Desde mediados de los 2000’s Lima vivió una decadencia de los grandes festivales de rock en la ciudad. Festivales que reunían miles de personas en largas tardes que se extendían hasta el anochecer con bandas que uno conocía ahí mismo o un amigo recomendaba. Con la llegada de los conciertos internacionales a finales del 2007 el panorama nacional quedaba cada vez más oculto para la mayoría. El boom de los conciertos amenazaba con traernos a las máximas estrellas mundiales, dejando de lado las escenas nacionales que quedaban replegadas en circuitos más pequeños alcanzando convocatorias relativamente grandes, de vez en cuando, con rezagos de algunos festivales de décadas pasadas.

En ese contexto, lo que se vivió ayer, 22 septiembre del 2012, fue histórico y un gran paso para el fortalecimiento de las escenas nacionales de rock y el resurgimiento de esos festivales de asistencias abrumadoras. El día de ayer era una vuelta para la gran mayoría a darnos cuenta que no es necesario pagar cientos de soles, como en los conciertos internacionales, para vivir una experiencia de calidad. Y no lo digo porque el concierto de ayer fue gratuito, sino porque la calidad vista el día de ayer se viene trabajando desde los distintos circuitos todas las semanas y sin necesidad de cobrar tanto (a pesar del arduo trabajo que hay detrás).

Lo visto en el Lima Vive Rock fue una muestra de algunos representantes de distintos circuitos del rock peruano teniendo desde metal, hasta electrónica, pasando por el punk, surf, fusión y una gran diversidad propia del género en nuestro país. A pesar de las bandas ausentes, que seguramente aparecerán en próximas ediciones, lo que tuvimos ayer fue la unión que muchas veces falta para consolidar nuevamente una industria musical independiente sólida en nuestro país.

Ayer no solo vimos unidos y representados esos distintos circuitos a través de las bandas, también se integraron sellos independientes, fanzines, escuelas de música e incluso una selección de fotografías de Raul “El Avión” García, extraídas de su libro Un lugar, que daba muestra de parte de la gran historia que ha recorrido el género en nuestro país. Desde muy temprano las ferias se fueron llenando de gente, sobre todo entre los cambios de bandas. Así teníamos sellos de hardcore, metal, progre, indie, pop, punk, fusión, y mucho más dando acceso a bandas que si bien no se subieron al escenario también estuvieron presentes de cierta manera a través de sus sellos.

Con todo esto junto se logró la experiencia de un festival en donde uno no solo va a escuchar bandas sino a compartir con amigos y la familia toda una experiencia. Es más que un gusto ver, al día siguiente del festival, cómo todos celebran la gran convocatoria, las increíbles presentaciones e incluso las fuertes ventas que lograron quienes estuvieron difundiendo a través de discos, vinilos, fanzines, polos, y demás material más música nacional (y también de otros países). Pensar que en Lima y el Perú no se escucha rock ayer quedó demostrado que es una mentira. Si bien no es el género que más convoca, tampoco está relegado como nos quisieron hacer pensar los del cancelado Planeta Terra Festival, al anunciar un día antes que el concierto ya no iba por “bajas ventas”. Pues, personalmente pienso que fueron otros factores los que provocaron esas bajas ventas (1 mes antes del festival), sobre todo el hecho de que el público compra el último día (más aun cuando se da descuento hasta el día del evento). Pero bueno, ese no es el tema central de esta nota.

Llegué a las 2.05pm cuando la demencia de la banda Cocaína ya se podía sentir y escuchar desde las afueras del parque. La felicidad se apoderó de mi al ver, desde tan temprano, tanta gente a los alrededores y haciendo cola para ingresar (incluso me comentaron que en un momento esta llegó hasta la Vía Expresa). Una vez dentro, Cocaína destrozaba el escenario con una puesta en escena de primera y que sin duda sorprendió a la gran cantidad de público que ya había logrado ingresar. Tras veinte fugaces minutos, la banda más nueva del festival dejó el escenario tras una realmente explosiva presentación.

