La tercera no era la vencida para Kevin Johansen quien volvió a Lima por cuarta vez, prometiendo para esta ocasión armar la fiesta a lo grande en el Embarcadero 41 de Barranco. Esta vez ya no habría asientos, el local estaría a disposición del baile al compás de Johansen. Pero previo a esto un consolidado grupo Barteo se encargaría de arrancar las primeras sonrisas, como también decepciones, como la protagonizada por el frustrado “pedidor de mano” que recibió un “no” justo antes de que Bareto se aproximara a cantar Matagalán, tema que compartió con Kevin sobre el escenario.

Bareto siguió con su repertorio que ya iba acabando resaltando éxitos cumbieros a su mejor estilo. Sonaron mejor que nunca, súper cuadrados, con un manejo en escena envidiable y dejando claro que el concierto que se venía era una fiesta. Todo esto daba evidencia de la gran experiencia que ya ha adquirido esta trajinada banda. Cerca las 11 de la noche abandonaron el escenario para dejarlo listo a Kevin y su banda The Nada.

Era evidente que la mayoría del público ya había visto en vivo este espectáculo y que había regresado. Todo esto por ese cariño recíproco que Kevin ha podido tener con el público peruano. Una química que va más allá de dar un buen concierto y lograr la respuesta de quienes están debajo del escenario. Algunos músicos iban saliendo a probar sus instrumentos despertando aplausos emocionados, sobre todo el “Zurdo” Roizner quien se mantuvo potente detrás de la batería.

A los pocos minutos Mabela Martinez, la responsable de traerlo a Lima (o en irónicas palabras de Johansen, “la irresponsable”), apareció en escena para presentarlo y dejar todo listo a las 11.33 para el inicio del cuarto concierto del argentino nacido en EEUU Johansen. “Buenas noches, lo logramos” saludaba el hombre de cabellera en punta para arrancar con Amor finito. “Va para la muchacha que rechazó al muchacho” comentaba Kevin desde el escenario con esa picardía que empezaba a brotar. Seguía con En mi cabeza en donde los visuales empezaban a mostrar los dibujos de su fiel amigo Liniers.

Esto era ya una fiesta, la gente saltando, chicas bailando y hasta una banda que se animaba a probar una coreografía al mejor estilo cumbiero. “La música nos une, el martes nos odiábamos (haciendo referencia al partido) y hoy… este es un amor mutuo”, celebraba Johansen con su público. “Una dedicada a los palomos” decía para seguir luego con una que compuso junto a Jorge Drexler: No voy a ser yo.

Terminada esta especie de introducción perfecta para mover los cuerpos, Kevin anunciaba que tocaban un poco de temas nuevos de su último disco Bi. Usualmente, estos momentos en los conciertos suelen ser los momentos en que muchos aprovechan para ir al baño o comprar algo, por ser momentos de canciones que nadie conoce o ya no sorprenden. Pero Johansen demostró que tiene muchas más cosas interesantes por cantar y pasó a presentar Baja a la tierra, tema que enganchó a todos con su coro “baja a la tierra, que no es tan terrible vivir aquí, yo te recuerdo, cuando parecías ser feliz.

Como buen cantautor, enamorado de cada una de sus letras, Johansen aprovechaba cada instante para explicar cómo nació cada canción. Algunas historias ya las habíamos escuchado varios en presentaciones anteriores, pero otras eran gratas escuchar. Seguía con Fantasma de carnaval en donde se podía ver al fondo en los visuales un festival de pelucas donde Johansen aparecía mucho más joven y bailando de una manera “bien fashion”, en palabras de él mismo.

La risa se apoderaba de todo Embarcadero, “este es un momento de protesta” anunciaba Johansen con su guitarra de Hellow Kity. “I am too sexy for my love…” bromeaba cantando “¿cómo estamos Lima? ¿estamos on fire?” seguía diciendo para no parar cantando “I Know you want me…” y luego Panamericano. Así después de bromear un rato pasó a SOS tan Fashion, para ironizar un poco con las ridículas tendencias de la moda. “Sos tan facho, siempre de uniforme” cantaba para luego pasar a Che Donalds o Mc Guevara, tema que contó se le ocurrió al ver, a las afueras de un concierto de Rage Against the Machine, la gran industria creada a partir de la imagen del Che. Los dibujos de Liniers seguían aportando al espectáculo terminando con su característico dibujo de “El revolucionario del mes”.

Así, después de esta tanda de canciones, Johansen se aproximo a anunciar que seguía el momento de bajar un poco las revoluaciones y continuó con No seas insegura. “Solemos hacer baladitas pero hoy es más de pachanga ¿o las quieren?” preguntaba Kevin sabiendo la respuesta que pedía de las lentas. Kevin se aproximo a cantar Circulos que fue coreada a más no poder para luego tocar un poco temas para el recuerdo. Dedicado a quienes lo seguían cuando era parte de la banda argentina Instrucción Cívica a finales de los 80’s, Kevin tocó De cama en cama y La chica tartamuda, temas que encendieron al público, sobre todo a los mayores.

Johansen aprovechaba para agradecer porque la primera vez que salió de su país como músico fue hacia Perú con Instrucción Cívica. “Ahora llegó el momento oscuro de la noche” decía para luego presentar Desde que te perdí. Luego arremetía con Deisy y Cumbiera intelectual en donde invitaba a chicas del público a bailar sobre el escenario.

Kevin seguía con esa interacción con el público que lo caracteriza, incluso cantándole “las mañanitas” a una de sus seguidoras que desde las primeras files le dijo que era su cumpleaños. El concierto ya iba terminando con El Incomprendido, y Anoche soñé contigo. Kevin junto a The Nada dejaban el escenario luego de casi dos horas de estar tocando. Pero todavía faltaba un poco más.

El Fin de fiesta llegó con su característica forma de cerrar sus conciertos todos cantando uno por uno. Hicieron esto luego de cantar Logo, Sur o no Sur, y Huacamole en donde también invitó a subir al escenario a varias para bailar. El concierto estaba terminando. Uno a uno los miembros de The Nada se iban despidiendo, robándose los aplausos el querido “Zurdo” Roizner.

Así, un concierto más de Johansen terminó con todos sus seguidores extasiados por verlo una vez más, y algunos por primera vez. Ya era la 1.36pm y este concierto había cumplido con su objetivo de hacer una fiesta total.

* Todas las fotos fueron tomadas por Alejandra Morote para Conciertos Perú. Para ver más, haz clic aquí.

Te dejamos con algunos videos del concierto:
Kevin Johansen – Anoche Soñé Contigo

Kevin Johansen – Sur o no sur