Muchos ya consideran, desde ya, a Metallica como el mejor mega-concierto del año 2010.  Yo creo que definitivamente se puede aplicar el mismo análisis aquí. Dentro de este circuito “alternativo”, por así llamarlo, no habrá mejor concierto que el que se vivió en el Scencia. Nofx catapultó himnos que fue inyectando uno a uno a todos los asistentes, convirtiendo el ambiente en una locura total. Si no tenias los dedos de la mano arrugados, simplemente no viviste al concierto. Nofx destruyó el Scencia.

Todo comenzaría con la furia reciclada de Asmereir, que con su mezcla de punk, ska, reggae y hardcore pudieron arrancar los motores de la gente con canciones como Trauma, Sin dolor y Víctima, abriéndole paso a Metamorphosis, quienes aprovecharían la ocasión para hacer su glorioso retorno desde ese último concierto en el ahora sepultado Templario. Fuerza, velocidad y entrega, presentando a Kamilo Riveros en el bajo. Razón, Conmigo, Outside, Goku, entre otras canciones, harían creer a la gente que ya todo estaba dicho, pero quien creería que este viaje recién empezaba.

Como último ingrediente nacional se presentaba Futuro Incierto. Su hardcore melódico siempre entrega una sensación de nostalgia, seguido de unas ganas de poguear por los buenos tiempos. Tocaron clásicos como Sabor amargo, Si tu no estás y Break free!, los cuales ya dejaban todo listo para el plato de fondo, aunque dejó a muchos, incluyéndome, totalmente agotados.

La impaciencia se apoderaba de todos. Las luces se prendían y apagaban, creando expectativa, esperando tal vez que el cuarteto aparezcan sorpresivamente para romper el silencio. Pero no. Los Nofx no son ningún tipo de rockstars. Cuando menos se los esperaba la gente, bajaron las escaleras, felices y pausados. Los gritos reventaban, mientras se acomodaban en sus posiciones. Fat Mike empieza a hablar, sacando filo a su ácido sentido del humor. “From the bottom of my heart, fuck Yolanda.” La fiesta recién comenzaba.

No pudo haber mejor arranque. Después de un intro que empezó a estremecer las emociones y desatar el desorden, arremetieron con Dinosaurs will die, con lo que los cuerpos empezaron a volar. La gente no tenía dudas de que este sería un gran, gran concierto. Como para que no dudemos del hecho, siguieron con los clásicos Stickin’ in my eye, Perfect Goverment, Murder the Goverment y The brews. El sueño estaba cumplido, ya todos estabamos exhaustos, pero sabíamos que queríamos más. No se tiene a Nofx tocando todos los días.

Lo siguiente fue un hecho totalmente inesperado, al menos para este humilde redactor. Fat Mike anunciaba que iban a hacer algo especial para nosotros. Tocarían una canción que generalmente les es esquiva, y si es que la tocan, hacen la versión incompleta: The Decline. 18 minutos de puro ingenio e inteligencia lírica hacen de esta una de las mejores canciones punks de la historia, y Nofx nos la regaló en su paquete completo. Con apoyo nacional en el trombón (Fernando Casanova, tienes una suerte de aquellas), esta canción sin lugar a dudas marcó uno de los mejores momentos de la noche. Faltaba más, mucho más.

Nofx no es una banda que se encierra en el género del punk, sino también se abre a otros géneros. Eat the meek lo demostraría a continuación, haciendo que sus cálidas guitarras reggae y la trompeta de El Hefe, logren que podamos retomar el aire un poco. Simplemente genial. Seguirán más estruendos punk, a la vez que Nofx iba repasando su larga discografía, en donde se incluyeron temas como Franco Un-American (con un tecladista de por medio), Mattersville, Seeing Double at the Triple Rock y su más reciente We called it America, del último Coaster.  Terminarían el segmento con el cover de la banda Rancid, Radio. Su versión reggae logró bajar las revoluciones adrenalínicas, pero no la emoción. Me contaron que por un momento pudieron alzar, al menos por unos segundos, al gigante de 2 metros del concierto.

Linoleum tomaba por sopresa a todos, uno de los grandes himnos de la banda. Una sola voz cantando: “That’s me inside your head”. Para ese entonces el local entero era una sauna. La adrenalina fluía en cada uno de los asistentes, el pogo era infernal y la felicidad infinita. Lo que la banda nos entregaba con su música, el público lo devolvía con las ganas de seguir saltando y cantando, una especie de retroalimentación que lograba que la alegría circule. La chela volaba por los aires, empapando a sedientos guerreros.

Continuaban Leaving Jesusland y Leave it alone, con lo que se reventarían las gargantas del público. Fat Mike con su clásico trago en el escenario, ahora disfrutaba de un pisco, el cual tomaba motivado con un cañita. Para ahorrarse cursilerías, dijo que tocarían una más para luego darse un break. Así, finalizarían la sección con My Orphan Year, posiblemente la canción más personal que Fat Mike haya escrito jamás, además de la más triste.

Se retiraban así del escenario, y se abrían las puertas del local. El aire empezaba a circular para contrarrestar la acumulación de vapor que había en todo el local. Los cuerpos muertos, el cansancio era inexplicable; pero las ganas que se vuelvan a trepar al escenario eran incontrolables.

Finalmente volvieron al escenario. La fuerza de Eric Melvin, la entrega de Smelly, la destreza de El Hefe y las ganas de Fat Mike, se mezclaron para culminar con las ideales canciones. Bottles to the ground nos hacía saltar en los coros, mientras que Green Corn aceleraba las masas. Seguiría Bob, una de las más populares de los californianos, satisfaciendo a todos. Para dar por acabado el concierto asaltaron con I wanna be an alcoholic, gustosamente cantada por Fat Mike, y la genial Kill all the white man.

Agradecieron al público y marcharon. Lo que se pudo vivir en el 2006, recién lo disfrutamos el pasado viernes 26 de Febrero, más vale tarde que nunca. Un sueño hecho realidad, un concierto que no solo llenó expectativas, sino las sobrepasó. ¿Faltaron temas? Tal vez, pero creo que hicieron una gran elección de repertorio, dejando satisfechos a cada uno de los asistentes.

Punk as Fuck producciones demostró lo que las verdaderas ganas junto con una buena organización pueden lograr, haciendo de esta una de las mejores fechas del año, si es que no termina siendo la mejor dentro de este circuito. Felicitaciones a la gente de Punk as Fuck, a Nofx, al público y a todos los envueltos en hacer de este pasado viernes una noche redonda.

Escrito por Sergio Fernández

*Fotos gracias a Javier Chunga, 23punk.com y Alexandra Sánchez.

Set List:

  1. Intro
  2. Dinosaurs will die
  3. Stickin’ in my eye
  4. Perfect Goverment
  5. Murder the goverment
  6. The Brews
  7. The Decline
  8. Eat the meek
  9. We called it America
  10. Franco Un-American
  11. Seeing double the the triple rock
  12. Mattersville
  13. Radio (cover de Rancid)
  14. Linoleum
  15. Leaving Jesusland
  16. Leave it alone
  17. My orphan year
  18. —-ENCORE—–
  19. Bottles to the ground
  20. Green Corn
  21. Bob
  22. I wanna be an alcoholic
  23. Kill all the white man

Ahora los dejamos con este video de Eduardo de Asmereir.

Compartir 257