Ayer, jueves 10 de marzo, Diego Torres volvió a Lima y derrochó un carisma sin igual frente a un Jockey Club del Perú que se llenó en su totalidad. El músico y cantante argentino llegó para presentar su más reciente producción Distinto, pero no dejó de lado su más preciadas canciones.

Puntuales a las 9.30pm las luces del local se apagaron y con esto la emoción de la gente empezó a brotar. La banda apareció y pasado unos minutos dieron inicio al concierto con tres temas del nuevo disco y ni bien terminaron Diego arrancó con las bromas: “Qué hermosa tierra es el Perú. Gracias por bañarse y por peinarse y si no lo hicieron, lo disimulan muy bien. Gracias y bienvenidos”.

El espectáculo continuó con el público que se paraba y sentaba de sus asientos. Solo bastó unos cuantos anuncios previos al concierto, por parte de la producción en las pantallas, para que el público no se pare sobre las sillas ocasionando un caos total (apunten productores que hacen conciertos con sillas). Sin embargo, después del paso de unos temas el público quedó sentado encantado por la sencillez, carisma y gran voz del argentino.

Entre canción y canción Diego Torres aprovechaba para charlar un poco con su público: “es un sueño cumplido cantar en casi mi cumpleaños, aunque mi familia nos esté odiando” comentaba mientras nos hablaba de sus “terribles hermanas”. Así, luego de calentar a la gente con los temas más “rockeros” de su discografía pasó a armar uno de los momentos más íntimos de la noche.

Diego se retiraba del escenario y pasaba su staff para armar una especie de living de hogar con un piano, una lámpara y muebles rojos. Se venía la parte acústica del concierto que arrancó con Penélope en donde Diego sorprendía a todos con su espectacular voz junto al piano. Y como para no romper la espectacular atmósfera lograda siguió con Qué será. Dio algunos mensajes por la paz y continuó con un tema que hizo junto a Joaquín Sabina y luego con otro que grabó con el peruano Gianmarco.

Así, después de tener a todo el público conectado con esta íntima atmósfera, Diego Torres pasó al momento más personal de la noche cantando el tema que escribió a su madre luego de su fallecimiento y dedicándoselo también a su padre que murió recientemente. “Esta canción la escribí cuando murió mi madre. El año pasado fue muy duro, se cerró un ciclo: murió mi padre que era como un pilar en la familia” comentaba para dar inicio a Tal vez mientras en las pantallas se mostraban imágenes de él desde muy pequeño con su madre, padre y familia. Para algunos podrá sonar muy cliché hacer algo como esto, pero Diego lo hizo mágico y totalmente sincero.

Luego de esto, se dio una pausa y empezó a calentar nuevamente los cuerpos con sus temas más movidos. Si algo es cierto y hay que resaltar es que Diego supo perfectamente cómo llevar el concierto de la melancolía a la felicidad de un momento a otro y sin que se sienta. Así volvió con Guapa (conocida por el comercial de shampoo) y luego el cover de Commodores “Easy” (también popularizada por bandas como Faith No More). Así, cuando ya pasaban las 10.41pm, Diego se retiró del escenario.

Se venía un tributo a Michael Jackson en donde se invitó a tres bailarines que hicieron lo que mejor saben hacer sobre el escenario mientras que Diego junto a su corista iniciaron el tributo para luego seguir subiendo las revoluciones con la movediza Bendito. Sin embargo, el público a pesar de moverse, aún seguía pegado a sus asientos. “Cómo está Perú, lo veo un poco…” decía Diego buscando un poco más de ánimo en los asistentes. Para eso tenía la fórmula perfecta y arrancó con una tanda de hits llena de felicidad, esperanza, y positivismo.

Tratar de estar mejor daba inicio a esta tanda con todo y el sabroso rapeo del cubano Alex Batista (el mismo que lo acompañó en el Unplugged). “Es en momentos como este en los que me siento como la maestra de coro del colegio” decía Diego mientras hacía cantar al público. El carisma de Diego era interminable “A ti te la tengo jurada desde mi primer viaje a Lima” le decía a uno de los de seguridad mientras este le daba la espalda al ras del escenario.

Así, mientras seguía conversando, el público arrancó con el “cumpleaños feliz…” sorprendiendo a Diego quien acababa de cumplir 40 años el día anterior. Él continuaba con sus ocurrencias “yo era una persona tranquila, hasta canté con el Papa; pero en Perú me llevaron por el mal camino, me llevaron por los bares de Barranco”.

Y luego de una pausa continuó con la estocada de hits: La última noche seguía llevando el concierto a su punto máximo pero no fue hasta Déjame estar que el concierto llegó al clímax. “¿ustedes de que medio (de prensa) son que no paran de filmar? después los que no vinieron se dan cuenta de lo mal que está este concierto” le decía Diego a los asistentes con complejo de periodista que preferían vivir el concierto al día siguiente en su computadora que en el momento en vivo.

“Tengan cuidado, el matrimonio es muy lindo, pero también muy largo” continuaba bromeando para dar inicio a Usted (tema que comparte con Vicentico) y luego Abriendo caminos (tema que comparte con Juan Luis Guerra). Y seguía con sus advertencias “tengan cuidado que cuando los sueños se focalizan, se hacen realidad” decía para seguir con Sueños (tema que comparte con Julieta Venegas). El concierto iba llegando a su fin, la gente estaba totalmente extasiada luego de esta increíble tanda de hits, y para cerrarla estaba la esperanzadora Color esperanza.

Diego se retiraba del escenario y los “ole, ole, ole, ole, Diegoooo, Diegooo” se empezaron a escuchar en todo el Jockey Club. La gente ya estaba completamente satisfecha pero el argentino tenía más para darnos. Así, salió para cantar nuevamente Guapa (¿por qué repitió el tema? no lo sé), y Que no me pierda mientras agarraba su Blackberry para Twittear fotos del público. Así, pasada la medianoche, luego de más de dos horas y media de concierto, Diego dejó el escenario luego de presentar a su banda y agradecer a los asistentes por acompañarlo. “Gracias mi gente linda, gracias Perú, hasta pronto”.

Ahora los dejamos con el video de la noche:

Todas las fotos fueron tomadas por Lukas Isaac para Fénix Entertainment Group, con excepción de la última tomada por Diego Torres con su celular al final del concierto. Mira más dando clic aquí.

  • grande diegooo
    conciertazo que se dio ayer
    muy bueno eh!

  • Pingback: Bitacoras.com()