Cada intermedio entre banda y banda era aprovechado para pasar entrevistas a los artistas que vendrían después en donde se les hacía las preguntas ¿por qué hacer una banda de rock? y ¿cómo ven la escena? Las respuestas durante todo el festival de las múltiples bandas fueron diversas, destacando como motivo de hacer rock la necesidad cómo personas de expresar algo y respondiendo a cómo ven la escena haciendo referencia a la falta de locales para su crecimiento, además de las posibilidades que da ahora la Internet. El fuerte Sol era la excusa perfecta para muchos de ir bajo un árbol a conversar o mirar la feria. Muy puntuales, a las 2.30pm apareció Kinder en escena para poner la cuota instrumental-experimental al festival.

Era para destacar el gran sonido logrado y las impecables condiciones dadas para las bandas y el público en el festival. El escenario era bastante grande, dos pantallas a los extremos acompañaban con visuales o proyecciones del concierto a los artistas, y todo perfectamente distribuido ya iba perfilando un festival de primera. Por el ingreso también cada vez se veía entrando más gente, haciéndome pensar que en muy poco se lograría el aforo límite (10mil personas). Pero nunca imaginé que se llegaría a 20,476 personas (según datos oficiales), entre público que entró y salió, ya que en un momento tuvieron que cerrar las puertas y solo dejar pasar gente cuando salía otro grupo.

Volviendo al concierto era el turno de la banda de los hermanos Reyes. La gente esperaba a las bandas sentadas, pero apenas se escucharon las primeras guitarras de Catervas todos (por lo menos adelante) se pararon (atrás la gente seguía viendo tranquila debajo de los árboles). Así las bandas siguieron desfilando respetando perfectamente los horarios. El Hombre Misterioso al salir en escena destacaba la gran cantidad de gente que había desde temprano. Con Autobus el público ya se empezó a enganchar cada vez más con el concierto. Ya eran las 4pm y el manejo escénico de Piccini junto a su banda destacaba animando al público. La parte más electrónica de la noche llegaría con Theremyn_4 que ahora cuenta con una puesta en escena que dista más de sus inicios como djs, y tiende más a la banda de rock con vocalista y guitarra.

Aprovechaba cada cambio de banda par ver cómo seguía el ingreso de gente y, a estas alturas de la tarde, el parque ya lucía bien poblado con las ferias y zonas de comidas con algunas colas, que conforme pasaban las horas se hacían cada vez más largas. A las 5pm el turno era de una de las bandas más veteranas del festival. Se trataba de Voz Propia, banda que convocó a gran cantidad de público, sobre todo mayor, con una de sus formaciones originales donde se veía nuevamente a Raul “Montaña” y Carlos “Boui” Magán.

Ya cuando se empezaba a oscurecer el día, tocaba el turno de Emergency Blanket, una de las bandas relativamente nuevas, aparecida a mediados de los 2000’s, que sería la encargada de armar el primer pogo de la noche. La fuerza con la que aparecieron sorprendió al público, muchos de los que andaban lejos por los árboles se empezaron a acercar más al escenario. Su vocalista, Paco Holguín, corría y se contorneaba de lado a lado, pero no fue hasta el final que la euforia se apoderó de él y en plena Warkaman Te Quechua se tiró del escenario al público siendo alzado por todos. Pero cuando Aeropajitas apareció en escena, el pogo realmente estalló logrando incluso crearles un dolor de cabeza al personal de seguridad que luchaba para impedir que el público bote por la presión las barreras que cubrían la consola de sonido y el escenario. Había tanta gente (sobre todo entre el escenario y la consola) que era ya casi imposible moverse. Así se formaron pogos en distintas partes del parque. Todos al ritmo del Macha que aparecía con la cara pintada como el Guasón. Él apareció tras una ola de pífias a su introducción protagonizada por uno de los remix de reggaetón que se hicieron con la frase “me llega al pincho tu filtro”.

