Tuvieron que pasar tres años para volver a recibir a una de las bandas más importantes de habla hispana. Años que dieron fruto a un nuevo disco, El Objeto Antes Llamado Disco (2012), el regreso a los estudios de Café Tacvba luego del genial Sino del 2007. Sin embargo, la banda no solo llegó a presentarnos los nuevos temas de esta producción, sino a ofrecernos una intensa avalancha de éxitos.

La cita esta vez fue en el C.C. Claro, un interesante local con aspecto de fábrica o almacén que recuerda el ambiente de las fiestas underground de Chicago o Manchester. Una nueva propuesta de local que esta semana recibió a Pimpinela, Nightwish y ahora a los Café Tacvuba.

Volviendo al concierto, la noche la inició Colectivo Circo Band y La Sarita. En eso, en pleno Shipibo Soy la gente de La Sarita invita a Rubén al escenario, quien sale a saludar y desaparece rápidamente. Pero luego regresaría de la mano de Perú Antitaurino para apoyar el mensaje e invitar a la gente participar de la caminata blanca de hoy, domingo 9.

Los shows de Café Tacvba siempre se caracterizan por sus sorprendentes inicios. Esta vez lo que se nos ofreció fue un suave tránsito a su música a través del “paparu papa eu eo”. Desde un inicio los mexicanos se mandaron con El Baile y El Salón y Cómo te extraño Mi Amor para avisarnos que esta noche estaría cargada de himnos latinoamericanos.

Rubén, o mejor dicho el Zopilote, era el maestro de ceremonias, el chamán, el guía que nos acompañaría con frases sugestivas durante este viaje llamado Café Tacvba. Desde el escenario nos invitaban a pasar una noche de puta madre y que todas nuestras angustias y miedos se vayan con el sudor.

Seguía Las Persianas, Las Flores y La Ingrata para poner a saltar al público que siempre pudoroso necesita de un empujoncito para ponerse a bailar. Para eso teníamos a esta tremenda banda sobre el escenario. Así podemos hablar de la energía de Meme, quien ensimismado en su instrumento, bailando y meneándose con los ojos cerrados nos hacía una invitación a fluir con la música. Sin duda, uno de los músicos más inspiradores que hayamos visto.

En eso llega el turno de un tema nuevo. Era Ollita del Altamar, canción cuyo videoclip está siendo filmado en Paracas por los amigos de Pasaje 18. “Para que se vea bien chingón el Perú” decía Rubén contándonos que hoy estarían rodando el video en el sur de Pisco. El público estalló en aplausos por la alegría de tener un videoclip de los Café Tacvba en nuestro país.

La avalancha de éxitos seguía con Cero y Uno y La Locomotora. En eso el potente bajo de Quique nos avisa que llega Volver a Comenzar, uno de los temas más introspectivos de la noche. Es que es imposible no hablar del increíble camino que tomaron las letras de los mexicanos con el Cuatro Caminos y el Sino, discos que recogen sabiduría milenaria de los pueblos prehispánicos.

La temática de Café Tacvba está intrínsecamente ligada al contexto americano y a sus pueblos originarios. Así nos lo recordaba Rubén mientras hablaba del conflicto minero con los pueblos originarios, problema que concierne no solo al Perú sino al resto de América; también recordaba la energía juvenil de las recientes protestas estudiantiles en Chile y en México contra Peña Nieto; o criticando la navidad y “su mierda consumista”. Así los mexicanos llegaban para compartir el pensamiento crítico y cuestionar incluso a su propio público. “Viva México, cabrones” gritaba alguien desde la multitud, a lo que Rubén respondía “que viva la madre tierra, los países son mamadas”.

Para guiar toda esa rebeldía a través de la música nos tocó el turno de No Controles. Seguían así sus versiones de Déjate Caer y Chilanga Banda. Pero fue con La Chica Banda, donde jugaban con la letra para esta vez cantar “y yo le di mi amor en un concierto de La Sarita” que se despiden de del público. El concierto había sido una descarga intensa y fugaz de temas cumbre de la banda.

Pero solo habían tocado catorce canciones y aún quedaba más. Su regreso arrancó con el videoclip del tema De este lado del Camino. Luego Meme tomaría el micrófono y la guitarra para ofrecernos por primera vez uno de los temas más bellos del nuevo disco, estamos hablando de Aprovéchate. Como ya es sabido, el tecladista de Café Tacvba siempre se lleva el cariño y los suspiros del público limeño, sino imaginen el momento de tocar Eres.
Para continuar con las romanticonas y lentitas tocaron Mediodía seguida de Esa Noche. Pero para recordarnos que era un sábado a la noche y dejarnos con toda las energías recargadas volvieron la fiesta con El Metro. La gente volvía al baile con Bar Tacuba, lástima que no vendían alcohol en el local, aunque había una vip vendiendo cerveza a 10 soles la latita la muy abusiva.
La banda terminó con El Puñal y el Corazón, se despidieron rápidamente y se fueron. Este fue un concierto intenso con éxitos tras éxito. De vuelta al formato básico pues no hubo contrabajo ni violín ni más, sino era lo más cercano a ver a la banda tocando en su sala con bajo, guitarra, teclado y batería. Sin duda queda más que claro que Café Tacvba es una de las bandas más creativas del planeta, con un espectro musical que va desde la crítica social hasta el amor universal.

Mira más fotos del concierto de Café Tacvba haciendo clic aquí.

Set List:
1. El Baile y el Salón
2. Como te Extraño mi Amor
3. Las Persianas
4. Las Flores
5. La Ingrata
6. Olita del altamar
7. Cero y Uno
8. La Locomotora
9. Volver a Comenzar
10. No Controles
11. Déjate Caer
12. Chilanga Banda
13. El Fin de la Infancia
14. La Chica Banda
Encore:
15. De Este Lado del Camino
16. El Espacio
17. Aprovéchate
18. Eres
19. Mediodía
20. Esa Noche
21. El Metro
22. Bar Tacuba
23. El Puñal y el Corazón