Son pocas las veces que vemos conciertos en nuestra ciudad donde el público y el artista se unen en una sola emoción. Hace falta tener unos músicos con mucho carisma y hace falta tener un público muy entregado. Pues la noche de ayer, miércoles 30 de Marzo, se dieron todas las condiciones para que se de ese poderoso romance entre ambos. Sin duda, uno de los conciertos que el público recordará con mayor cariño de los últimos años.

Estamos hablando del concierto que dio James, junto a 311, en la explanada del Estadio Monumental. Una noche mágica en la que los asistentes perdieron el miedo y se dejaron llevar por esa atmosfera espiritual que nos fue entregada. Una noche que les contaremos a continuación.

Los encargados de abrir el show eran 311, una banda con una extensa discografía y una potente combinación de estilos que van desde el funk, el rap, el reggae y un rock bien pesado como para hacernos saltar a todos. Así salieron a las 9.30 de la noche y arrancan con gran intensidad; sin embargo, el sonido era tan fuerte que no dejaba escuchar casi nada, los bajos retumbaban por toda la explanada mientras a duras penas escuchábamos la voz de los dos cantantes quienes rapeaban sobre el escenario.

Después de un rato todo fue cuajando mejor y nuestros oídos se acomodaron a las altas dosis de volumen de estos chicos de Nebraska. Fue así como nos envolvieron en su fiesta, pues frente a nosotros teníamos una banda que sin importar su larga trayectoria aun conserva ese estilo tan “college rock”. Y tal vez fue esto lo que me tomó por sorpresa, si bien musicalmente tenía una idea de esta banda, su imagen sobre el escenario se alejaba mucho de las raíces californianas para parecerse a una boyband para universitarios marihuaneros. Desde los bailes de SA Martinez que dejaban muy atrás sus raíces latinas para sacar a luz su lado más blanco hasta la parte de las percusiones que solo podía hacerme imaginarlos ensayándola con una coreógrafa contratada.

Pero bueno, eso no quita que hayan tocado con fuerza y una verdadera alegría que nos contagiaba. Pues esta noche en Lima era su primera presentación en Latinoamérica, nos confesaba el emocionado Nick Hexum. 311 convirtió por una hora la explanada en una gran fiesta. Temas como Come Original, Amber, Flowing, Down, Do You Right hacian a los hombres saltar y a las mujeres suspirar.

Luego de casi una hora la gente de 311 se fueron del escenario sin volver nunca más. Nos dieron una gran dosis de punche y fusión que sirvió para recargarnos las pilas a todos los asistentes. Sin embargo, el plato fuerte de la noche aun estaba por llegar.

Ya eran las 11 de la noche y la explanada estaba repleta, especialmente la zona de adelante. Fue entonces cuando salió la banda al escenario y desde que pisaron el tableado todo el recinto se armonizó con esta imagen tan intensa que es la de Tim Booth. La banda arrancó con Born of Frustration entre coloridas luces mientras el público recibía toda la energía.

Pero fue con Say Something, la septima canción de la noche, que tremendo hit puso a todos cantando el conocido coro. “Say something, say something, anything. I’ve shown you everything. Give me a sign” gritaba la explanada entera. James había vuelto a la vida y tocaba con gran entusiasmo.

Así seguían los temas mientras Tim bailaba descontrolado sobre el escenario, en su propio trance, y la gente aplaudía. P.S., Five-O, Jam J, White Boy, Sound sonaban junto a todos los asistentes bailando, cantando, saltado y disfrutando del íntimo concierto. Tan intimo que en repetidas veces el cantante bajo hasta las primeras filas a cantar junto al público. Pero pronto se vendría otro hit de la noche.

Oh sit down, oh sit down, oh sit down, sit down next to me” era el otro bombazo de la noche. Canción con la que se fueron sin antes advertirnos que “esta es la última antes de que me vaya y ustedes insistan para que vuelva“. Así el público los reclamó con un “ole, ole, ole, ole, JAMES!” hasta que salieran de vuelta.

Así volvieron con I Wanna Go Home, Getting Away With It (All Messed Up) y Sometimes. Se pusieron la bandera del Perú encima y tocaron encantados por tener una masa tan repleta de energía, un justo intercambio de felicidad entre el escenario y la explanada. Por eso nos regalaron la última canción de la noche, nada más y nada menos que Laid. Y así acabó uno de los concierto en que el público y artista se relacionaron como pocas veces hemos visto. Y lo mejor fue que antes de irse nos prometieron que nos veríamos muy pronto.

 

Ahora los dejamos con el setlist de James y algunos videos del concierto. A ver si nos ayudan con el setlist de 311.

James:

  1. Born Of Frustration
  2. Seven
  3. Ring The Bells
  4. It’s Hot
  5. Tell Her I Said So
  6. She’s A Star
  7. Say Something
  8. P.S.
  9. Five-O
  10. Jam J
  11. Stutter
  12. Out To Get You
  13. Whiteboy
  14. Sound
  15. Tomorrow
  16. Sit Down
    —————-Encore—————–
  17. I Wanna Go Home
  18. Getting Away With It (All Messed Up)
  19. Sometimes
  20. Laid


459 Compartir