Sin pelos en la lengua como lo caracteriza, el Macha empezó su presentación con Resistencia. Sus críticas e ironías punky no se hicieron esperar logrando una presentación perfecta que sacaba las primeras gotas de sudor del público de adelante. La organización estaba tan bien lograda que los horarios en vez de retrasarse se adelantaron. Eran las 6.45pm y 6 Voltios ya aparecía en escena, uno de los grupos que más convocó a los menores. Los de seguridad corrían por más rejas adelantándose al colapso de estas logrando controlar un poco más la gran fiesta que se vivía. Y finalmente, con M.A.S.A.C.R.E., la banda representante del metal en el festival, el pogo llegó a su máxima expresión.

Las revoluciones del público bajaron un poco cuando apareció Rafo Raez y Los Paranoias en escena, pero igual la gente seguía totalmente empilada. Luego siguieron Los Protones que aparecieron con su característico surf-rock para terminar con sus bailarinas a-gogó. Leusemia subió luego al escenario con toda su trayectoria, siendo una de las bandas más antiguas en subirse, inclusive invitando al hermano de Daniel F. el Kimba para cantar Demoler de Los Saicos. A estas alturas el festival ya estaba reventando en su máxima capacidad. Se podían ver jóvenes, adultos y una gran cantidad de familias con niños. Ya habían dejado de ingresar con tanta fluidez personas y la mayoría se concentraba al pie del escenario.

La noche ya iba acabando, algunos feriantes empezaban a guardar sus cosas y solo faltaba el cierre con La Mente y La Sarita. Los primeros empezaron su presentación con uno de sus característicos videos burlándose de Yo Soy terminando con el mensaje final de “No ves que lo mejor es ser tú mismo, imbécil”. El festival llegaba a su fin, La Sarita lo cerró a lo grande con su ya clásica puesta en escena que nunca deja de sorprender con una serie de invitados representantes de distintas partes del país. Así, a las 12.15am la primera edición de Lima Vive Rock había terminado rompiendo con todas las expectativas.

Más de 20mil almas desfilaron por el parque buscando un muy buen momento. Ayer se hizo historia, Lima nuevamente tiene su festival de rock nacional, con una producción de primera. Solo queda agradecer a todos los que hicieron posible este gran día, desde las bandas, hasta el público y sobre todo a la Municipalidad Metropolitana de Lima, y todas las personas involucradas en la producción, por abrir un espacio masivo de difusión del rock nacional. Solo queda esperar ansiosos la segunda edición, y mientras tanto ir a los conciertos nacionales que hay semana a semana.

Te dejamos con videos de las presentaciones de todas las bandas (pronto se subiran todas):
La Sarita – Guachiman (Lima Vive Rock 2012)

La Mente – La problema y el solución (Lima Vive Rock 2012)

Leusemia – Al colegio no voy más (Lima Vive Rock 2012)

M.A.S.A.C.R.E. – Perros de presa (Lima Vive Rock 2012)

Aeropajitas – Granada de Guerra (Lima Vive Rock 2012)

6 Voltios – Rompiendo la velocidad (Lima Vive Rock 2012)

Los Protones – Narval (Lima Vive Rock 2012)

Rafo Raez y Los Paranoias – Chica Canela (Lima Vive Rock 2012)

Emergency Blanket – Survivor (Lima Vive Rock 2012)

Voz Propia – Invisible (Lima Vive Rock 2012)

Theremyn_4 – Fiat Lux (Lima Vive Rock)

Autobus – Máquina destrucción (Lima Vive Rock 2012)

Kinder – 27/19 (Lima Vive Rock 2012)

El Hombre Misterioso – 80 veces 80 (Lima Vive Rock)

Catervas – Covida (Lima Vive Rock 2012)

Cocaína – Cocaína (Lima Vive Rock 2012)