Cultura Profética nos volvió a traer el sonido campeón del reggae latino. Nuevamente fue el Embarcadero 41 de Barranco el local pactado para el regreso de los portorriqueños, caseritos de esta ciudad que los recibe siempre con todo el cariño y el amor de los seguidores. Esta vez estábamos reunidos para celebrar los 15 años (aunque ya fueran 16) de Cultura Profética.

Llegamos al local en plena presentación de Laguna Pai, actualmente la banda de reggae más popular del momento, artista invitado de cajón que recibía los aplausos y coros del público asistente. Acabado su show, le tocó el turno a Selektor Leandread de calmar la impaciencia de las personas con temas de Bob Marley y más.

Casi media hora pasada las 12 vemos salir a Cultura Profética. Willy Rodríguez (bajo y voz), Boris Bilbraut (batería y voz), Omar Silva (guitarra y bajo), Juanqui Sulsona (piano y teclado), Eliut González (guitarra), Daniel Ramírez (órgano y teclados), Beto Torrens (percusión), Ilang Ilang Gutiérrez (voz), Kianí Medina (voz), Arturo Vergés (trombón), Eduardo Cosme (trompeta) y Furito Rios (saxofón). Tremenda banda para celebrar el quinceañero, nos llegó la misma gira de aniversario que pudimos ver en el video del Luna Park.

El primer tema de la noche fue Baja la Tensión, el segundo sencillo de La Dulzura. Inmediatamente el público estalló en gritos y saltos, especialmente las asistentes femeninas, quienes se sentían más que bienvenidas en este concierto. Siguió el turno de Sube el Humo, anunciando el momento de juntar el fuego con la planta medicinal para traer la risa y elevar la conciencia.

El tercer tema de la noche le dio el paso a Boris para tomar el micrófono y cantar Somos Muchos. Así nos llegaban letras con un mensaje profundo, pero siempre evolucionando en el reggae, sin caer en temas ya trillados que se repiten de paporreta. No, esto es reggae latino, con un mensaje a la conciencia con el que nos podemos identificar muchos en América.

Sucede que este nuevo disco ha significado un cambio en la temática de Cultura Profética. La crítica social por el camino racional ha sido complementada con el lado emocional. No nos confundamos, Cultura Profética continua fiel a actitud rebelde y crítica, pero ahora el cambio comienza desde adentro y se enfoca al complemento que significa encontrar el amor en la pareja.

Por eso llegó Rimas pa’ Seducir, uno de los temas picos del concierto en los que la respuesta de la gente se hizo más evidente. Porque, como ellos mencionan, las canciones de amor siempre han estado presentes en los discos de Cultura. Así podemos recordar De Antes, tema que esta vez nos fue entregado en su versión dubstep.

En este momento realmente se sintió el poder del bajo. Sin duda este concierto ha sido uno de los más potentes en cuestión de volumen que hayamos visto en Lima. Parecía que se trajeron los equipos como para tocar en el Estado Nacional, porque hasta podía sentir mi cráneo vibrar al ritmo de la música. Ya mucho tal vez, la verdad es que prefiero fidelidad a potencia.

Luego de esta nueva versión, Willy aprovechó el momento para agradecer de forma sincera a la gente que los viene acompañando en todos estos 16 años. Es que la actitud de Cultura Profética se siente sincera. Especialmente por la relación que demostró con los seguidores. El cariño que confesó a los portorriqueños presentes en el concierto, quienes les ofrecieron un tratamiento quiropráctico para ajustarlos antes del concierto.

Lo mismo con las seguidoras de adelante, a las que Willy saludó una por una por su nombre. Con unos músicos así de compenetrados con sus fanáticos es fácil entender que las mujeres caigan rendidas ante ellos. Pero no son solo caras bonitas y pura sonrisa. Tremendos músicos que teníamos al frente.

Pero pronto volvimos a la temática social. El contexto de las fiestas patrias y las banderas de Puerto Rico hicieron confesar a Willy la esperanza que tuvo cuando Estados Unidos eligió a su primer presidente negro, que sin embargo fueron desechas al ver que el sistema seguía siendo el mismo. Nos hizo reflexionar sobre lo que significa vivir en un país independiente. Por eso siguió con No me interesa.

Así se fueron del escenario para ser aclamados por el local repleto, dos mil personas colmaban el recinto. A su regreso la gente suspiró rendida ante Un Deseo. Sin duda, uno de los temas esperados de la noche. Siguieron con Verso Terso y Fruto de la Tierra. Así se despidieron entre aplausos y cariño de una ciudad que siempre los recibirá con mucha pasión. Por más que Puerto Rico este dominado por Estados Unidos, nadie puede dudar que Cultura Profética son nuestros hermanos latinos.

Finamente, cabe reflexionar que ir a un concierto de reggae, de una banda como Cultura Profética, va más allá del vacilón de la discoteca, la cerveza y los wiros. No seamos “una masa que no escucha, solo baila, solo mueve, mueve”. Se trata de reflexionar sobre uno mismo y la sociedad, saber que “buscar la gloria en las entrañas de babilonia” es un camino vacío.

Te dejamos con un video del concierto y el tema “No me interesa”: