Bon Jovi volvió al Perú para dar cátedra sobre cómo hacer rock de estadios. El pasado 2 de octubre se abrieron las puertas del Estadio Nacional para recibir a la banda de Nueva Jersey en la última fecha de su gira This House Is Not for Sale. Tras recorrer Europa, Asia, Oceanía y toda América con un total de 95 conciertos desde que arrancaron en febrero del 2017, el incansable grupo de rock cerró su nueva gira en Lima, logrando vencer un nuevo tour como solamente Bon Jovi lo sabe hacer.

El elefante en la habitación de su regreso a Lima era la ausencia de Richie Sambora tras su salida en el 2013. En la tradición del rock hemos tenido míticas duplas entre cantantes y guitarristas: Mick Jagger y Keith Richards, Joe Perry y Steven Tyler, Robert Plant y Jimmy Page, y definitivamente Jon Bon Jovi y Richie Sambora. ¿Cómo sería ver a Bon Jovi sin su guitarrista histórico?, especialmente luego de haber sido testigos de la particular química que nos mostraron en su concierto de San Marcos del 2010.

Pero las canciones siguen ahí y los fans peruanos de Bon Jovi se hicieron presentes para mostrar su apoyo incondicional a la banda. Y si bien no se logró una asistencia tan grande como tuvieron en el 2010, el Estadio Nacional se mostró bastante lleno. También debemos considerar que otros grandes como Paul McCartney, Metallica, Aerosmith, Green Day, Iron Maiden o Depeche Mode hicieron cifras de asistencia bastante menores en sus regresos al Perú en comparación con sus respectivos debuts. Una tendencia en el público peruano del que Bon Jovi tampoco pudo escapar.

Una vez en las inmediaciones del Estadio Nacional, el ambiente que solo se da en estos encuentros se notaba desde varias cuadras a la redonda. Los autos pasaban con Bon Jovi  a máximo volumen, los bares de alrededor tenían sus rocolas sonando con los grandes éxitos y gente vestida al estilo de los 80 caminaba con cerveza en mano y caras de alegría mezclada con nerviosismo. Tanta emoción me hacía pensar en cómo hubiera sido si Bon Jovi daba su concierto en Lima en 1993, cuando I’ll Sleep When I’m Dead Tour pasó por Sudamérica y tristemente tuvieron que cancelar su fecha en Perú.

Una vez dentro del estadio, Goo Goo Dolls salió a escena a las 8 pm dispuestos a ganarse al público de Bon Jovi. Obviamente el mega éxito de “Iris” era su as bajo la manga pero Robby Takac y Johnny Rzeznik salieron a demostrar su amplia carrera desde sus inicios en el punk a finales de los 80, su paso por el rock alternativo en los 90 y su más reciente aventura por el pop electrónico en sus nuevos discos.

Goo Goo Dolls juega con el público y hace cantar al estadio con sus coros. El bajo rojo repleto de stickers de Robby nos remite a sus orígenes punk rock mientras Johnny se desenvuelve como un frontman nato. Se les nota alegres y emocionados. Ellos también están cerrando su gira en Lima y hay un aire especial en el ambiente. Incluso bromean tras un fallido comienzo en “Better Days”. “Bueno, eso apestó. Podemos pretender que eso nunca pasó. No estoy apuntando el dedo” bromea John.

El éxito de “Iris” podría hacernos creer que estamos ante un one-hit-wonder pero temas como “Broadway” sirvieron para que Johnny coja la guitarra Stratocaster, la toque con los dedos y acabe con un solo muy al estilo del rock de los 90. Tras repasar todas sus épocas y mostrarnos lo nuevo de su disco Miracle Pill, llegó el turno de “Iris” para hacer al estadio cantar. Agradecen al público por escucharlos y cierran con el coro que todos conocen: “and I don’t want the world to see me, ‘cause I don’t think that they’d understand”.  John cierra con un “Dios los bendiga” y se van.

Sobre la inmensa pantalla del escenario pasan fotos de los fans y trivia sobre Bon Jovi. Justo antes de dar inicio al show se muestran imágenes de Lima, del Palacio de Justicia, de Miraflores y el mar. 9.30 pm. Bon Jovi aparece en escena y da inicio con “This House Is Not for Sale”, una fuerte declaración de valores tan acorde para estos tiempos de crisis. Sin tregua alguna, la segunda de la noche sorprende con su “na,na,na,na” en “Born to Be My Baby”. La fiesta ha comenzado.

