Despertar en un día completamente soleado ayer, sábado 17 de marzo, me hizo pensar que era un día perfecto para el festival, el clima nos había favorecido con un día completamente iluminado. El Festival Siete Mares tendría su primera edición y la curiosidad sobre cómo saldría era fuerte. No pude llegar desde la inauguración planeada a la 1.30pm ni a escuchar a Tribal, Dj Tony Tonazo y Pulso Danza. Llegué cerca de las 3pm mientras Kanaku y El Tigre mostraban su muy cálida y lúdica propuesta a un festival en donde, a pesar de ser muy temprano, ya se podía ver una buena cantidad de gente parada al ras del escenario, sentada conversando en el pasto, o curioseando los stands, y actividades que se habían instalado.

Era el turno de Pauchi Sasaki y aproveché para buscar sombra y escucharla tranquilo rodeado del cálido ambiente de árboles que daba un escenario perfecto y muy singular al festival. Cuando apareció Sabor y Control, las revoluciones empezaron a subir. Mientras algunos se seguían relajando tirados en el pasto o caminando, otros ya empezaban a mover los hombros con cerveza, pisco u otro de los tragos que había en mano. El evento estaba cobrando todo el sentido de la palabra festival y es que últimamente nos han tenido acostumbrados a que un concierto con más de dos artistas ya es festival, y eso no es cierto (o por lo menos necesita de más cosas).

El cronograma estaba planeado para tener 12 horas ininterrumpidas de música y así fue (a excepción de muy cortos sorteos que se hacían de vez en cuando). La idea era banda-dj-banda para que mientras la banda se acomodaba los djs mantenían la música. Así llegó el nuevo proyecto dj Elegante y la Imperial como puente a la primera presentación internacional de la noche. Se traba de la colombiana Totó La Momposina que arremetió con ritmos de su país haciendo que una gran cantidad de gente se pare del pasto a bailar. Su carisma e intención de enseñarnos de su cultura me sorprendió, casi después de toda canción paraba para explicar su origen, ritmos e instrumentos usados (parecía una especie de clase de música colombiana). “Que viva el Perú” gritaba mientras celebraba la fusión de culturas que representaba todo el festival en su conjunto.

No solo teníamos representados a Colombia, Francia-España, y Perú con los músicos, también el festival sirvió como uno de los mayores atractivos turísticos de la ciudad para ese día y es que era sorprendente la gran cantidad de turistas que se vieron. Recuerdo que cuando fui a comer a los stands había una infinidad de extranjeros confundidos por la gran variedad de comida y bebida que había por elegir. De fondo, mientras empezaba a ocultarse el Sol, Dj Loko Bonó animaba a la gente. “¡Seguimos con el display de talento nacional!” gritaba para lanzar a La Torita, Menores de Edad, La Mente y varios artistas locales más que fue mezclando hasta que llegó el turno de que Bareto se suba al escenario.

A estas alturas del festival, el Parque de la Exposición ya estaba al tope de la capacidad planeada (o eso parecía), mientras la mayoría de gente ya estaba parada bailando al ritmo de Bareto, las infinitas colas para adquirir tickets, ir al baño y comprar se volvían un martirio para una gran cantidad de gente demostrando, por otro lado, que este festival sobre pasó las expectativas en cuanto a cantidad de público. Ojalá en las próximas ediciones las colas sean arregladas con un local más grande (se me ocurre el Jockey Club que da como para más de 5 escenarios) o simplemente colocar más stands de servicios. Sin embargo, más que molestia, las colas me dieron cierta felicidad y esperanza de que este festival da para muchísimo más y crecerá año a año.

Mientras pensaba todo eso, Bareto seguía haciendo de las suyas con su ya clásico repertorio incluyendo al gran Lucho Quequezana como músico invitado. Si bien el festival ya se había atrasado en el horario, eso no importaba, Dj Coba SoundSystem soltaba pistas manteniendo esa energía que no se perdía a pesar de las largas horas que ya habían pasado durante el festival. Y como si todo estuviera sincronizado para darle singularidad a este festival, el clima nos regaló una corta pero fuerte llovizna que sirvió para refrescar los acalorados cuerpos y continuar con La Sarita.

La banda liderada por el vocalista Julio Perez apareció acompañada de su potente propuesta. Con sus características invitaciones a violinistas, arpistas, zampoñas y danzantes de tijera, La Sarita volvió a sorprender a todos los que no los habían visto antes y también puso a saltar de lado a lado a todos sus seguidores y público en general. Sin embargo, fuera de las canciones más cantadas, uno de los momentos más importantes de su presentación fue cuando invitó a un representante de la comunidad shipiba para cantar Shipibo Soy luego de explicar que “a ellos les duele cuando un prepotente llega y les destruye su cultura”. “Si estos aplausos no llegan hasta su cultura, no sirven de nada” grito y arrancó a cantar este tema que será parte de su próximo disco. Así luego de una larga dosis de música ya estaba casi todo listo para el plato fuerte de la noche. Los Dj Dengue Dengue Dengue con su cada vez más conocida propuesta enmascarada pinchaban un poco de cumbia psicodélica mientras al fondo dejaban todo listo para Manu Chao.

10.30pm “Buenas noches Lima” se escucha desde el escenario y todo el parque se pega más hacia el escenario. Un pedazo de Lima, en donde no solo habitan limeños, sino gente de otras partes del país y del mundo, estaba unida para bailar sin parar. Estaba vez no habían divisiones para los que tienen más plata, esta vez estábamos todos juntos para vivir este final de una fiesta en donde los sonidos del mundo nos unieron.

Manu Chao ya estaba al frente y la emoción explotaba en las más de mil decenas de presentes. Mr. Bobby era la encargada de abrir la presentación con un saltarín Manu Chao que se rencontraba con su público luego de 12 años y daba la oportunidad de verse y escucharse a toda una nueva generación de jóvenes que no lo pudimos ver en aquella ocasión. Esta vez no estaba acompañado con una gran cantidad de músicos como cuando lo acompañaba Radio Bemba o cantaba en Mano Negra, pero la fuerza estaba. Esta vez a Manu Chao lo acompañaba La Ventura, banda que con guitarrista, bajista (con un sampler), y baterista se encargó de terminar con broche de oro el Festival Siete Mares. Bienvenida a Tijuana, Señor Matanza y más canciones pasaban llevando al público a esa felicidad poseída a la que te lleva la música.

No pasó mucho tiempo para que Manu Chao le de voz a Cajamarca. “Nuestros compañeros de Cajamarca van a hablar ahora con nosotros” decía para dar paso a uno de sus representantes que junto a un cartel que decía “Por el agua, por la vida, no a la mina” dijo rápidamente lo que quería transmitir. “Eso a lo que llaman desarrollo, está significando afectación de la vida (…)”. En este momento el público se dividía por única vez en el festival entre aplausos y pifias. “Aquí y allá Conga no va” decía para terminar entre aplausos y dejar el escenario para Clandestino.

La vida es una tómbola, La Primavera, Me Gustas, Bongo Bong dibujaba sonrisas entre los rostros. Todos estábamos ahí para bailar y vivir ese momento juntos. Reggae, ska, salsa, punk, se unian en un sonido que solo podemos llamar Manu Chao. Y si bien pasada la hora este sonido se empezó a volver algo monótono, eso no importaba, la energía generada era perfecta. La gente cantaba abrazada en grupos, entre amigos, pogeando, saltando y hasta trepada de árboles.

Manu Chao es de esos artistas que no sabes cómo te sabes todas sus canciones pero ahí están. Su repertorio era avasallador y, luego de un buen rato, ya iba dejando exhaustos a varios que aprovechaban algunas canciones para tomar aire. Ya era casi la medianoche y Manu Chao dejaba el escenario por primera vez con un “gracias Lima, hasta siempre” mientras los pogos explotaban con extasiadas sonrisas y el bajista mandaba el sample de “papapaauunn” reiteradas veces.

“Viene una canción en francés y los necesitamos para cantarla” decía Manu enseñándonos la letra de “L’Hiver Est Là”. En ese momento una bandera del Perú enorme corría echada sobre el público. Después se escucha el primer llamado de avión y Manu Chao se despedía nuevamente para volver rápidamente a seguir hasta sacar la última gota de sudor posible del público. Se golpeaba el corazón con el micro como instrumento de percusión haciendo retumbar los parlantes.

“Vamos Perú!” gritaba Manu sacando la última descarga de energía posible del público. “¿Están cansados? ¿Tienen paciencia? Ya volvemos” decía para volver a dejar el escenario con el segundo llamado de avión. Las piernas de muchos ya no aguantaban más pero Manu Chao tenía para rato y nos ponía a bailar al ritmo de La Vacaloca. Ya faltaban 15 minutos para la 1am, y no paraba, hace tiempo que un artista no dedicaba tanto tiempo a su público, pero el hombre que teníamos al frente era imbatible y no paraba de cantar y saltar por el escenario, a pesar que algunos abatidos cuerpos empezaban a retirarse o ir más atrás a descansar de tremenda descarga de energía.

La tercera llamada de avión ya había pasado, y Manu Chao volvía al escenario por última vez para luego de 2 horas y 30 minutos de interminable música cerrar su presentación y todo el Festival Siete Mares. Las luces se apagaron y ya era hora de partir luego de 12 horas ininterrumpidas de música.

Un festival en todo el sentido de la palabra ha nacido en nuestra ciudad. Ahora solo queda esperar que en la próxima edición se mantenga y crezca todo lo vivido y sentido en la noche de ayer. Felicitaciones y gracias a todos los estuvieron detrás de esta gran producción, como también al público que permitió ese gran ambiente.

* Fotos por Alejandra Morote Peralta.

Ahora te dejamos con un video de la noche y el set list de Manu Chao:
1.Mr. Bobby
2.A Cosa
3.Bienvenida a Tijuana
4.El Viento
5.Se Fuerza la Máquina
6.Día Luna… Día Pena
7.Señor Matanza
8.Tadibobeira
9.Clandestino
10.La Vida Tómbola
11.La Primavera
12.Me Gustas
13.Bongo Bong
14.El Dorado 1997
15.Rainin In Paradize
16.Mi Vida
17.King Kong Five
18.Politik Kills
19.Machine Gun
20.L’Hiver Est Là
——————————-
21.El Hoyo
22.Pinocchio
23.Minha Galera
24.Tadibobeira
—————————–
25.Desaparecido
26.Rumba de Barcelona
27.La Despedida / Mentira
28.La Vacaloca
29.Hamburger Fields
———————
30.Mala Vida
31.Sidi H’ Bibi