La cantante mexicana Ximena Sariñana se presentó ayer, domingo 7 de abril, en la Sala Raimondi de Barranco para deleitar a sus seguidores que decidieron salir de la comodidad de sus hogares o la flojera de un domingo para volver a ver en Lima a la también actriz luego de 3 años de su esperado debut en el Teatro Pirandello.

Si eres una de las personas que asistió a ambos conciertos, estarás de acuerdo en que la evolución en ese corto lapso de tiempo ha sido grande (si no es tu caso, basta con escuchar el nuevo disco para que lo entiendas). Y no solo una evolución en lo musical, sino que ahora el concepto de la artista engloba un mensaje fuerte y claro: que las niñas puedan bailar.

Y que las niñas puedan tocar también, motivo por el cual tuvo como teloneras solistas a Carmen María (quien forma parte de la banda en vivo de Sariñana) y a la argentina Silvina Moreno. Esta última se ganaría un fuerte aplauso del público al regalar una presentación bastante animada y extrovertida. Uno de sus últimos momentos sobre el escenario llamaría especialmente la atención al recurrir a un versión a capela de su canción «Lord Inglés» solamente acompañada de un instrumento hecho a mano denominado tabla de lavar (específicamente Cincinnati Washboard).

Llegado el acto central, la Ximena Sariñana que muchos recordábamos, por sus baladas rompecorazones y su melodiosa voz acompañada del piano, ahora bailaría de lado a lado luciendo unos shorts cortos y una escenografía que literalmente inspiraba calor (piezas por todos lados de piernas desvestidas, flores y muchos colores).

Probablemente es solo un caso más de todo esos artistas que vienen «migrando del rock» -quizás pop rock podría encajar mejor aquí- en búsqueda de experimentar con sonidos latinos o el tan mencionado «género urbano». No obstante, luego de ayer, me animaría decir que estamos ante una propuesta reinventada y bastante sólida de una de las artistas mexicanas más importantes de la última década, quien además viene trabajando con importantes productores musicales.

A más de una década de haber publicado su aclamado álbum debut Mediocre (2008) y luego de haberse casado y convertido por primera vez en madre, parece que Ximena encontró la fuerza y las energías necesarias para convertir su proyecto en música que pueda seguir llegando a lo más profundo de quienes la escuchan, mientras le dan rienda suelta a su cuerpo: «gracias a todos por venir, estoy muy feliz de estar nuevamente en Perú, vamos a ponernos todos a bailar, que las niñas y niños puedan bailar en un espacio que sea seguro para todos«.

Por ello no sorprendería que ayer sonara más de la mitad del ¿Dónde Bailarán Las Niñas? (2019), su nueva placa. Inclusive sería con dos de los singles promocionales que iniciaría el show: «¿Qué Tiene?» y «Sí Tú Te Vas«. Con un título tan potente y relacionado a emblemáticos discos mexicanos (¿Dónde Jugarán Las Niñas? de Molotov y ¿Dónde Jugarán Los Niños? de Maná), es claro que la artista tiene serias y grandes ambiciones.

La presentación de Ximena estaría dividida por la proyección 3 cortos cinematográficos que la tendrían a ella como persona principal y que aún mantendrían la esencia de aquella versión nostálgica y profunda de la mexicana. Luego de mucho baile, la primera parte del set terminaría con «Las Huellas» y «Monitor«, justamente dos de las evocaciones más grandes de sus tristes baladas.

La parte del medio volvería con más sabor latino y con la cantante soltándose el pelo y quitándose el colorido saco que llevaba puesto, desatando aún más el calor en la Sala Raimondi. Aprovecharía en tocar temas de su discos anteriores como «Sin Ti No Puede Estar Mal«, «No Vuelvo Más» (en una nueva versión electropop), «Different» y la renombrada balada «Mediocre«.

Para cerrar el concierto, Ximena elegiría interpretarse el tema nuevo «Lo Bailado» antes de meterse un cumbión con el cover «Mis Sentimientos» de Los Ángeles Azules. Finalmente, el último canto sería otro clásico en su carrera: «Vidas Paralelas«. La mexicana no dejaría de mostrarse agradecida y contenta por haberse presentado nuevamente en nuestro país, nosotros tampoco podríamos dejar de agradecerle por, fuera del género que toque, regalarnos su tan hermosa voz.

Crónica por Paulo Contreras. Fotos por Alexandra Ochoa 

Mira más fotos del concierto de Ximena Sariñana en Lima desde nuestro Instagram: