Fito Páez regresó a Lima, esta vez sin dejar mucho tiempo pasar desde su último concierto. Esta vez ya no sería en un local techado, ni tan íntimo como las dos últimas oportunidades, pero tendría una gran novedad. Él volvería junto a su banda para revivir en vivo el disco más vendido de la historia del rock argentino: El amor después del amor, y celebrar sus 20 años. El local elegido esta vez sería la Explanada Sur del Monumental y la fecha 29 de noviembre del 2012.

El local cada vez se llenaba más con forme la artista nacional invitada Natalí Jimenez terminaba su presentación de acuerdo a lo previsto. Cerca de las 9.30 el público empezaba a pedir el plato fuerte ya que era la hora anunciada para el comienzo; sin embargo, Fito se hizo esperar un rato y a las 9.41pm El amor después del amor empezó a sonar sin previo aviso. Él cantaba tras bambalinas esperando el momento preciso para aparecer en escena para derrochar energía. “Muy buenas noches mi querida Lima! nos mandaron lejos, tardamos mucho en llagar hasta acá”, saludaba Fito notando su familiaridad con esta ciudad.

Son pocas las veces que tenemos la oportunidad de escuchar un disco completo en vivo, y la sensación y experiencia es única, muy distinta a cualquier concierto de repertorio mezclado. Fito pasaba canción tras canción parando entre algunas para contarnos la historia detrás. Como en Dos días en la vida, inspirada en la película “Thelma y Louise”. Con La Veronica, el hombre de la noche se sentaba en su piano pintado con acuarelas para tocarlo como solo él sabe hacerlo rozando la improvisación.

Páez no dejaba de hacer notar que se conocía Lima de piés a cabezas o por lo menos cierta zona. “¿Sigue estando aquí ese boliche tan bonito que se llama La Noche? No se extrañen si nos vemos luego ahí”, decía despertando la curiosidad de varios del público en pasarse luego para allá (aunque no sabemos si finalmente fue). El concierto ya era una locura de por sí, pero se tornó más especial cuando cantó Petalos de Sal con la voz de Spinetta de fondo. “Y decirte que te extraño, y voy a verte feliz” cantaba Fito iluminado para terminar diciendo “hay cosa que nunca se irán”, en referencia a la leyenda argentina.

El disco continuaba y sobre el escenario Fito nos seguía contando la historia detrás de algunas canciones. “Tuvimos una discusión, ella me pidió que me vaya de la casa para siempre y yo compuse esta canción en un piano chiquitito que me regaló Charly.”, contaba despertando los aplausos de la gente. “Sí, no importa, me lo podía haber regalado Perico los Palotes, ella la escuchó y me dejó quedarme muchos años más”, decía para presentar Un vestido y un amor. Seguía Tumbas de gloria, La rueda mágica, y Creo.

Para la canción que venía después Fito no dudo en destacar la maravilla de la música peruana y agradecer al peruano Lucho Gonzalez por la guitarra y arreglos a la hora de grabar esa canción: Detrás del muro de los lamentos. “Para nuestra hermana Chabuca que está en el cielo”, gritaba con aprecio Páez desatando los aplausos a ritmo de marinera. “Nunca vas a ver palmear esta canción como aquí” le decía Fito a su destacada corista Adriana Ferrer, haciendo referencia a ese ritmo impregnado en los peruanos.

Seguían Balada de Donna Helena y Brillante sobre el Mic. Con esto el disco ya iba terminando y también la primera parte del concierto. “Arrevoleen los polos” pedía Fito para el final del disco con A rodar la vida que desataba la locura. El público saltaba y giraba sus polos al mejor estilo argentino. Eran las 10.51pm, Fito ya había tirado también por los aire su terno arrevoleándolo y se despedía anunciando que regresaría rápido para la segunda parte del concierto.

El público aprovechaba para ir al baño o comprar algo, pero Fito no tardó nada en aparecer nuevamente en su piano para tocar 11 y 6 cuando nadie se lo esperaba. “Así canta Lima che!”, gritaba exaltado por el mar de gritos coreando sus canciones. Con Circo Beat el público despegó los pies del suelo nuevamente. “Mi pasado es real y el futuro, americanos, si queremos, será libertad”, cantaba Fito cambiando un poco la letra, adecuándola a esta nueva era. “Vamos Lima, ya está empezando a hacer frio” decía tratando de animar más al público.  Algo que se evidenciaba en esos momentos era lo bonito que es estar en lugares cerrados en donde resuena toda la gente cantando, esta vez estábamos al aire libre y ese calor se perdía un poco.

Con Naturaleza Sangre todo el escenario se ponía rojo para luego iluminarse con una de las canciones climax de la noche. “Muchas palabras son innecesarias” decía Fito para asegurar que muchas veces un abrazo es más significativo; pero agregaba que había palabras que son necesarias de decir una y otra vez. Con eso Páez introducía Al lado del camino, canción que era cantada a todo pulmón por todo el público, uno de esos momentos perfectos de los conciertos en donde todos se vuelven uno solo.

Con Polaroid de Locura Ordinaria y Ciudad de Pobres Corazones el concierto ya iba terminando y Fito se despedía del público a las 11.28pm. Él volvería para cerrar otra noche inolvidable, como el mismo lo dijo. Tocaban Dar es dar y Mariposa tecknicolor con las cuales un concierto más de Fito en Lima había terminado. Él público ya acostumbrado a que el argentino nos regale más temas se quedó con los “ole ole ole Fitoo Fitoo” por más de 20 minutos, pero él nunca volvió a aparecer y sus plomos nos tuvieron que decir que esta vez él no regresaría.

Será para la próxima. Lima, como el mismo dijo, es su casa.

Para ver más fotos del concierto haz clic aquí.

Te dejamos con el set list y el cierre del concierto en video:

1. El Amor Después del Amor
2. Dos Días en la Vida
3. La Verónica
4. Tráfico Por Katmandú
5. Pétalo de Sal
6. Sasha, Sissí y el Círculo de Baba
7. Un Vestido y Un Amor
8. Tumbas de la Gloria
9. La Rueda Mágica
10. Creo
11. Detrás del Muro de los Lamentos
12. Balada de Donna Helena
13. Brillante Sobre el Mic
14. A Rodar Mi Vida
————————
15. 11 y 6
16. Circo Beat
17. Naturaleza Sangre
18. Al lado del camino
19. Polaroid de locura ordinaria
20. Ciudad de pobres corazones
————————
21. Dar es dar
22. Mariposa tecknicolor

Shares 90