Lima arrancó la temporada de megaconciertos con un show de lujo. Uno de los grandes de la música en el mundo llegó por fin a Lima e hizo que la noche de ayer, jueves 24 de febrero, la Explanada del Monumental se convierta en un espacio mágico.

Poco antes de que el concierto inicie, las afueras del Monumental estaban plagadas de un mar de gente. La seguridad del evento había restringido el ingreso (pasado el ovalo) a todos los que no tenían entrada. Esto, más que orden, fomentó que los revendedores hagan de la suya en el óvalo vendiendo las entradas con sobreprecio mientras que en la boletería de la puerta del local quedaban todas las zonas (excepto tribuna) a precio normal.

Una vez dentro del concierto la explanada ya lucía con una buena cantidad de gente pasando las 9 de la noche; era cuestión de minutos para que el concierto arranque.

9.22pm La Orquesta Sinfónica Nacional del Perú hizo su ingreso al escenario acompañado del maestro Steven Mercurio. La gente tranquila empezó a buscar la mejor ubicación mientras las luces se iban apagando. Esta vez, con un público mayoritariamente adulto, se dejaron de lado por un momento las ya características barras, tumultos, gritos y todo eso; además, estábamos en un concierto con un formato algo más clásico.

Y, sin que se haga esperar mucho, apareció Sting acompañado de sus excelentísimos músicos que en las siguientes horas sorprenderían a toda la explanada. If I ever Lose my faith in you fue la elegida para abrir la noche. El bajo ponía todos los cuerpos a moverse lentamente, mientras la genial voz de Sting retumbaba entre todos y la Orquesta Sinfónica Nacional del Perú empezaba a darle ese aire diferente que nos acompañaría durante toda la noche. “if I ever looose my faiiiith” era coreado por todos mientras Sting tomaba su armónica.

No tuvo que pasar mucho tiempo para que Sting nos regale un tema de The Police; el concierto empezaba con todo. Every little thing she does is magic le arrancaba una sonrisa a todo el público que desde los primeros minutos de concierto ya estaban contagiados con toda la energía que salía del escenario. Y, como para que nadie se quede como estatua desde el inicio, Sting continuó con su dosis de hits: Englishman in New York y Roxanne. ¿Qué mejor comienzo podíamos pedir?

Sting invitaba a solistas en escena. Primero fue el turno del clarinetista Luis Vargas que con gran emoción apareció al frente del escenario para seducir a todos con su instrumento en Englishman in New York, también aparecía una pareja de baile a un lado del escenario en When we dance. Las revoluciones bajaron un poco con Russians y Hung my Head, pero eso no duraría mucho tiempo.

Uno de los punteos más increíbles de las manos del maestro Dominic Miller sonaba en nuestros oídos introduciéndonos en esos lugares que solo la música nos puede llevar. Shape of my Heart con una potente Orquesta Nacional que empezaba a dejar callados a todos aquellos que decían que desmerecerían el concierto.

El final de la primera parte del concierto ya iba llegando con Why should I cry for you?, Whenever I say your name, y Fields of Gold que hacían que el público mire el concierto tranquilo. Pero esa tranquilidad no duró mucho cuando Dominic Miller se acercó al micro para anunciar que ya venía el descanso de 20 minutos y con guitarra eléctrica a todo volumen despertó a todos con la potente y movediza Next to you.

Los 20 minutos se pasaron volando, la gente se iba a descansar por diferentes lugares mientras otros se sentaban para aliviar el dolor de espalda. Si hay algo que criticar a este mágico concierto es el local elegido. Pero no hay que culpar a los organizadores, en Lima simplemente no existe local adecuado para un concierto de esta magnitud y formato, al menos que se pretenda limitar el ingreso a solo 2 mil personas en uno de los pequeños teatros que tenemos.

Pero bueno, volvamos al concierto. La Orquesta Nacional aparecía nuevamente primero para afinar instrumentos e iniciar la segunda parte con A thousand years. Luego seguía This cowboy song en donde Sting junto a sus músicos iniciaron una curiosa coreografía al mejor estilo del oeste. Al instante, Sting se colocó un saco para convertirse en cierto personaje que con un canto más pausado endulzó a todos con Moon over Bourbon Street. Canción en donde también sedujo a todos con un curioso theremín y algunas partes en un sorprendente a capella.

Los solistas de la Oraquesta Sinfónica seguían saliendo al frente con una felicidad y emoción única que se les notaba en el rostro, parecían niños en presentación de día del padre en el colegio. Toda esa emoción se vertía en sorprendentes solos que no dejaban de sorprender al público y al mismo Sting que no paraba de felicitarlos con una sonrisa en el rostro.

Si bien el público durante toda esta parte del concierto permaneció algo petrificado frente a tan maravilloso espectáculo, no fue hasta King of Pain que la energía volvió a caer sobre sus cuerpos y arrancaron con los fuertes coros. Y como para nunca más bajar las revoluciones siguió Every breath you take. Las parejas se abrazaban y todos se movían de un lado a otro, el concierto había recuperado las energías pero ya se iba acercando el final.

La banda se retiraba pero regresaba rápidamente e iniciaban ritmos arábicos para dar inicio a Desert Roses. Sting sorprendia con su espectacular voz y curiosos movimientos, mientras detrás de él el maestro Steven Mercurio enloquecía saltando de un lado a otro dirigiendo a la orquesta con una energía que nunca antes he logrado ver, sin duda un director de primerísima calidad (parecía que su traje se rompería en cualquier momento por tanto movimiento).

Se volvieron a retirar todos y regresaron con She’s to good for me y Fragile en donde Sting sorprendía a todos tomando la primera guitarra. Ahora sí el final venía en serio “Lima, muchas gracias” y Sting se retiraba para regresar solo a los pocos segundos y con una sonrisa en la cara decir “¿una más?” y regalarnos Message in a Bottle. Así esta mágica historia llegó a su fin, más de dos horas de concierto dejaron al público totalmente satisfecho. Sin duda un muy buen inicio de temporada. ¿A esperar si regresa para cantar en Machu Pichu?

Set List:

  1. If I Ever Lose My Faith In You
  2. Every Little Thing She Does Is Magic
  3. Englishman In New York
  4. Roxanne
  5. Straight To My Heart
  6. When We Dance
  7. Russians
  8. I Hung My Head
  9. Shape Of My Heart
  10. Why Should I Cry For You?
  11. Whenever I Say Your Name
  12. Fields Of Gold
  13. Next To You
  14. Intermedio de 20 minutos

  15. A Thousand Years
  16. This Cowboy Song
  17. Moon Over Bourbon Street
  18. End Of The Game
  19. All Would Envy
  20. Mad About You
  21. King Of Pain
  22. Every Breath You Take
  23. ————————————–

  24. Desert Rose
  25. ————————————–

  26. She’s Too Good For Me
  27. Fragile
  28. ————————————–

  29. Message In A Bottle

Los dejamos con el video que trasmitió Frecuencia Latina durante el concierto:

* Todas las fotos fueron tomadas por el fotógrafo Kike Sanchez Vela.

* A todos los que estuvieron siguiendo nuestra primera cobertura en vivo por Twitter y Facebook, disculpen todos los fails. Iremos teniendo más cuidado en las próximas coberturas.

372 Compartir