«¿Qué chucha está pasando aquí, Perú?» fue la frase que soltó Jesse Rutherford y que enloqueció a cada uno de los testigos presentes en Domos Art la noche del 4 de junio del 2019. Fue en aquel recinto ubicado a tan solo unos metros del litoral donde más de 2 mil almas fueron dirigidas tal orquesta sinfónica por el líder y rostro de The Neighbourhood, alguien digno de ser llamado frontman con todas sus letras. Incluso para aquellos que con algún intento de indiferencia asistieron al concierto era imposible no admitir que, tan solo a mitad de repertorio, Jesse tenía al público en la palma de su mano.

Pero, para comprender el entusiasmo que provocó el quinteto californiano, tan solo bastaba con observar la enorme cola que se formó dos horas antes y que recién encontraría tránsito cuando Cementerio Inocentes invadiera el escenario a las 8:00 pm. Los nacionales demostraron estar a la altura de un concierto internacional y lograron romper el hielo con los más ansiosos de aquella noche. “Autoboicot” y “Astroboy”, su más reciente single, fueron claves para conectar con el público.

Sin embargo, el plato fuerte de la noche era indudablemente The Neighbourhood. A las 9:15 pm —sorpresivamente, 15 minutos antes de lo programado— las luces del escenario se encienden y, por primera vez, podemos ver al grupo explotando en colores distintos al negro. Lo siguiente es un grito casi ensayado desde el anuncio de la banda 3 meses atrás y una ola de celulares tratando de obtener el mejor ángulo de Jesse antes de que siquiera empiece “How”, canción que abre su primer disco de larga duración, I love you (2011).

No obstante, Jesse desprendería a buena parte de estos novicios camarógrafos de sus celulares con una gran genialidad. Tan solo al principio demostró que puede manejar a su público y mantenerlos enfocados en el concierto. La segunda canción de este show de casi hora y media fue el aclamado “R.I.P. 2 my youth” que contó con la primera espontánea coreografía de brazos de la noche. También, en este momento, sería la primera vez que Jesse trate de columpiarse en un micrófono que colgaba del techo de Domos, aunque fallaría al caer y terminaría por patear uno de sus propios micrófonos.

Inmediatamente después, The Neighbourhood nos presentaría “Dust”, una de las canciones incluidas en su nuevo disco homónimo, con una energía sólida que hizo saltar a varios al ritmo de aquella oscura melodía. Era muy temprano aún, pero los aficionados estaban por estallar con el clásico “Afraid”, donde mostraron su absoluto compromiso al cantar toda la letra al unísono. Esto encantaría a la banda y, sobre todo, a Jesse, quien intensificó su performance lúdica y seductora en “You get me so high”.

Escribir una crónica sobre un concierto que cumplió y hasta superó todas las expectativas desde las primeras canciones implica una difícil labor de síntesis. El show tuvo, en todo momento, puntos resaltantes. La banda estuvo compacta y precisa, y Jesse Rutherford demostró que The Neighbourhood posee una característica potencia en vivo que no se pierde ni con los reverb, los sintetizadores ni las melodías pop. Es más, inclusive lograron que un buen número de adolescentes —muchos con sus padres— vaya a verlos, lo que evidencia su vigencia a pesar de los 8 años de carrera que ya cargan sobre sus hombros.

Aunque sea difícil encontrar un momento particularmente más alto que otro, en consenso debe estipularse que la interpretación de “Cry Baby” fue una de las grandes sorpresas de la noche, ya que la canción no formaba parte de los últimos setlist de la banda. Asimismo, “Pray”, “Beat Take 1” y “Whiped Out!” contaron con una efusiva participación antes de quizá encontrar el clímax con “Daddy Issues”. El concierto era una fiesta.

Sin embargo, el final es inminente. Luego del impresionante outro de “Warm”, en el que la banda juega con una asombrosa tensión del ruido mientras Jesse se columpia de lado a lado sin saber cuando terminar, suenan los primeros acordes de “Sweater Weather”. El público enloquecido, al enterarse que la siguiente canción sería la última, no hizo más que encontrar energía de donde se pudiese para bailar al ritmo de “Stuck with me”. De esta manera, The Neighbourhood se despidió del público peruano en un concierto que debe ser uno de los mejores de este año en lo que respecta al indie internacional.

Crónica por Gustavo Esteban Ampuero. Fotos por Francisco Medina.

Setlist de The Neighbourhood en Lima 2019:

  1. How
  2. R.I.P. 2 my youth
  3. Dust
  4. Afraid
  5. You get me so high
  6. Cry Baby
  7. Prey
  8. Beat Take 1
  9. Paradise
  10. Wiped Out!
  11. Daddy Issues
  12. Void
  13. Blue
  14. Livin’ in a dream
  15. Sadderdaze
  16. Scary Love
  17. Wires
  18. Warm
  19. Sweater Weather
  20. Stuck with me

Mira más fotos de The Neighbourhood en Lima 2019 desde nuestro Instagram: