Calle-13-en-Lima-2011Entradas completamente agotadas, precios justos, Calle 13 de vuelta a un punto altísimo de su carrera, fin de exámenes finales para muchos, uno de los últimos conciertos internacionales del año, la coyuntura del tema Latinoamérica que el 27 de septiembre de este año cobró gran popularidad con su videoclip, y una serie de motivos más hacían ir a este concierto con gran ánimo y expectativas, todos estábamos dispuestos a pasar una gran noche.

Llegué a las 8.45pm un poco más tarde de lo pactado en la entrada (8pm) y a las afueras todavía se podían ver enormes colas que fluían rápidamente al interior de la Tribuna Norte Estadio San Marcos. Una vez dentro el ambiente pintaba para una fiesta total, los djs Dengue Dengue Dengue mezclaban poniendo a bailar varios con su ya cada vez más popular fusión de una serie de ritmos en donde destacan la chicha y cumbia psicodélica con electrónica. Lo único que se me pasaba por la cabeza era cómo sería la fiesta cuando apareciera Calle 13 si con DDD ya todos estaban saltando de un lado a otro.

A pesar de eso la gente ya se empezaba a impacientar para que de una vez salga La Sarita y finalmente Calle 13. La tecnología se hacía presente y varios adictos al Twitter notaban el último mensaje de Rene: “Lima vamos en camino, tuvimos problemas con el avión pero esto no nos detiene a la hora que lleguemos estaremos tocando para todos ustedes.” La noticia se corrió rápidamente entre muchos pero nadie imaginó que la demora sería tanta. Calle 13 había estado tocando en el cierre de la cumbre de nacimiento de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe en Venezuela.
Dengue Dengue Dengue ya había terminado y de fondo empezaban a poner cumbia amazónica, chicha o discos de fusión peruana
como Novalima. Mientras algunos ya empezaban a renegar por el retraso otros aprovechaban para ir por unas chelas y conversar por ahí. La Sarita aparecía a las 9.44pm para poner a saltar a todos nuevamente. Así, con su característica puesta en escena de fusión no solo musical sino visual mezclando el rock con tradiciones peruanas, La Sarita invitaba a danzantes de tijeras, un representante de una comunidad shipiba y más.

Las pantallas enfocaban carteles en el público con mensajes como “defender el agua es defender la vida” o “el agua no se vende” mientras desde las tribunas se escuchaba “oro no, agua sí, oro no, agua sí” con clara referencia al conflicto en Conga. La Sarita seguía tocando un repertorio mucho más largo del que estamos acostumbrados a escuchar cuando una banda invitada abre un concierto internacional. A pesar de eso, la gente estaba totalmente enganchada, y La Sarita soltaba su conocido repertorio desde donde estacaban Cariñito, Guachimán, Más poder y más. “Una patria se hace con cariño, muchas gracias” decía el cantante y finalmente cerca de las 11.15pm La Sarita dejó el escenario. Mientras en las pantallas se colocaba el Twitt que había enviado René hace unas horas con también una foto de él con la diploma que le había dado la Municipalidad de Lima nombrándolo visitante ilustre de la ciudad.

Así la espera eterna empezó. Muchos se fueron a seguir chupando, otros se iban atrás para literalmente dormir, otros caminaban sin rumbo, y así cada uno veía la mejor manera de matar el tiempo. El tiempo pasaba y pasaba, ya eran las 12pm y unos cuantos empezaban a retirarse del local. 45 minutos después sale un portorriqueño seguramente de la producción a intentar calmar a la gente (que ya empezaba con los gritos de “hijo de puta, hijo de puta”) y avisar que faltaban 20 minutos para que aterricen en Lima y que pedían las disculpas del caso. Por su parte, algunos de las tribunas empezaban a saltar a la cancha trepando las rejas sin mucha suerte ya que la policía termino botando a algunos del concierto.

