicas del punk californiano.

Habiendo dicho esto el show fue una %&$&# locura. Desde las 6:20 pm ya se habían formado filas de personas defendiendo una posición estratégica al borde del escenario y al borde de la división de la sección posterior en anticipación a ver el show. Plaza Arena fue un espacio excelente y fue armado a la perfección, el escenario estaba a pocos metros del público, pero los suficientemente alto como para ser visto desde atrás. La espera fue un poco rara ya que mientras las promociones pasaban en las pantallas del escenario la música de espera era algo que esperarías oír en un ascensor o un comercial de helados D’Onofrio, esto nuevamente fue algo que alienaba al público.

Pero hablemos del show. Respecto a nuestras bandas locales, Inyectores arrancó perfectamente puntual a las 7:20 pm y fueron el presagio de punk melódico perfecto que ha de venir más tarde. Después de una hora de música de ascensor en repetición, Inyectores le sacó el óxido a todos los presentes; la gente no estaba ahorrando energías para más tarde. Seguido de esto Aeropajitas entro como un puñete, fue golpe tras golpe de hardcore sin descanso. «Macha» bajándose y saltando la barrera para estar con el público durante «Herida Andante» fue el final perfecto a un set energético.

Ahora sí, toda la gente que había estado descansando empezó a aparecer adelante. Y hay algo que se tiene que señalar sobre porque era tan increíble lo que se venía. No solo era el retorno de Bad Religion a Lima después de 8 años, sino que además ese día, 2 de noviembre, se cumplían 30 años del lanzamiento del álbum No Control (1989), uno de los álbumes más importantes del hardcore melódico. Y se celebró AQUÍ.

La emoción acumulada se volvió una explosión cuando inmediatamente comenzaron con «21st Century Digital Boy«, donde guitarrista Mike Dimkitch se lució con un solo impecable. Seguido de esto no hubo canción que no tuviera a todo el público cantando, ni cuerpos volando encima de todos. La expresión “de cabeza” se cumplió al 100% mientras que todos perdíamos la cordura con cada canción.

Para celebrar el aniversario de No Control nos dieron «I Want to Conquer the World«, «Automatic Man«, y la canción que da título al álbum. También se tuvo «Infected«, «Generator«, «Sorrow«, «Sinister Rouge«, «Stranger than Fiction«. El setlist no decepciono para nada y aun así siempre sentías que faltaba más; el momento más emotivo definitivamente fue cuando llegaron a «Skyscraper«. Pudimos apreciar por primera vez las canciones «Chaos from Within«, «Do the Paranoid Style» y «End Of History» de su más reciente álbum Age of Unreason (2019) y «Fuck You» de su penultimo álbum True North (2013).

Algo notable este año en los setlist de Bad Religion ha sido su implementeción de la canción «The Dichotomy» como preambulo para «Recipe For Hate«; «The Dichotomy» es una canción salida de su segundo álbum Into the Unknown (1983), famoso por ser un álbum de rock progresivo de baja producción que la banda rechazo del todo de su historia (tanto así que ni siquiera existe en ninguna de sus redes oficiales y pocas veces han tocado alguna de sus canciones); pero que ahora ha sido reformuladas y suenan increíble en vivo. Cerrando ya con «American Jesus» la experiencia fue única. Esa noche The Offspring se refirieron a Bad Religion como leyendas vivientes, y esa no es una declaración errada, ver a Greg Graffin, Brian Baker y Jay Bentley nuevamente en escenario es algo que me ha marcado este año.

Ahora si Bad Religión vino para dejar un incendio en el escenario, The Offspring llegó para echar kerosene al fuego. La selección de canciones estuvo hecha para ganarse al público desde que iniciaron, arrancando de frente con «Americana« seguida de «All I Want«. Los matices en como el público disfrutaba la música eran más variados ya que nos dieron hit tras hit de música que era tanto pogueable como lo era pop. Éxitos como como «Come out and Play«, «Want You Bad«, «Saring at the Sun«, «What Happened to You«, «Cant get my Head Around You«, «Youre gonna go far Kid» y «Pretty Fly (For a White Guy)» eran intermediados por momentos en que Noodles y Dexter daban gracias al público.

Se dieron el tiempo de felicitar tanto a Inyectores como a Aeropajitas, reconociendo la calidad de ambas bandas y del punk peruano pasaron hacerle tributo al rock nacional tocando «Demolición» de Los Saicos. También nos dieron un cover de «Whole Lotta Rosie» de AC/DC. Un momento que resalto fue cuando se trajo un piano para que Dexter toque una versión emotiva de «Gone Away» del álbum Ixnay on the Hombre (1997). Pero inmediatamente después de eso subieron pasaron a reanimar todo con el ska de «Why Cant You Get a Job«, con pelotas de playa apareciendo en todas partes. Para cuando nos hicieron pensar que se retiraban y la gente reclamaba que no se vayan, cerraron todo con broche de oro teniendo a todos coreando «Self Esteem«. No hay que confundirse, aquí los headliners fueron The Offspring. Por tercera vez en Lima, fueron un éxito.

La performance de las cuatro bandas fue definitivamente lo que hizo del concierto algo increíble, aunque ciertos problemas con el sonido no permitieron a las personas de atrás apreciar la música como se podía más adelante; problema que no se solucionó hasta que subió The Offspring. Pero igual no hubo como estar insatisfecho con lo vivido no solo vimos a dos bandas icónicas del punk, sino que además tuvimos la suerte de ser la última fecha de la gira sudamericana antes de su retorno a al norte.

Crónica Alonso Saer. Fotos por Raúl Umeres.

Setlist de Bad Religion en Lima 2019

  1. 21st Century (Digital Boy)
  2. Fuck You
  3. Generator
  4. Chaos From Within
  5. Stranger Than Fiction
  6. The Dichotomy
  7. Recipe for Hate
  8. End of History
  9. Automatic Man
  10. No Control
  11. Skyscraper
  12. Suffer
  13. I Want to Conquer the World
  14. Do What You Want
  15. Overture
  16. Sinister Rouge
  17. Infected
  18. You
  19. Do the Paranoid Style
  20. Sorrow
  21. Fuck Armageddon… This Is Hell
  22. American Jesus

Setlist de The Offspring en Lima 2019

  1. Americana
  2. All I Want
  3. Come Out and Play
  4. It Won’t Get Better
  5. Want You Bad
  6. What Happened to You?
  7. Staring at the Sun
  8. Demolición(Los Saicos cover)
  9. Whole Lotta Rosie(AC/DC cover)
  10. Bad Habit
  11. Gotta Get Away
  12. Gone Away
  13. Why Don’t You Get a Job?
  14. (Can’t Get My) Head Around You
  15. Pretty Fly (For a White Guy)
  16. The Kids Aren’t Alrigh
  17. Encore:
  18. You’re Gonna Go Far, Kid
  19. Self Esteem