9.15. Llego un poco más tarde de lo usual, dispuesto a sacrificar el ver las presentaciones de dos grandes bandas nacionales Space Bee y Gaia porque sabía que me esperaría una larga noche. Una vez en el óvalo del estadio me encuentro con una enorme masa de personas aglomeradas en las inmediaciones y otras haciendo larguísimas colas para poder ingresar, una a una, las barreras que los llevarían a la explanada del Estadio Monumental.

9.45. Al rato se apagan las luces y sale el divertido Sebastian Bach a repartir encanto con sus esforzadas pero carismáticas frases. “Esta noche Perú gana la copa del mundo del rock” decía frente a miles de personas que lo recibieron con muchas ansias. Ni la lluvia ni el cansancio limitaron al público de conectar con los viejos temas de Skid Row y los nuevos de Sebastian Bach. Sin duda, una mejor elección, más acorde con el público, que la opción inicial de Jane’s Addictión.

11.00. Así se fue Sebastian Bach, demostrando su habilidad para meterse el público al bolsillo. A pesar de sus clichés y que todas sus canciones eran “únicas y especiales para nosotros”, el público simpatizó con su energía y entrega. Ahora solo dejaba la barrera mucho más alta para el acto principal, quien sería el mejor show man del mundo.

“Vamos por algo de comer y buscamos un lugar para sentarnos” le digo a mi hermano, pues luego de leer las noticias de los conciertos anteriores solo me quedaba esperar con paciencia a que la estrella saliera. Tenía muchas expectativas, no solo por ver un gran show sino también por ver un show polémico, del que hoy se leyese en todo el mundo por alguna excentricidad de Axl.

12.10. Mientras esperaba sentado me llega una noticia desde el backstage: “Axl ya llegó, nos han pedido que salgamos todos para no molestarlo”. El rockstar estaba a pocos metros nuestro y la expectativa me ponía impaciente.

12.30. Se apagan nuevamente las luces y corro a buscar mi posición, estaba a punto de ver uno de los más grandes íconos del rock. Así, con un estallido de pirotecnia, teníamos sobre el escenario a Axl y su banda abriendo con Chinese Democracy. De pronto, entre un par de botellazos, Axl alerta a sus músicos que detengan el show y pide urgentemente un traductor. “Si nos van a tirar huevadas esto se acaba y nos vamos de aquí. Queremos divertirnos con ustedes esta noche, ¿quieren ustedes pasarla bien? Ok, empecemos esto de nuevo”. No tenía ni un minuto sobre el escenario y ya nos advertía que el concierto podría acabar ahí mismo. Axl estaba ahí para demostrarnos que esta noche todo podía pasar, todo.

Aun no queda claro si esto fue parte del show o realmente corrimos el peligro de quedarnos sin ver a Axl Rose cantar sus mejores éxitos, pero sí quedó claro que aquel incidente fue suficiente para que el cantante no le dirigiese la palabra al público en todo el show.

Y como para recordarnos que teníamos al peligro personificado frente nuestro llegó el turno del primer bombazo de la noche. Welcome to de jungle llegaba para alocar al público. El salvaje (y sudoroso) Axl corría de un lado al otro, chillaba y meneaba su “serpentine” para el deleite de las fanáticas.

Así siguieron con más canciones del Chinese Democracy, pero estaba claro que la gente había ido a escuchar los clásicos que inmortalizaron a Guns N’ Roses. Por eso el público revivió cuando llegó el turno de Live And Let Die entre flamantes pirotecnias. Axl iba y venía, se cambiaba de ropa cada par de canciones y se agitaba con sus característicos movimientos, era como tener al rockstar de hace 20 años, solo que con unos kilos de más y una voz que a duras penas sobrevivía agonizando después de tantos años y aventuras.

Pero el momento de la noche comenzó con el clásico de Bob Dylan. Knockin’ On Heaven’s Door llevó el concierto al máximo, ya nadie podía quejarse, tremendo tema interpretado por el gran Axl y sus músicos. Para no bajar de las nubes la empalmaron con Sweet Child O’ Mine y la gente colapsó en un desborde de emoción, a pesar de la ausencia de Slash para uno de los riffs de guitarra más importantes de la historia. Siguieron así con fragmentos de Another brick in the Wall de Pink Floyd y un breve, pero sublime, homenaje a Elton John (quien aquella noche cumplía 63 años) con Goodbye Yellow Brick Road a cargo de Axl sobre el piano de cola (momento inolvidable). Para culminar aquel combo no hubo otra canción mejor que November Rain.

Aquel momento valió por todos los engreimientos (propios de un rockstar) y percances que pudo tener el concierto. Simplemente inolvidable. Al poco rato se fueron del escenario y empezaba a dudar si la gente lo pediría de vuelta, muchos espectadores se iban retirando y otros esperaban sentados. Eran ya más de las 3 de la mañana y el público estaba cansado.

3.10. Rápidamente vuelven, como para no hacerse de rogar, con Madagascar. Pero la gente ya estaba exhausta (de estar parados porque no hubo mucho movimiento de parte de los asistentes) y los ánimos parecían no aguantar más. Sin embargo, el público fue vuelto a la vida cuando escuchamos nuestro himno nacional interpretado por el guitarrista de Axl y la emoción fue devuelta a la explanada (buena jugada). Paradise City terminó por complacer al apático público en un gran final.

Sin duda fue un gran concierto, aunque tal vez no cumplió con las expectativas de muchos. Pero así son los divos, uno suele endiosarlos tanto que puede terminar decepcionado y olvida que los años han pasado, luego de peleas y rompimientos. Solo queda concluir diciendo que Axl Rose no es Guns N ‘ Roses.

Ahora los dejamos con el video del concierto completo:

Set List:

  1. Chinese Democracy
  2. Welcome To The Jungle
  3. It’s So Easy
  4. Mr. Brownstone
  5. Sorry
  6. Better
  7. Richard Fortus Guitar Solo
  8. Live And Let Die (Paul McCartney cover)
  9. If the World
  10. Rocket Queen
  11. Dizzy Reed Piano Solo
  12. Street Of Dreams
  13. You Could Be Mine
  14. DJ Ashba Guitar Solo
  15. Knockin’ On Heaven’s Door (Bob Dylan cover)
  16. Sweet Child O’ Mine
  17. Instrumental Jam Cover Pink Floyd
  18. Axl Rose Piano Solo
  19. November Rain
  20. Bumblefoot Guitar Solo
  21. Nightrain
  22. Madagascar
  23. Shackler’s Revenge
  24. Patience
  25. Bumblefoot Guitar Solo Himno nacional
  26. Paradise City
2K Compartir