Las horas pasaban. Sí, ya era la 1.47am y al extremo del escenario arriba en la tribuna se ve llegar una camioneta, el reflector la alumbra a lo lejos y se ve gente bajando, saltando y saludando. No se llegaba distinguir bien a lo lejos pero eran ellos, Calle 13 ya estaba en San Marcos. Los gritos de “hijo de puta, hijo de puta” se acentúan. Luego de 10 minutos, por las pantallas se ve a René cambiándose y tomando creo que chicha como si fuese cuestión de minutos para que el concierto arrancase una vez que él estuviera listo, pero no fue así, todavía faltaba colocar varios instrumentos en el escenario y dejar todo listo ahí arriba.

El rostro de la gente ya no daba esperanzas de una fiesta como la que imaginé al ingresar al local. Todos estábamos sumamente cansados, habían pasado muchas horas y el agotamiento era inmenso, pero cada uno de los que nos quedamos (varios ya se habían retirado) teníamos un motivo para estar ahí después de tanta espera. A pesar de eso, la molestia era grande y las pifias y gritos no paraban, sobre todo porque a cada rato apagaban las luces como si ya fuese a comenzar el concierto y la música de fondo ya hace varias horas había dejado de tener una temática y ya pasaban cualquier cosa.

Sin embargo, finalmente a las 2.43am (más de 6 horas después de lo que indicaba la entrada) las luces se apagaron de verdad y el concierto empezó. Las pifias suplieron a las ovaciones que estamos acostumbrados. En las pantallas se veía la introducción del concierto con un video de una especie de laboratorio en donde se preparaba algo, el cansancio y la molestia ni siquiera me permitían entender qué era pero así empezó todo con Baile de los pobres. Desde el público llovían botellas, le sacaban el dedo medio y gritaban hijo de puta. Todos esperábamos unas disculpas, por lo menos, por la falta de hacernos esperar tanto. Pero amargado René paró el concierto en plena canción, luego que le tiraran un llavero en la cara, para explicar lo sucedido: “Aquí nosotros no hemos dormido en tres cabrones días (…). Yo no soy Luis Miguel ni soy Shakira ni soy ningún tipo de artista que estaba en un jacuzzi (…) yo vengo trabajando como un cabrón. Yo fui a Venezuela hoy porque Puerto Rico no estaba entre los países que tenían que estar con todos los presidentes (…) y por eso fui a Venezuela en avión para decirle a todos los presidentes que viva Puerto Rico libre, que no queremos ser colonia, que hay una sola bandera y una sola estrella, y por eso llegué tarde hoy (…). Los que no quieren estar porque están molestos se pueden ir, los que se quieren quedar porque entienden que mi país también merece una bandera allá pues que se queden, pero no me vengan a tirar con una llave en la cara”.

Las opiniones de aquí en adelante se dividieron, algunos siguieron molestos por la manera prepotente de responder a los insultos mientras otros entendimos el motivo, aunque una simple disculpa (no solo en Twitter donde sí lo hizo) no hubiese venido mal. El respeto y humildad que tanto pregona se empezaban a ir al piso con su actitud prepotente. Si las miles de personas que estábamos ahí lo esperábamos tanto tiempo era porque pensábamos que sería consecuente con lo que canta, pediría unas disculpas y nos daría un concierto memorable en vez de tomar una actitud a lo megaestrella de rock como Axl Rose. El motivo era justificable (por lo menos para mí) pero se pudo decir de una manera más humilde, con anticipación y haciendo algo para compensar al público.

El concierto continuó con la música de No hay nadie como tú y luego Vamo’ A Portarnos Mal la cual introducía con un “hoy me porte mal pero por hacer cosas buenas”. Terminando estas dos canciones y con la gente un poco más calmada René advirtió lo que vivimos hoy (domingo 4 diciembre) en todos los periódicos. “Mañana la noticia no va ser un concierto de estudiantes sino de gente que cagó a Calle 13. Sabemos lo que estamos haciendo esto se lo dedico a todos los de farándula que no sirven para nada”. Así Residente presentaba Ven y critícame mientras a un lado Visitante andaba más amargado de lo normal y PG 13 caminaba de lado a lado dando los coros.

