Llegó el momento de ver a los New Kids on the Block, banda que marcó el caminos que seguirían una larga lista de chicos de laboratorio con el nombre de boyband. Era imposible no haber escuchado de ellos y su importancia en la historia del pop, a pesar de recién haber nacido cuando ellos conquistaban a todas las chicas del mundo. Nunca viví esa fiebre llamada “Newkidsmanía”, y fue ahí donde nació mi curiosidad de ver en vivo por lo menos los rezagos de lo que fue una de las boybands más importantes de la historia. Además, quedaba claro que sin ellos grupos como los Backstreet Boys (de mi generación) no hubieran existido.

Apenas uno pisaba el Jockey Club del Perú podía darse cuenta del viaje en el tiempo al que estaba entrando. Mujeres que promediaban los 30 años ingresando con la emoción de una fan enamorada impregnada en los ojos era casi la totalidad del público, incluso casi no habían baños para hombres. El Jockey Club del Perú lucía casi totalmente lleno y en la parte de adelante el club de fans con globos de corazones. Pasada las 9 de la noche el público empezaba a impacientar hasta que finalmente promediando las 9.30pm las luces se apagaron anunciando que el viaje en el tiempo estaba por comenzar.

Los gritos de “sientenseee” eran ignorados y los intentos del personal de seguridad por calmar a la fanaticada eran inútiles. Las cámaras se encendían creando un universo de lucecitas mientras una base electrotecno al estilo más moderno hacia retumbar al público, incluso dando vueltas por el cada vez más popular dubstep. En el fondo se ven las siluetas de Joey McIntyre, Donnie Wahlberg, Danny Wood, y a los hermanos Jordan Knight y Jonathan Knight listos para apoderarse de la noche.

Teníamos al frente a la primera boyband de la historia explotando todos los recursos posibles para enloquecer al público. Los pasitos de baile a la perfección, coritos repetitivos y sonrisas al público eran las primeras armas que sacaban estos ya “maduros” chicos. En el fondo una base instrumental con teclados, bajo, batería y guitarra daban un mejor sonido (diferenciándose de algunos artistas pop que llegaron con solo una consola que lanzaba pistas). “Say oooh” gritaban logrando el estallido del Jockey Club. El concierto había arrancado y ya todas estaban paradas enloquecidas, a pesar de los años. Esto era un viaje en el tiempo, y todas lo estaban viviendo como si hubiese pasado hace más de dos décadas.

Vestidos todos de negro con casacas seguían con su repertorio dejando por momentos los coritos para dejar los solos de voz. Si bien algunos de ellos evidenciaron algunas desafinaciones, también mostraron que ellos no estaban parados sobre el escenario para abusar de los avances de la tecnología (playback). Así, armados de sus micrófonos siguieron sacando más armas para llevar al público a los niveles más altos de euforia posible. Se levantaban los polos mostrando sus músculos, movían los brazos y se sacaban las casacas al mejor estilo de estrella pop para dejar al descubierto sus hinchados brazos, a excepción de Jonathan que se movía tímidamente junto a sus compañeros, para terminar la canción cada uno inmóvil en su mejor pose.

Lima, how are you feeling tonight? We feel all righ!” gritaban para luego decir que querían que sus fanáticas canten más fuerte que nunca y que todo el mundo escuche como grita Lima. Así, luego de emocionar más y más a su público, abandonaron el escenario dejando a su banda haciendo música de fondo y dejando claro que detrás de estas plásticas y monótonas boybands se esconden grandes músicos y productores que saben la fórmula perfecta para encandilar a la muchachada.

Así al poco tiempo volvieron con nuevos trajes y continuaron posando por el escenario, siguiendo con poco más de lo mismo. “Lima, we love you” decían como para que la euforia entre sus seguidoras no se pierda. No cabía duda que en tantos años ya habían aprendido las frases perfectas para repetir en todas partes y mantener la euforia. Estaban tan acostumbrados a repetirlas a cada rato que uno de ellos se equivocó y se mandó un “we are so happy to cameback to Lima (como si hubiesen venido antes). Por suerte se dio cuenta de su error y rápidamente con una sonrisa improvisó su mejor escapada. La palabra Lima era mágica en esta noche, la repetían hasta el hartazgo y la respuesta siempre era un mar de gritos.

