El sábado 18 de mayo Lima se vistió de negro para albergar a una banda que en una oportunidad anterior dejo una deuda con un público deseoso de escucharlos en vivo. Belgrado, una banda del viejo continente activa y con tres discos en su haber, hacia su presentación en el centro histórico de la ciudad.

Lima siendo una ciudad gris por excelencia se insertaba perfectamente en un atmósfera de sonidos y danzas propias del post-punk, eso se hizo notar en una cola de asistentes que se formó en las afueras del C.C.Flor de la canela (ex Calle 8) en donde se respiraba una ansiedad por ver en escena a este grupo con un sonido propio de los 80s pero con una producción que satisface a un público moderno.

Eran alrededor de las 11 de la noche y Kusama una banda peruana con un sonido envolvente y atmosférico hizo su aparición con Noelia Cabrera en el bajo y «Chino» Burga en la guitarra , ambos músicos que vienen de otras bandas también reconocidas en el under nacional. Baterías programadas y un claro ejemplo de que no existe limitación cuando se usa la tecnología y el arte en pro de una excelente puesta en escena. Muchos de los asistentes que escuchaban por primera vez a la banda, prestaron mucha atención e hicieron sentir su aprobación en cada canción con aplausos y bailes que dibujaban la antesala al show de la banda de Barcelona.

Ya se respiraba la emoción entre el público y más de uno ya estaba bailando a ritmo de guitarras cargadas de reverb y un set list a cargo de la producción en donde también hicieron hincapié a la banda She Past Away que es un icono en el género y que pronto  volverá a visitar esta parte del mundo.

Eran la 1:30 de la mañana y el público ya cerca al escenario rompió el silencio al ver a Patricia, líder y vocalista de la Belgrado, llegar al escenario con una botella de vino que amenizaba su presentación. Una gala de oscuridad y glamour llenó el escenario, una presencia escénica formal y libertaria, que mezclaba un ambiente de cyber punk con un sonido que parecía de décadas pasadas. Nuevos integrantes que se unieron para ser posible esta gira como el caso del bajista dejó muy en alto la calidad de músicos con los que contaba esta formación. Rítmicas bailables, guitarras clásicas del post-punk cargadas de reverb y chorus que hicieron gritar y bailar a los asistentes, un show casi hipnótico.

Un set list de 12 canciones que retumbaron el recinto y un regalo para un público con quien mantenía una deuda fueron dos temas totalmente nuevos que dejaron en claro que es una banda con un sonido marcado y que parece que cada vez tiene más fanáticos en Perú. Cuando parecía que el show había terminado, la masa asistente un tanto insaciable coreo el nombre de la banda haciendo sentir el cariño y el tan esperado momento que ya se había consumado. Belgrado regresó al escenario tocando dos singles de sus primeras producciones que fue el broche de oro para terminar una velada esperada por muchos amantes del género.

Crónica por Pamela Ocampo. Fotos por Samuel Girón.

Mira más fotos del Belgrado en Lima desde nuestro Instagram.