“¿Estamos en familia? Veo tres molestos pero que se jodan” decía con la conchudez que nadie esperaba en una situación así. Unas cuantas gotas de humildad fueron los ingredientes que faltaron para hacer una noche memorable en donde la molestia no fuera un ruido para los mensajes de Calle 13 a nosotros los estudiantes. El concierto continuó con Un beso de desayuno, Se vale to-to, y Hormiga Brava con quienes ya varios preferíamos olvidar por unas cuantas horas la prepotencia expuesta esperando una disculpas más alturadas luego del mal rato que ellos también pasaron (vamos, a nadie le gusta que miles de personas te griten hijo de puta y te tiren una llave en la cara). Ellos estaban poniendo de su parte olvidando nuestros insultos (también justificados) y dejando todo lo posible en el escenario, mientras nosotros también podíamos hacerlo, el rencor tampoco es bueno así que tal como reza uno de los temas más esperados de la noche, perdonamos pero no olvidamos (aunque nunca pidieron disculpas explícitas sobre el escenario).

Así, con los oídos un poco más limpios libres de fastidio, pudimos escuchar los mensajes que Calle 13 ha venido dando a lo largo del continente y el mundo desde sus inicios. “Yo quiero dedicarle este tema a toda la violencia latinoamericana, están mentando a la gente cono si fuera cualquier cosa. Hay que usar el cerebro, no podemos estar matando gente, no podemos permitir eso. Pueden aplaudir los que no tengan miedo como los desaparecidos aquí en Perú, como todos los estudiantes que han muerto. Se lo dedico a Facundo Cabral que en paz descansa, tienen que escucharlo, se lo dedico a sus asesinos” De esa manera Residente introducía La Bala para seguir con Pa’l norte. Las letras de Calle 13 darían para llenar esta crónica con miles de citas más, pero para eso mejor escuchen sus discos.

¿Estamos vivos todavía? Una del primer disco, yo tengo energías ¿todavía ustedes tienen?” gritaba René logrando una agonizante respuesta del público al cual el sueño ya había batido a esas horas. La banda también andaba igual, a pesar del intento de dar todo lo posible con total entrega. El Calle 13 que teníamos al frente no tenía esa energía explosiva que hemos podido ver en ocasiones anteriores y se notaba que andaban sin dormir por un buen tiempo. Seguía Suave en una versión bastante acelerada y luego la Cumbia de los aburridos. “No nos importa que nos perdonen, nos importa que estén vivos” seguía Residente, “gracias a los que entendieron lo importante que era estar en Venezuela”.

Continuaba La Perla, Tango del pecado y Atrévete-te-te. “Acá culminamos para los que se quieren ir a dormir, los que se quieren quedar se pueden quedar y pedir otra. Que viva Latinoamérica unida, que viva Puerto Rico libre, en la próxima cumbre quiero ver a Puerto Rico, que viva la lucha estudiantil en Chile, en Perú (…) Nunca se olviden de los desaparecidos apoyen a los que siguen buscándolos, buscando justicia, no se olviden cabrones. Que viva el Perú, los quiero” y dejaron el escenario con los aplausos del público.

