Una de las grandes leyendas de la música piso suelo peruano para subirse a un escenario. Robert Plant llegó para demostrar por qué es una leyenda con todas sus letras, por qué fue la voz principal de una de las bandas de rock más increíbles del planeta, y por qué su llegada a nuestro país por sí sola era algo histórico. Lo que traía consigo este hombre de cabellera pomposa era una de las trayectorias más impecables de la música; y por eso, a pesar de quizás haber llegado con más de cuatro décadas de retraso, su concierto era un obligatorio.

Llegué cerca de las 8pm para toparme con un Jockey Club que se iba llenando a duras penas. A los pocos minutos la banda Novalima aparecía en escena con su singular propuesta de fusión electrónica con ritmos afroperuanos. Les bastó algunos minutos para cautivar al público explotando al máximo esta mezcla de moderno con tradición, logrando poner de pie los cuerpos y hacer moverse a algunos. Para parte del público podía ser que Novalima no tenía mucho que ver con el plato fuerte de la noche, pero luego se vería la gran relación.

Una vez terminada la destacada presentación de Novalima, el público seguía ingresando mostrando un marco de gente mucho mejor (seguramente varios habían estado atascados en el insoportable tráfico). Entre el público se podían ver varias generaciones, principalmente mayores con la ilusión en los ojos, e incluso algunos con indumentarias desempolvada de la época. Mientras esperaba, la tensión iba aumentando, el no poner música de fondo hacía que se escuchen las pifias desesperadas pidiendo que empiece el concierto de una vez.

La espera no se prolongó mucho hasta que por los parlantes se escuchó la presentación de la banda que acompañaría en escena al maestro Plant: The Sensational Space Shifters. “Hey! Hey! Hola Lima” se escuchaba desde el escenario para empezar con Tin Pan Valley. Un teclado psicodélico junto a un bajo que resonaba por todo el recinto fueron los encargados de introducirnos en el mundo Plant. Cuando se escucharon sus primeras oraciones la decepción y temor con su voz me abrumaron, pero por suerte al parecer eran problemas con el sonido. Al poco rato se mejoró y el concierto estalló con distorsiones envolviéndonos en rock chocando contra nosotros. El Sir se movía como empujando su energía hacia el público mientras el incienso colocado en el borde del escenario fluía.

Después de Another Tribe seguiría la primera estocada Zeppelin con Friends. Era bastante obvio como la gran mayoría del público iba principalmente (o únicamente) a escuchar temas de la banda, a pesar de que era conocido por sus más acérrimos seguidores que este no sería un concierto para solo escuchar temas de Led Zeppelin. A partir de la cuarta canción, Spoonful de Howlin’ Wolf, se empezó a notar por donde iría el concierto. Se podía tomar de dos formas: la primera, viéndolo como una innovación en su sonido, una evolución a la fusión con ritmos africanos; o la segunda, como un regreso a la raíces del rock, a esa música más percutida que llegó desde el África para convertirse en rock. Yo me iba por la segunda y de lo que estaba convencido es que esa noche no escucharíamos la esencia de Led Zeppelin, ni a un Robert Plant tirando hacia ese momento.

Así, acompañado con un músico africano cargado con instrumentos ancestrales de cuerda como el ritti y el kologo, o distintos tipos de percusiones, el concierto fue tomando otro aire. La primera canción clásica en sufrir este cambio fue Black Dog. “Hey, hey mama said the way you move gon’ make you sweat, gon’ make you groove!!” gritaba Robert Plant, para tocar una versión que disgustó a quienes no se habían enterado del sonido actual de Robert Plant. Sí, no voy a negar que también hubiese preferido escucharla como la original, pero no me rajé porque no fuera así, sabía lo que se nos esperaba y siempre es un gusto escuchar innovaciones, sobre todo cuando vienen de un genio como Plant.

Los silencios, cambios de intensidad, juegos e interacciones con el público manejados con genialidad hacían cada vez más especial el concierto. La voz que empezó algo rara (creo que por el sonido) mejoró pudiendo sentir al genio, sobre todo cuando enloquecía y hacía guiños a sus rasposos  y únicos altos. El concierto siguió con All the King’s Horses, Bron-Y-Aur Stomp, y The Enchanter. En esta parte el concierto parecía que recaía, pero Robert Plant sabía lo que tenía que hacer y arremetió con Four Sticks y Rable On.

El concierto ya iba acabando y el cierre elegido para el encore fue con Whole Lotta Love. El público se dividía en los que estaban extasiados completamente y los que esperaban escuchar a Led Zeppelin, aunque en el fondo creo que todos queríamos lo segundo (aunque sabíamos lo que se venía). A pesar de eso, sería estúpido decir que este no fue un gran concierto, quizás lo que le faltó a muchos fue informarse. Pero bueno, Robert Plant se despidió para regresar al poco rato para darnos sus últimos minutos en un escenario peruano.

Los temas elegidos para el final: Going to California y Rock and Roll. La primera nos envolvió en tranquilidad con guitarras acústicas y la voz de Plant resonando en nuestros oídos generando y emocionando hasta las lágrimas a varios. El final había llegado y qué mejor forma que con una explosiva Rock and roll, quizás el tema que más estalló a lo Zeppelin para dejar con una sonrisa a los miles de asistentes. “Peace and love, see you soon” y para terminar, después de la vemia y con bandera en mano, “adiós amigas, hasta la próxima”.

Eran las 11.15pm, el concierto había terminado, y la leyenda Robert Plant había cumplido el sueño de muchos en Perú. ¿Volverá? Quién sabe, pero la ilusión de que regrese con un reunido Led Zeppelin se ha encendido.

Si quieres ver más fotos haz clic aquí.

Te dejamos con el set list y un video del concierto:
1. Tin Pan Valley
2. Another Tribe
3. Friends (Led Zeppelin)
4. Spoonful (cover de Howlin’ Wolf)
5. Somebody Knocking
6. Black Dog (Led Zeppelin)
7. All the King’s Horses
8. Bron-Y-Aur Stomp (Led Zeppelin)
9. The Enchanter
10. Four Sticks (Led Zeppelin)
11. Ramble On (Led Zeppelin)
12. Funny in My Mind (I Believe I’m Fixin’ to Die) (Cover)
13. Whole Lotta Love (Led Zeppelin)
————-
14. Going to California (Led Zeppelin)
15. Rock and Roll (Led Zeppelin)