Beyoncé, una de las artistas más importantes y rankeadas del momento, se subió por primera vez a un escenario limeño y demostró porqué es que se encuentra en una de las mejores etapas de su carrera. Se trató del espectáculo de una de las giras más ambiciosas en la actualidad. Llegué a las 8.26 a la explanada del Estadio Monumental y a lo lejos ya escuchaba que algunos animadores anunciaban que faltaba poco para que los exitosos chicos de Ádammo salieran al escenario. Una vez dentro, el local ya contaba con varios miles de personas, a pesar que aún había varios asientos libres y la alejada zona stand up aparecía con muy poca gente; sin embargo, este panorama cambiaría en pocos minutos.

8.35 El guitarrista de apoyo de la banda nacional más exitosa actualmente daba inicio al concierto. Uno a uno aparecieron los cuatro integrantes de Ádammo y empezaron con lo suyo: un show que destacó por el profesionalismo, buen sonido y producción al detalle Así, después de media hora sobre el escenario, se retiraron sin tocar ninguno de los dos temas que los llevaron a MTV.

9.30 La copa mundial aparecía en el escenario y con ella un gran elenco de baile que se movía al ritmo del mismo K’naan que había llegado a Perú para cantar Wavin’ Flag, el tema del Mundial Sudáfrica 2010. Así, después de esta sorpresiva presentación, entró un gran equipo de seguridad que tapó la copa mientras la colocaban en un maletín y salía corriendo.

Ahora solo era cuestión de esperar unos cuantos minutos para el momento estelar. Un gran staff entró al escenario para limpiar el piso al máximo, los desafiantes pasos de la diva Beyoncé estaban a punto de pisar ese estrado.

10.08 Luego de una larga espera, las luces se apagan, la explanada explota en gritos y la música de fondo anuncia que todo había empezado. El telón que ocultaba el enorme fondo del escenario se abre y muestra a la exitosísima Beyoncé estática con las manos en las caderas. La música se apaga y la diva empieza a caminar al frente para iniciar el concierto con una pequeña estrofa a capella de Deja Vu. Cuando nadie se lo esperaba, deja de cantar, se abre completamente el telón, y Crazy in love, la canción más importante de la década según NME, explota en uno de los inicios de concierto más espectaculares que he visto.

La potencia de las Suga Mama, la sorprendente banda íntegramente de mujeres que acompañó a Beyoncé, era espectacular. Con esto, el gran escenario, el intenso sonido, los bailarines, y, sobre todo, la espectacular pantalla (pedir más nitidez creo que era imposible) que aparecía detrás del escenario me hacían pensar que estaba a punto de ver uno de los espectáculos más sorprendentes que ha pasado por Lima.

Como para no bajar las revoluciones, siguió con Naughty Girl. Los bajos retumbaban en toda la explanada y te remecían el cuerpo. La enorme pantalla mostraba un tornamesa que anunciaba Freakum Dress en donde Beyonce invita a su guitarrista Bibi McGill a hacer su solo. “Lima, Perú, gracias por estar conmigo esta noche es la primera vez que me presento aquí, les quiero agradecer por demostrarme mucho amor”, dijo la diva en inglés. Parecía que Beyoncé quería un público más pilas y así empezó con una dinámica para animar al público de la derecha, la izquierda y, al final, los de atrás de quienes dijo que siempre eran los que se divertían más. Así siguió con Get Me Bodied y se fue.

beyonce-5Beyonce regresaba con un fondo de mar detrás y un nuevo traje blanco con el que cantaría la parte tranquila del concierto. Así llegó su singular interpretación del aria Ave María con un traje ensamblado que parecía un vestido de novia. Continuó con Broken-Hearted Girl y, mientras pasaban un video con una serie de palabras, se retiró un momento para colocarse una especie de armadura de guerrera con la que cantó If I were a Boy que fue empalmada con un cover de You Oughta Know de Alanis Morrissette. Finalmente, volvió al tema, lo terminó, tiró el micro y se retiró del escenario nuevamente.

Llegó el momento de subir las revoluciones. Así, mientras Beyoncé se cambiaba detrás del escenario, soltaron la pista de Sweet Dreams. Se crea una atmósfera de que algo sorprendente iba pasar y aparece Beyoncé con su traje de Mujer Maravilla para cantar la canción que la describe totalmente: Diva. El sonido seguía sorprendiendo con unos explosivos bajos que remecían el cuerpo de todos poniéndolos a bailar. Las coreografías eran otra historia, hasta los músicos se sumaban a esta.

Siguió Radio, Ego, y Hello tema que Beyoncé dijo ser su favorito para cantar en vivo y terminó con un simpático “Hola”. A continuación vino el sorprendente solo de bajo con algunas partes tributo a Michael Jackson, un poco de salsa para que la percusión también demuestre lo suyo, música clásica para los teclados y finalmente las coristas salían al frente para hacer tiempo para uno de los momentos más esperados.

Sorprendentemente aparece una bailarina en el segundo escenario que se encontraba entre el público. Luego continúan apareciendo bailarines por diferentes partes de los escenarios. Seguido de esto aparece Beyoncé y empieza a cantar Baby Boy mientras traspasa el desesperado público que enloquecía por tocarla. Una vez que llega al segundo escenario hace un pequeño cover de You Don’t Love Me de Dawn Penn mientras la bandera peruana flameaba en la pantalla gigante. La interacción con el público en ese momento era sorprendente, Beyoncé hacía énfasis en que ese era su momento favorito del concierto ya que podía ver a todos desde arriba.

Siguió la conocidísima Irreplaceable que puso a todos con las manos apuntando el cielo y moviéndolas hacia la izquierda. Un popurrí Bootylicious, Bug A Boo, y Jumpin’ Jumpin’ la ponía a bailar como loca en el centro del público junto a sus bailarines. Upgrade U y el escenario se ponía rojo creando una atmosfera misteriosa, continuaba Video Phone para volver a reventar la explanada con el espectacular sonido.

Terminando eso, Beyoncé se acercaba a un afortunado del público para preguntarle su nombre. Seguía el momento de recordar a Destiny’s Child con Say My Name. El afortunado que dijo su nombre era Genaro, diseñador al que la emoción no le cabía en el cuerpo luego de ser el elegido para que le canten esa canción. Se iba acercando el final del concierto y Beyoncé regresaba corriendo al escenario principal.

Se prende la enorme pantalla para pasar los videos cargados a YouTube de múltiples personas haciendo el popular baile de Single Ladies, entre ellos el mismo presidente Barack Obama y Justin Timberlake. Terminando de pasar los videos, aparecía nuevamente Beyoncé para hacer el paso original y encandilar a todo el público. Todo indicaba que quedaban pocos minutos con Beyoncé, ella se retiraba para volver con Halo, en la que baja nuevamente del escenario para saludar al público que estaba totalmente emocionado, hasta se podía ver bomberos y personal de seguridad cantando la canción!

Beyoncé llegó nuevamente al escenario instalado entre el público para cantar un tema tributo al Rey del Pop. Agradeció al público mientras regresaba al escenario principal en donde le cantó Happy Birthday a todos los asistentes que cumplían años ese día y así el concierto, luedo de dos horas, fue llegando a su fin.

Un lujo tener a una artista como Beyoncé en nuestro país, ganadora de 6 Grammys en la última entrega y considerada una de las artistas más importantes del pop actual. El concierto había terminado y las afueras del Estadio Monumental se plagaron de satisfechos espectadores.

Escrito por Santiago Silva (@santiagosv90)

Te dejamos con un video para recordar aquel inicio:

307 Compartir