Los Auténticos Decadentes volvieron al Perú para presentarnos un show de arriesgadas versiones acústicas a propósito de su MTV Unplugged. La banda argentina se aventuró por una instrumentación experimental que recogió elementos de toda América, de norte a sur, y que sorprendió con Eva Ayllón y Koky Bonilla de Afrodisiaco como invitados especiales. Si conté bien, fueron 16 músicos en escena y una infinidad de instrumentos tradicionales que la banda usó para fusionar cumbia, cuarteto, candombe, rock, ranchera, baladas, fútbol, fiesta y más en un crisol que fue mucho más allá de lo que comúnmente se clasifica como “música latina”.

Arrancan a las 10 pm con el “tuta tuta” de “El Murguero” igual como se muestra en su disco acústico. Gastón “El Francés” y sus dreads rubios se acercan al escenario para liderar la orquesta al ritmo de su tambor. Entre batucada y barra de fútbol, se presentan: “somos como somos, decadentes, así somos” con esa forma de cantar con acento argentino con la que cantan tantas hinchadas de fútbol desde Latinoamérica hasta el lejano oriente.

La ranchera llegó con “La bebida, el juego y las mujeres” y nos damos cuenta que están siguiendo el mismo orden del Unplugged. Sigue el ska de “Pendeviejo” y anuncian a Jorge “Perro Viejo” Serrano para cantar “Corazón”. Sorprende que no tienen una batería tradicional sino que la percusión está repartida entre diversos instrumentos de origen tradicional. Por momentos parece que estuviéramos ante una orquesta de las épocas previas a la música amplificada con el inventó del micrófono. Esto es acústico de verdad.

El Gran Señor” suena con arreglos andinos gracias a una matraca boliviana y una serie de instrumentos de cuerda como charangos. Con “Besándote” en cambio se van más hacia la salsa pues el Unplugged de Los Auténticos Decadentes es una combinación de sonidos de todos lados: cajón peruano, quenas, mandolina, banjo, guitarras y una enorme diversidad de instrumentos que muestran la riqueza cultural de las Américas. Se siente un cruce de banda de jazz de principios del siglo XX con folklor andino, cumbia, rock y más.

Entre toda esta mezcolanza de sonidos y tradiciones, nos recuerdan que el Perú fue de gran influencia para ellos en su búsqueda de crear un sonido propio y aprovechan para invitar a Koky Bonilla de Afrodisiaco para cantar “Como me voy a olvidar” al ritmo del cajón peruano. Luego llegó el turno de una invitada que sorprendió a todos. Eva Ayllón salió al escenario para cantar “No me importa el dinero”, una tarea difícil debido a su letra bastante enredada que la obligó a apoyarse de un texto. Algo nerviosa pero airosa del dueto con “Perro viejo”, Eva se despidió desafiando a los Decadentes ser sus invitados en un tema suyo.

Folklor andino, folklor afroamericano, incluso folklor de Europa llegó cuando Diego Demarco (el George Harrison de la banda) nos contó que
Como la abeja y la flor” fue su intento por imitar una rumba malagueña. Siguiendo la tradición de los trovadores medievales, los Decadentes siguieron cantando sobre el amor y la fiesta para hacer a la gente gozar.

Tras un tango con “El vino triste”, la banda regresa a la fiesta ska con “Los Piratas” junto a Koky Bonilla que regresa al escenario para poner el toque rockero y se despiden. La gente los pide de regreso y vuelven bromeando con que tocarían 25 canciones más antes de irse a ver a Marc Anthony que tocaba a pocos metros en el Jockey Club. Tras una hora y 40 minutos de show, Los Auténticos Decadentes se retiran con su cover de El General cantando “qué es lo que quiere esa nena”.

Crónica Gerardo Silva. Fotos Diego García Cadenillas.