Ya eran las 4.20 de la mañana y varios empezaron a irse mientras a los pocos minutos toda la banda, Visitante, Residente y PG 13 volvían al escenario. “Un tema dedicado a los estudiantes, a los que se quedaron (…). Rubén Blades me dijo que escribía mejor cuando estaba molesto, esto lo escribí así” decía para empezar Calma el pueblo y seguirla con Muerte en Hawaii. “Yo aguanto bien cabrón, ¿seguimos vivos?” preguntaba para introducir el tema más celebrado de la noche. “Educación gratuita y de calidad” decía para luego leer un letrero que decía Conga no va, “sin miedo, le estamos dando voz a las personas, Conga no va, sin miedo” decía para luego volver a su introducción mientras en el público se escuchaba “Agua sí, oro no, agua sí, oro no”. “Este tema lo escribí con mucho corazón y con mucha alegría y se lo regalo a ustedes desde lo más honesto, desde lo más profundo de mi corazón, este tema se llama Latinoamérica” decía para unir a toda la Tribuna Norte del Estadio San Marcos en una sola voz. La letra, música y todos cantando juntos lograba chocar con los nervios y emocionar a cualquiera. Los aplausos al terminar el tema sin duda iban más allá de un simple cumplimiento al término de una canción. Era de esos temas que identifican a todo un grupo y que logra poner a pensar a muchos. Música que no solo sirve para entretener sino para poner a reflexionar y lograr la tan soñada unidad latinoamericana identificando a todos.

“Qué bueno que ya se fueron todos esos periódicos faranduleros” decía René siguiendo con El Hormiguero. El final del concierto ya iba llegando “digan lo que digan este concierto fue bastante rockero, tómenle foto a los brasieres para que digan que me pegaron con brasieres y no solo con llaves” bromeaba haciendo referencia a las decenas de brasieres que le cayeron durante el concierto. Después de esto ya todo acabaría, seguía Fiesta de Locos en donde al parecer a varios se les fue todo el sueño y empezaron a saltar de lado a lado incluso armando un pequeño poguito a un lado del escenario. Imaginé que el concierto tendría para varios minutos más y nos quedaríamos hasta el amanecer, pero no fue así. Acabada la canción dieron las gracias y se retiraron pocos minutos antes de las 5am luego de dos horas de concierto.

Así terminó este concierto que reunió a una gran cantidad de jóvenes dispuestos a divertirse y reflexionar con la propuesta de Calle 13, música que va más allá del simple hecho de entretener. Actualmente René sigue renegando vía Twitter con los que critican su retraso tal vez aun molesto y sin entender que si hubiese actuado de una manera más pensante, respetuosa y humilde todo se hubiera solucionado en unos cuantos minutos. El tema de su demora y reacción sin duda opacó el concierto, tanto que sus mensajes en la mayoría de medios quedaron de lado y finalmente perdimos todos.

Escrito por Santiago Silva (@santiagosv90)

Actualización 05/12/2011: René por medio de su twitter, un poco más calmado al parecer, pidió disculpas reiteradas veces y explicó con más detalles lo sucedido:

ayer se hablo d cancelar el show para el domingo cuando nos enteramos d lo tarde del avión pero la producción decidio q tocaramos a las 3am
Hicimos lo que nos pidieron dentro de las complicaciónes que pasamos.
Bueno Perú me despido,Me disculpo nuevamente y prometo q no volveré a hacer 2 conciertos 1 mismo día.un saludo al de la llaves.

Actualización 05/12/2011 – 2.00pm: ASPEC ha iniciado una campaña para exigir el reembolso de las entradas y para eso está recolectando quejas y pruebas que pueden ser enviadas o dichas por los siguientes medios: [email protected] y [email protected] o los telefonos 2718000 y 4485000.

A esto se suma la noticia de Roberto Flores que fue agredido por la seguridad cuando quizo subir al escenario a dar la cara tal como invitó René al iniciar su concierto. Aquí pueden ver más detalles del hecho.

Actualización 06/12/2011: miren el video de más de 30 minutos donde René de Calle 13 explica todos los detalles de lo ocurrido en el concierto en Lima:

Y finalmente la carta que escribió y envió por su Twitter:

Carta-calle-13
Actualización 09/02/2012:
 dinero de entradas de Calle 13 en Lima será devuelto. Para más informacion haz clic aquí.

Los dejamos con dos videos. El primero del momento en que René para el concierto para dar explicaciones y el segundo del tema Latinoamérica:

Latinoamérica

La Sarita – Cariñito

* La primera foto del post fue tomada del Twitter de Calle 13.

348 Compartir