Ya estaba a pocos metros del Monumental y todavía no cobraba conciencia de que estaba por ver una de las bandas más exitosas de los 90´s. Supongo que nadie pudo imaginar que hace más de una década, cuando canciones como “Zombie” sonaba en la radio, tendríamos la oportunidad de escucharlas en vivo, en nuestro propio país. Nos esperaba un nostálgico, intimo y emotivo concierto

9.20. Camino hacia el estacionamiento del estadio, ya estaba por comenzar el show. De pronto, los pesados estribillos de “How” me sorprendían antes de llegar aún. Corro hacia el concierto para encontrarme con todo el estacionamiento casi lleno. Lo bueno de este local es que es lo suficientemente pequeño como para que todos, desde la primera hasta la última fila, se puedan sentir dentro del concierto; lo malo es que la improvisada ubicación está repleta de desniveles que dificultan la vista, en todo caso, los de la última zona podían usar la rampa del estacionamiento para tener una mejor visión.

Una vez posicionado miro con calma al escenario para finalmente comprender que tenia a The Cranberries frente mío, tocando. Sin embargo, la emoción se vio opacada al darme cuenta del pequeño y precario escenario, tiraba más a la tarima de una kermese que al escenario donde toca una banda con cuatro top 20 álbumes en el Billboard 200. Pero bueno, traté de olvidarlo, todo sea en pos de un concierto íntimo.

Así, sin esperarlo, la tercera canción de la noche sería “Linger”, tremendo hit, tremenda canción de amor que enloqueció al público. La increíble voz de Dolores dejaba a todos con la boca abierta, sin duda la estrella de la noche. Caminaba de lado a lado, saludaba a la gente, meneaba las caderas al ritmo de la canción, era como ver a un personaje mágico salido de un cuento de hadas.

La gente respondía con el furor contenido de esperar a esta banda por tantos años, toda esa emoción guardada fue devuelta con gritos, cantos y coros. Y cómo no hacerlo con una cantante tan carismática como Dolores al frente. Así llegó uno de los momentos más emotivos de la noche, cuando le tocó el turno a “When you´re gone”. No fue hasta esa canción que el suave canto de Dolores se derritió con la música de la banda y juntos elevaron nuestros oídos con la romántica y sufrida canción.

El concierto se había transportado a los aires y ya no podíamos bajar y poner los pies sobre la tierra, así que siguieron con “Daffodil Lament”, tema que roza el dream pop con toda la fuerza de The Cranberries. Dolores pasaba del suave canto a los potentes alaridos. Pero el sonido aun no reventaba. Sobre el escenario veíamos a los músicos tocando con toda la fuerza posible, a Noel Hogan rasgando las cuerdas de su guitarra con furia o al gran Fergal Lawler destrozando sus baquetas, mientras afuera el sonido no se sentían  con la intensidad merecida. Solo la voz de Dolores podía resplandecer, mientras la banda no sonaba como debía, no sé si por culpa de los músicos o del sonidista.

Así llegó otro momento inspirador con “Ode to my Family” cuando Dolores se sienta al borde del escenario y volviendo locos a las primeras filas. Pero entre tantas melódicas baladas pop tenía que llegar el turno de subirle los decibles al concierto, así “Salvation” nos agarró fríos y no hubo otra reacción que sacudir el cuerpo al veloz ritmo de la canción. El público se portaba a la altura del concierto, viviendo la emoción, saltando y cantando como si fuera la última noche.

10. 30. Como era de esperarse, “Zombie” llevó el furor del público a menear las cabezas con el pesado ritmo de la canción. Fergal estaba dispuesto a romper su batería con toda la furia posible, todos los músicos estaban en un trance de pasión que cargó el recinto de energía que seguramente le puso la piel de gallina a más de uno. Así se fueron detrás del escenario a esperar las barras que los aclamaban.

Volvieron con “Empty” y tocaron un puñado de canciones más para finalizar con “Dreams “, como para dejarnos con el alma recargada de esperanza. Dolores había encandilado a los asistentes con su especial carisma y su voz inigualable. The Cranberries estuvieron impecables, a la altura de una banda tan importante y que si bien fue hace una década que nos enamoraron a todos, siguen tocando como si fuera mediado de los 90´s.

Sin embargo, el sonido nos dejó mucho para rajar. Sobre el escenario veíamos músicos tocando con pasión y furia mientras afuera nos salía un sonido chato que no traducía la emoción vivida sobre el escenario. Pero bueno, Dolores dijo “it was absolutely gorgeous. Thank you Lima, thank you Perú.” y si ellos salieron contentos y la mayoría del público también entonces no hay de qué quejarse.

*Fotos gracias a Terra.com y Peru.com

Set List:

  1. How
  2. Animal Instinct
  3. Linger
  4. Ordinary Day
  5. Wanted
  6. You and Me
  7. Dreaming my Dreams
  8. When You´re Gone
  9. Daffodil Lament
  10. I Can´t Be With You
  11. Ode to My Family
  12. Free to Decide
  13. Waltzing Back
  14. Switch Off the Moment
  15. Salvation
  16. Ridiculous Thoughts
  17. Zombie
  18. —-ENCORE—–
  19. Empty
  20. The Journey
  21. Promises
  22. Dreams

Ayúdennos a completar y corregir el set list en los comentarios. Ahora los dejamos con el video de When You´re Gone.

638 Compartir