Siguieron así con el concierto dividiéndolo por partes separadas con un poco de música instrumental y algo de electrónica mientras se cambiaban de vestimentas. Era el turno de uno de sus máximos hits, por los parlantes se escuchaba el intro llevando a la histeria colectiva, sin duda las seguidoras habían regresado a la vitalidad de sus mejores épocas en su juventud. Era Step by step que era coreado por todo el Jockey Club a viva voz. Tratar de describir su espectáculo con ejemplos actuales y en pocas palabras solo me llevaban a pensar en una mezcla de Jersey Shore con American Idol, sin duda una fórmula que hasta en la actualidad funciona. Parecía que las armas para encandilar al público se les terminaban y estaban agotando sus últimos recursos como romperse el polo y tirarlo, o lanzar sus pasos más sensuales con saludos a Lima. Sin embargo, aún tenían más.

Lima, no te oigoooo” gritaban, “¿Cuántos años tienen? ¿20, 21, 22?” preguntaban haciendo creer que se referían a la edad de las presentes. “No New Kids on the Block, 25 años pero no New Kids on the Block, pero esta noche por fin estamos aquí en Perú” agregaba Donnie haciendo que el público caiga a sus pies. “Sí, sí yo soy Donnie, el muchacho loco y le presento el niño de los ojos azuuuuuul Joey McIntyre” decía empezando a presentar a la banda. Si algo me había estado preguntando era qué personaje era cada uno ya que todas estabas bandas siempre tienen eso bien definido (el deportista, el latino, el mayor, etc). Así continuó con su presentación “le presento el muchacho de los músculos Daniel Wooooood, le presento a …¿cómo se dice shy?” le preguntaba al público que gritaba tímidoooo a más no poder engachando totalmente con la dinámica propuesta. “El señor tímido Jonathan Knight, y le presento al señor sexy juaaapo muy juaaapo Jordan Knight”.

Así, con la banda bien clasificada (estereotipada) teníamos al muchacho loco (Donnie), al niño de ojos azules (Joey), el de los músculos (Dany), al timido (Jonathan) y al sexy (Jordan). Así, cuando el concierto ya se iba acabando empezaron a preparar el momento climax de la noche. El personal de seguridad enloquecía limpiando los corredores entre el público.Con la ayuda de la misma seguridad de los NKOTB se encargaron de dejar todos los espacios libre y mandar al público que estaba desperdigado por todos lados a sus asientos (por lo menos en la primera zona). Nadie sabía lo que estaba por pasar.
Los New Kids on the Block estaban preparados para sacar su mejor arma para llevar a todas sus fanáticas al climax máximo del concierto. Cuando ya todos los pasillos estaban libres, los integrantes bajaron corriendo entre el público para subirse a unas cajas rodeados de seguridad y cantar a centímetros de la gente. La locura se desbordó por completo y como si fuera poco se ponían a cantar uno de sus otros megahits. Era Tonight cantada dentro del público desbordado en locura. La mujeres los agarraban con todas sus fuerzas para que no las suelten mientras ellos cantaban. Lo que pudo haber sido una catástrofe colectiva fue manejada al milímetro por la seguridad que luchaba por proteger a estos aun codiciados muchachos. Así, después de dejar al público enloquecido, los NKOTB subieron al escenario cantaron un poco más y dejaron el escenario a sus músicos que solo apelaron a tocar una canción ambiental como para relajar los corazones de las fanáticas.

Al poco rato regresaron de blanco, más pacíficos para apaciguar al público con la lenta I’ll Be Loving You Forever, ya era el fin del concierto. El público estaba exhausto, habían pasado una hora y media de una melosa y añeja porción de lo que fue una de las máximas boybands de la historia. A pesar de eso, las del público no dudaron en pedir más canciones para finalmente recibir Hanging Tough, tema que fue cantado por los NKOTB vestidos con buzos de Perú y mezclada con We will rock you de Queen. Era el final y qué mejor manera de dejar a sus fanáticas enloquecidas hasta el final que despedirse con un “we will be baaaaack!!”, se acercaron al escenario saludaron, hicieron una venia y se retiraron mostrando la bandera de Perú.

¿Volverán nuevamente? No lo sabemos, pero la noche de ayer sacó el clavo de muchas que soñaron con este momento y que lo vivieron 20 años después, pero con las mismas energías.

Todas las fotos por Alejandra Morote para Conciertos Perú. Para ver más haz clic aquí.

Ahora te dejamos con el video del momento climax de la noche, Tonight: