El sábado llegue a una conclusión, no debí dejarme llevar por los medios de comunicación que me vendieron hasta más no poder la idea de que este iba a ser el concierto del milenio. Salí más que decepcionado. El cansancio, el hambre, la sed, todo se olvida cuando sale el grupo y la masa se vuelven locos y te da la energía suficiente para saltar, cantar y bailar por tres horas, pero este no fue el caso. Estaba demasiado cansado y la gente tan tela (qué paso con la sodamanía) que me quitaron las ganas de saltar y bailar, no hubo un solo Gastón “Idiota” Ranquilevich (personaje que se mostró antes de iniciar el concierto) que saltara, empujara, se quitara el polo y cante a todo pulmón. Segundo, yo me esperaba que este concierto tuviese el mejor sonido que pudiese haber escuchado en vivo, craso error. No solo fue el sonido, parecía que Soda tocaba sin ganas, como quien hace su trabajo rutinario y que de vez en cuando dice una frase patriótica cliché para animar al público, solo Zeta parecía interactuar con los de más adelante y alegraba con su gran sonrisa. A Soda no le salió ni un solo comienzo de una canción bien, creo que les hacían falta vitaminas.

Al siguiente día, domingo 9 de diciembre, amanecí con fiebre pero eso no me detuvo de ir a la segunda fecha, las esperanzas no estaban perdidas. Llegue a las siete y rápidamente pude entrar gracias a la fluidez de la cola. Esta vez sabía que podía esperar y que no, pero me di con una gran sorpresa: Soda tocaba con nunca me lo hubiese esperado. Este concierto subsanó todo lo que no tuvo el anterior, no sé si ayudo a que sepan que no son los dioses el accidente de sonido, que hizo a Cerati jalarse los pelos en plena Texturas, para que toquen con ganas y ánimo. Todas las energías se las tenían guardadas para el domingo y que a pesar de tener unos pocos defectos salí más que satisfecho. Cierto que faltaron canciones, cierto que el bajo de Zeta era pura bulla, cierto que el publico estaba igual de pastel (parece que muchos solo fueron por De Música Ligera) pero este concierto tuvo algo que lo hizo ser inolvidable.

18 Compartir