Una linda noche. También es la última noche de la gira This House is Not For Sale. Hagámoslo memorable” dice Jon para luego ordenar a todo el estadio a ponerse de pie: “este es un show de Bon Jovi, párense de sus asientos”. En eso “shot to the heart and you’re too late”. Estamos en un muscle car con el pie a fondo del acelerador en la “Lost Highway”.

Los solos de guitarra nos recuerdan que Bon Jovi comenzó como una banda de heavy metal teloneando a Kiss, Ratt y Scorpions pero que fue cuando encontraron su identidad en el pop y las baladas épicas que dieron el paso que los llevó a repletar estadios en el mundo entero. De ahí que sea emocionante ver a esta banda con tantos kilómetros de recorrido tocando frente a nosotros. “In This Arms” fue la oportunidad para que el tecladista fundador David Bryan, con sus risos dorados, pueda cantar y recibir el cariño del público.

Los toques de “guitar heroes” llegaron con “We Got It Goin’ On” y “Keep the Faith”, gracias a la incorporación de Phil X como guitarrista oficial en reemplazo de Richie Sambora. Lo cierto es que escuchar el talk box que da inicio a “It’s My Life”, su ingreso triunfal al nuevo milenio, nos hizo extrañar a Sambora. Pero no vale llorar sobre leche derramada y tanto Richie Sambora como Jon Bon Jovi han dicho que nunca fue despedido de la banda y que no se descarta la posibilidad de que regrese algún día (como sucedió en el 2018 cuando fueron inducidos al Rock & Roll Hall of Fame).

Uno de los mejores momentos de la noche llegó con “Lay Your Hands On Me”, que me transportó al momento mágico que viví en el 2010 en San Marcos. Con los visuales de iglesia, nos recordaron que mucho de los orígenes del rock se remontan a los spirituals y el gospel de los afroamericanos de Estados Unidos. Jon aprovecha para presentar a la banda y esta vez el más aplaudido es el baterista fundador Tico Torres. “One hella band” dice Jon.

El “millennial whoop” de “We don’t run” nos recuerda que Bon Jovi se sigue renovando con los sonidos del pop actual pero rápidamente nos hacen volver al pasado con “Wanted Dead or Alive” que nos hace viajar a una película del viejo oeste con Jon como el héroe. Es que verlo sobre el escenario con su enorme sonrisa resulta imposible de resistir. Hay artistas que cargan una magia capaz de hechizar a las masas y Jon es uno de esos que cada noche se mete al bolsillo un estadio.

Bad Medicine” es el gran final. Si hay una canción hecha para cantar en estadios, es esta. El público está en éxtasis y la banda se va del escenario. Los fans aclaman por su regreso y Jon vuelve vestido de blanco y nos regala una balada épica con “I’ll Be There for You” que fue seguida de “Livin’ on a Prayer” para regresarnos a Slippery When Wet, su tercer disco con el que saltaron a la fama en 1986.

Con esta se fueron y no volvieron. ¿Y “Always”? ¿Volverían una vez más al escenario para cerrar con tremenda balada como lo hicieron en el 2010? Lamentablemente no volvieron. Así que Bon Jovi tiene una deuda con el Perú. La banda ya está trabajando en su nuevo disco que llevará de título 2020. Esperamos que la próxima gira que los traiga a Lima puedan cerrar con “Always”. Hasta entonces, Bon Jovi sabe que en Perú los espera un estadio repleto de corazones palpitando.

Crónica por Gerardo Silva. Fotos por Lukas Isaac.

Mira más fotos de Bon Jovi y Goo Goo Dolls en Lima desde nuestro Instagram:

Setlist de Goo Goo Dolls en Lima 2019

  1. Big Machine
  2. Slide
  3. Indestructible
  4. Here is Gone
  5. Black Balloon
  6. So Alive
  7. Miracle Pill
  8. Name
  9. Come to Me
  10. Bringing on the Light
  11. Stay With You
  12. Better Days
  13. Broadway
  14. Iris

Setlist de Bon Jovi en Lima 2019

  1. This House Is Not for Sale
  2. Born to Be My Baby
  3. Lost Highway
  4. You Give Love a Bad Name
  5. Roller Coaster
  6. We Weren’t Born to Follow
  7. Blood on Blood
  8. In These Arms
  9. We Got It Goin’ On
  10. Keep the Faith
  11. It’s My Life
  12. Lay Your Hands on Me
  13. We Don’t Run
  14. Wanted Dead or Alive
  15. Bad Medicine
  16. Encore:
  17. I’ll Be There for You
  18. Livin’ on a Prayer