El jueves 22 de marzo fue la primera presentación de Jauría en nuestro país. El supergrupo argentino conformado por Ciro Pertusi (ex Attaque 77), Raymundo Fajardo (ex El Otro Yo), Pichu Serniotti (ex Cabezones) y Mauro Ambesi (ex De Romanticistas Shaolin’s) nos ofreció su nueva propuesta llamada Jauría. Un emotivo concierto que significó el reencuentro de estos grandes músicos con sus fans más fieles en el Etnias Bar de la Plaza San Martín.

Como se anunció, las bandas nacionales que abrirían la noche serían De La Nada, Rezaka y Psicosis, amigos de antaño de la gente de Attaque 77. Bandas que cuajaban bien con el espíritu de la noche que combinaba la protesta social del punk con temas más emocionales y románticos. Pues ese mensaje nos venía a ofrecer Jauría, desde canciones de temas de lucha indígena como Indios Kilme hasta canciones de desamor como Morgue Corazón.

Eran 7 años para Ciro y 5 para Ray desde la última vez que pisaron un escenario limeño y estaba claro que muchos seguidores los estaban esperando con ansias. Además este sería un show muy especial, tanto para nosotros como para la banda, que por la importancia y trayectoria de sus integrantes, están acostumbrados a tocar en enormes escenarios de grandes festivales. Esta vez sería un regreso al escenario casi al ras del piso en un local relativamente pequeño e íntimo.

Así apareció Jauría sobre el escenario, con sus conocidas máscaras de lobos para por fin poder encontrarse con su manada limeña. Es que, principalmente por el lado de Attaque 77, su relación con el Perú es muy estrecha. De ahí que Ciro le hiciera un saludo especial a la gente de G3, quienes reviven de sus cenizas, y a sus amigos de Psicosis.

Jauría nos presentó los temas de su primer disco, siguiendo con el espíritu de punk latino que encontramos en sus bandas anteriores pero asimilado a esta nueva década y ofreciéndonos una propuesta nueva y fresca. Sin embargo, no faltaron los temas de Attaque 77 que llegaban en los momentos pico como himnos latinos.

Si bien, en un inicio pensé que sería mejor que no tocarán temas de sus bandas anteriores y se enfocarán en su nueva propuesta, las canciones de Attaque llegaban en los momentos precisos para elevar aún más el mensaje de la noche. Pero no fue solo la banda de Ciro la que aclamó el público. Hubo pedidos entre el público que hicieran conexión entre Attaque 77 y El Otro Yo reclamando temas como Luz o Canción del Adiós. La presencia de Raymundo Fajardo no pasaba desapercibida, así tampoco la de Pichu de Cabezones ni Mauro.

De la noche destacaron temas como El Tren, Espiral de Silencio, Morgue Corazón, La Gente que Habla Sola, Austin, Religionare, Donde las águilas se atreven, Beatle, Western y hasta un tema de Dragon Ball Z. Pues es justa esa dualidad de los temas de inocencia y amor junto a otros gritos antifascistas que nos viene a presentar Jauría, mensaje presente también en El Otro Yo. Jauría llegó a Lima para recordarnos el “ser adolescente, que es como vencer“.

Pues el nuevo milenio nos trajo un cambio de paradigmas y darnos cuenta que la razón no sirve de nada sin el corazón. Además es un mensaje claramente latinoamericano, que recoge sabiduría desde nuestros antepasados precolombinos hasta la rebeldía punk de los mestizos de la selva de cemento, que bien declara Jauría en sus canciones. Sin duda Jauría despertó emociones y esperanzas que no vivíamos los peruanos desde hace ya varios años y esperemos que la banda siga recibiendo el cariño de sus seguidores y sepan que en Lima siempre tendrán al resto de la jauría esperándolos.

Todas las fotos sacadas del facebook de Jose Carlos Sinche Gavidia.